Emanuel 'Vaquero' Navarrete se quedaría en 122 solo por Naoya 'Monster' Inoue

play
Emanuel Navarrete no tuvo oposición (0:59)

En una pelea sin equivalencias, el campeón supergallo OMB (32-1, 28 ko) superó por nocaut en el sexto round a Uriel López (13-14-1, 6 ko) en un combate enmarcado en el peso pluma, que se disputó en México. (0:59)

El campeón supergallo de la Organización Mundial de Boxeo, Emanuel ‘Vaquero’ Navarrete dejó ver que sólo se quedará en las 122 libras de poder concretar la pelea con el japonés Naoya Inoue o algún otro combate de renombre antes de invadir las 126 libras de la categoría pluma, donde peleó el sábado pasado en Ciudad de México.

Navarrete (32-1, 28 KO) derrotó a Uriel López en seis asaltos para concretar su sexta victoria desde diciembre de 2018, cuando venció a Isaac Dogboe para coronarse campeón.

“Realmente me gustaría enfrentar a Inoue. Me encantaría pelear con un rival como él, su nombre representa mucho en el boxeo mundial. Me sentí bien peleando en 126 libras. En 122 soy el campeón, y creo que Inoue no podría dar más de 122, así que una pelea con él podría ser en 122. Ojalá que se pueda”, expresó Navarrete.

Inoue (19-0, 16 KO) es el campeón gallo AMB/FIB, y es considerado uno de los mejores boxeadores en el mundo. Tenía pautado enfrentar al monarca de la OMB, John Riel Casimero, en una pelea de unificación antes de la pandemia que habría sido su primera bajo un acuerdo promocional con Top Rank.

Navarrete habló anteriormente sobre las posibilidades de enfrentar a los otros campeones en las 122 como Murodjon Akhmadaliev y Rey Vargas, al igual que Luis Nery. Inoue también lleva un tiempo en su lista, pero de subir a peso pluma encontraría una división pluma con varios nombres interesantes como Shakur Stevenson, Josh Warrington, Carl Frampton, Michael Conlan y Jessie Magdaleno, entre muchos.

Navarrete, quien fue el primer campeón en pelear en la capital mexicana tras el inicio del boxeo por el coronavirus, felicitó a Zanfer y al Consejo Mundial de Boxeo por el protocolo realizado en la función del sábado, ya que a pesar de que por momentos se sintió agobiado por las medidas, al final garantizaron un riesgo menor de contagio.