Lou DiBella trata de encontrar aspectos positivos en un mundo sin boxeo ni béisbol

play
Holyfield confirma al público que tiene dos oídos después de un meme falso (0:18)

Evander Holyfield deja en claro que, aunque Mike Tyson le mordió parte del oído en 1996, todavía tiene dos orejas. (0:18)

Lou DiBella tiene una pequeña lista. La mantiene cerca porque nunca está seguro de cuándo aparecerá un nombre en su cabeza. Podría ser cuando está acostado para dormir o cuando se despierta por la mañana. O tal vez cuando algo le recuerda a un viejo amigo o socio comercial de quien el paso del tiempo lo ha separado.

Cuando aparece el nombre, lo escribe y encuentra tiempo en su día para hacer una llamada. DiBella es una persona telefónica, anhelando la conexión que ha perdido recientemente en sus interacciones cotidianas como narrador de historias en el bar, promotor de boxeo y propietario de béisbol de ligas menores, siempre alegre y entretenido con todos.

"Hago un poco más de esfuerzo porque tengo mucha gente que fue muy amable conmigo", dice DiBella. "He tenido mentores y personas en mi vida que fueron de gran ayuda, de muchos de ellos incluso perdí el contacto, y ahora deben tener entre 70 y 80 años.

"Piensas en las personas, pero... creo que tal vez como país, ahora que todo esto ha hecho que la gente se haya asustado, espero que piensen más en lo fugaz que es esto, nuestra mortalidad y las vulnerabilidades que tenemos.

Es una de las formas en que DiBella ha superado su propia ansiedad durante la pandemia mundial de coronavirus.

Levantar el teléfono y llamar a alguien con quien no ha hablado en años, en décadas. Tal vez un amigo de Regis High en Nueva York o un reportero o comentarista de boxeo reconocido como Jim Lampley en su cumpleaños. Llegar a las personas que marcaron una diferencia para él comenzó con una llamada que recibió de alguien influyente en su vida: el legendario comentarista de boxeo Larry Merchant, de 89 años.

"Tuvimos una conversación muy, muy larga", dice DiBella. "Cosas filosóficas y recuerdos, me dijo cuando comenzó la llamada 'Estoy llamando a personas que han sido importantes en mi vida, y que me doy cuenta de que no he hablado lo suficiente con ellas, todo lo que está sucediendo en este momento me hizo mucho más consciente de llegar a estas personas".

La charla despertó la idea de que DiBella hiciera algo similar. También lo ha hecho con sus boxeadores, incluso antes de su conversación con Merchant. Esto le dio a gente como DiBella, de 60 años, la oportunidad de descubrir su propio futuro sin ningún conocimiento predecible de lo que vendrá.

"Cuando alguien te llama y te dice: 'Quiero que sepas que solo estoy a una llamada de distancia', no lo decía a menos que lo dijera en serio, ¿verdad?", dice Heather Hardy, una de las boxeadoras de DiBella. "Y eso es simplemente, no es que todos los que conozco me llamaron y dijeron eso; pero Lou lo hizo".

"Mi vida profesional se ha detenido", dice DiBella. "He tenido que pasar mucho tiempo trabajando (en los planes para mis negocios), pero nada de eso ha sido productivo o agradable".

DiBella deja en claro una queja. Preferiría organizar peleas de boxeo o promocionar Wine Up Wednesdays para los Richmond Flying Squirrels o Triple Play Tuesday para los Montgomery Biscuits. Nada de eso es posible.

El papel de DiBella es en el entretenimiento deportivo, y los dos deportes que maneja su compañía están en constante cambio. Después de tratar de evitarlo en las primeras semanas de la pandemia, DiBella tuvo que suspender a la mitad de sus empleados para asegurarse de que su negocio se mantuviera a flote.

La promoción de boxeo, que no sea Top Rank, Matchroom Boxing, Golden Boy Promotions y Premier Boxing Champions, a menudo depende de puertas abiertas para financiar las operaciones. Nadie está seguro de cuándo podrán volver los aficionados, muchos de los 62 boxeadores de DiBella tienen un segundo trabajo, y solo algunos de ellos, incluido Mikkel LesPierre, que trabaja a tiempo completo en el Hospital Sinai en Nueva York, todavía tiene ingresos constantes que no son de boxeo.

El béisbol de ligas menores tiene sus propios problemas, aparte de la pandemia Covid-19. El béisbol de ligas menores se está contrayendo potencialmente y, quizás más que el boxeo, depende de los fanáticos en las gradas para pagar las facturas. DiBella no sabe cómo hacer que las personas se preocupen por el futuro del béisbol de ligas menores en un momento en que las tasas de desempleo estadounidense están en los niveles más altos que en la Gran Depresión. Estos siguen siendo trabajos, y equipos, que se perderán. En el boxeo, DiBella tuvo que cancelar dos carteleras debido a la pandemia, y 13 de sus boxeadores que estaban programados sufrieron pérdidas. Tuvo que suspender el 50% de su personal del equipo de béisbol de ligas menores junto con parte de su personal en el boxeo, aunque tiene la esperanza de traer a algunos de ellos de regreso pronto.

Tampoco conoce el futuro de sus clubes de béisbol de ligas menores. Él cree que no serán parte de una disminución de las ligas, pero no se lo han dicho con certeza.

"Trabajé en el boxeo los últimos 30 años. El negocio de las ligas menores de béisbol, para mí, en los últimos 16 o 17 años en los que he estado involucrado, ha sido como mi lugar feliz, como un respiro", dice DiBella. "Ahora, enfrentando a no tener temporada, y al mismo tiempo tener problemas sin resolver entre las Grandes Ligas y las ligas menores, es como una sobredosis de incertidumbre, una sobredosis de ansiedad, y eso no es saludable.

"No es saludable cuando no estás en una pandemia, menos es saludable cuando estás en medio de ella".

Para tratar de aliviar el estrés de lo desconocido, DiBella se sube a su automóvil y maneja media milla desde su hogar en Long Island hasta Long Island Sound. Abre su periódico o escucha a Howard Stern en la radio o una copia de un concierto de Grateful Dead que recibió en CD por correo. Es parte de ser un "chico de la vieja escuela".

Es su escape, un cambio de entorno en un momento en que no puede ver amigos ni socializar. Le da un descanso del estrés comercial y de los atracones viendo 'The Wire', 'Ozark' y 'Marvel's Luke Cage'.

Ha redescubierto el amor por la cocina, utilizando ajo, cebolla y tomate para hacer "algunas salsas de pasta". En Pascua, hizo costillas de cordero y las entregó a las casas de su madre y su hermana, dejándolas en las puertas y saludando desde la distancia.

Lo hace para pasar el tiempo porque no hay mucho que pueda hacer en su negocio. Para ayudar a sus boxeadores, ha ofrecido préstamos sin intereses contra futuros pagos si necesitan ayuda en la pandemia. Comenzó esas llamadas casi tan pronto como Nueva York comenzó a cerrar.

"Me llamó y me dijo: 'Sé que son solo tú y Annie, sabes, sé que eres madre soltera'", dice Hardy. "Si necesitas algo, llámame y te enviaré dinero sin hacer preguntas".

La llamada llegó sin previo aviso, y Hardy dijo que aunque ella no aceptó la oferta de DiBella, los dos se habían puesto en contacto todas las semanas, a menudo con mensajes de texto que le enviaban: "Comprobando, ¿estás vivo?"

DiBella dijo que aunque está dispuesto a ayudar, sabe que es algo limitado porque tampoco tiene ingresos y sabe que sus luchadores entienden la situación. Él sabe que todos quieren pelear lo antes posible, pero no lo están discutiendo ahora. Hardy dijo que no le ha preguntado sobre posibles peleas porque entiende la situación en la que él y otros promotores se encuentran.

Desde que Top Rank anunció que el boxeo volvería en junio en ESPN, DiBella ha conseguido que un puñado de sus peleadores integren en las próximas carteleras. Ahora les dice que si les ofrecen una pelea en la cartelera de otro promotor, y tiene sentido, que la tomen, porque no sabe cuánto tiempo pasará antes de que llegue otro contrato. Hasta ahora, DiBella dijo que cinco de sus seis boxeadores a los que se les ofrecieron peleas aceptaron.

"Lo entienden", dice DiBella. "Entienden el mercado. Entienden la situación y son capaces de tomar una decisión razonada. Créanme, si un chico rechaza una pelea ahora, les estoy diciendo, 'OK, solo entiendo tienes que cuidarte y es posible que no puedas pelear durante un período considerable de tiempo si no tomas esta pelea en particular'.

"Creo que la gente, lo que he estado viendo hasta ahora, es que la gente está haciendo todo lo posible para comprender la realidad".

Muchos boxeadores, a través de promociones y promotores, quieren pelear. Entonces es parte de la razón por la que DiBella está dando este consejo. Además, muchas de las peleas que se ofrecen a sus peleadores son desafiantes, y si ganan podrían avanzar en sus carreras.

Todavía no ha podido planificar sus propias carteleras, pero dijo que una vez que las cosas se calmen, continuará siendo creativo para tratar de encontrar formas de poner una función propia.

"Estoy planeando, cuando las cosas se calmen un poco, voy a contactar a la gente de MSG y MSG Network, Sportsnet New York, donde hice mi serie en el pasado", dice DiBella. "Póngase en contacto con algunos de los afiliados locales de televisión de Nueva York y vea si podemos obtener, tal vez, un programa local de base de Nueva York que involucre a todos los pugilistas de Nueva York.

"Pero con toda probabilidad, no creo que eso suceda hasta agosto o septiembre como mínimo. Al menos en el área de Nueva York, en este momento es un poco prematuros".

Cuando otro promotor llama o DiBella tiene una conversación con alguien en su lista, ha sido en gran parte una discusión conceptual, excepto por un puñado de conversaciones durante las cuales ha sido capaz de aterrizar boxeadores en las certeleras. hablan de que en Nueva York, al menos, todavía es pronto para planificar, acerca de cuándo piensan, cuándo esperan, volverá a ser algo normal, o de cómo podría funcionar Los planes concretos no son útiles, pero todo es fluido.

Pensar demasiado en el futuro de sus boxeadores, empleados de béisbol e incluso él mismo, es una ansiedad añadida que no quiere porque no puede cambiar nada de eso. DiBella acaba de cumplir 60 años, ha perdido amigos por la pandemia y ha tenido mucho tiempo libre para reflexionar. Le ha hecho darse cuenta que lo que apreciaahí está: su familia, su salud y su profesión, a la que espera volver.

"Te das cuenta en un momento como este que cuando trabajas en deportes mucho de nuestras vidas, personal, profesional, en todos los sentidos, rodea nuestro amor por los deportes", dice DiBella. "Quita los deportes, quita tu habilidad de ir a un restaurante o un bar y pasar el rato con tus amigos y pasar el rato y contar historias, ¿y qué te queda?"