Historia de los 12 rounds

McCrory y Jones protagonizaron la 1ª pelea realizada en EEUU con la regla de los 12 rounds. Getty Images

Aquel 13 de noviembre de 1982 quedó grabado a fuego en la historia del boxeo y en el corazón de los aficionados.

Bajo el ardiente sol de Las Vegas, Ray “Boom Boom” Mancini expuso su corona de peso ligero, versión AMB, frente al surcoreano Deuk-Hoo Kim, retador número uno.

Tras recibir duro castigo, Kim fue a la lona en el octavo asalto. Las imágenes de Mancini festejando su victoria mientras su rival está en el suelo resultan dolorosas por demás. Es que Kim murió tras haber estado cinco días en estado de coma.

Fue José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial (CMB), quien comenzó a moverse. Consultó a varios expertos de la UCLA, la Universidad de California en Los Angeles y se llegó a la conclusión de que, en los llamados 'rounds de campeonato”, o sea los asaltos 13, 14 y 15, los riesgos eran mayores por problemas de castigo recibido, deshidratación y, por consecuencia, agotamiento.

Fue así que Sulaimán decidió que era aconsejable pasar de 15 a 12 asaltos.

“Muchos pensaron que era un error y criticaron la ponencia”, rememoró, años más tarde, Mauricio Sulaimán, hoy presidente del CMB, ocupando el puesto de su padre. “Pero los que apuntan a los cambios no siempre son entendidos en su momento y eso pasó en ese caso”.

Se dijo entonces que la televisión no aceptaba la medida, porque le recortaba espacios de publicidad en segmentos importantes -en muchos casos, los últimos asaltos son definitorios en el destino de un combate- y otros, a su vez, expusieron la versión al revés.

O sea que, con menos asaltos, el formato de una pelea de campeonato mundial encuadraba mejor en una hora de duración, ideal para la televisación, que el promedio de 90 minutos.

Finalmente, el 9 de diciembre de 1982, el CMB hizo efectiva la modificación. Por 17 votos positivos de un total de 21 miembros del Comité Ejecutivo, se decidió que a partir del 1 de enero de 1983, las peleas de campeonato mundial serían a 12 asaltos y que sería efectiva la cuenta de 8 segundos aunque el boxeador caído estuviese de pie.

La primera pelea mundialista a 12 asaltos fue la que sostuvieron el venezolano Rafael Oronó y el panameño Pedro Romero, por la corona vacante supermosca del Consejo.

Fue en el Poliedro de Caracas, el 31 de enero de 1983 y Oronó ganó por nocaut en el cuarto asalto.

La primera a 12 rounds en el estado de Nevada, fue en Reno por la corona de peso welter dejada vacante por Ray Leonard.

Milton McCrory y Colin Jones arribaron a un empate que fue muy cuestionado, justamente por ser una pelea de campeonato. Hasta hubo quejas y abucheos de parte del público.

“Mi padre también logró modificar la fecha del pesaje”, explicó Mauricio. “Antes se efectuaban el mismo día de la pelea, y al implementarse un día antes les da a los boxeadores tiempo de rehidratarse y evitar sacrificios inhumanos para entrar en el peso reglamentario”.

Mancini no volvió a ser el mismo, aseveró Bob Arum, promotor de aquella pelea. Y las secuelas del encuentro fueron nefastas. Meses después, la madre del boxeador, Yang Sun Nyo, y el referí de la pelea, Richard Greene, se suicidaron.

Mancini siguió combatiendo y reinando hasta perder su corona ante Livingstone Bramble, en Buffalo, el primero de junio de 1984: decidió retirarse, aunque solamente tenía 24 años.

Volvió sin embargo, para perder ante Héctor “El Macho” Camacho y Greg Haugen y a los 31 colgò los guantes para siempre.

LOS 12 ASALTOS no fueron la única medida que instauró el Consejo, pues logró agregar una cuarta cuerda, para evitar que los boxeadores pudieran salir del ring y golpear la cabeza en el borde del entarimado.

La Asociación Mundial tomó la misma decisión en febrero de 1984, o sea que, cuando nacieron la Federación Internacional (1983) y la Organización Mundial (1988) ya la duración de peleas de campeonato mundial estaba aceptada por todos, aficionados y autoridades.

Hoy, los títulos que regionales o similares, son a 10 asaltos para el Consejo Mundial y a 12 únicamente los de campeonato del mundo.

Ya es una duración aceptada y aquellos épicos combates a 15 vueltas, son parte del pasado y hasta de la leyenda.

Víctor Galíndez venció a Richie Kates en el 15tª y último round, cuando faltaban segundos para que el encuentro terminaba.

Quedan otros temas, especialmente el de los pesajes, la deshidratación extrema a la que algunos boxeadores se someten y el papel determinante de los árbitros (“Mejor equivocarse un segundo antes que un segundo después”) y de las esquinas, que muchas veces exigen un esfuerzo extra a su boxeador, sin pensar en las consecuencias.

Es que los boxeadores, como nobles guerreros, siempre quieren un round más...