Por al menos 280 mdd la demanda de Canelo sobre GBP y DAZN

La demanda interpuesta por Canelo Álvarez en contra de Golden Boy Promotions (GBP), Óscar de la Hoya y DAZN establece que, el incumplimiento de contrato, interferencia de contrato, interferencia negligente de contrato, interferencia de prospectiva económica, fraude e incumplimiento de deber fiduciario han causado daños por, al menos, 280 millones de dólares, y pide que le permitan trabajar con otra promotora y también otro sistema de distribución.

“Esta demanda se debe al incumplimiento del contrato individual más grande en la historia del boxeo, y uno de los más grandes en el deporte”, se lee en la demanda establecida por Canelo el martes 8 de septiembre en una corte federal en Los Angeles. “A pesar de los éxitos de Álvarez, tanto DAZN como GBP han roto las promesas que se hicieron, que le hicieron a Álvarez y a los fanáticos, y al hacerlo, los demandados han incumplido con sus respectivos contratos y han causado daños a Álvarez por al menos 280 millones (de dólares)”, añaden en la demanda.

Canelo firmó un acuerdo histórico por 365 millones de dólares y 11 peleas con la cadena de streaming DAZN en 2018. Dicho contrato firmado por DAZN y Golden Boy, explican en la demanda, establece que la plataforma de streaming debe pagar a la promotora de Óscar de la Hoya 40 millones de dólares por cada una de las 10 peleas de Canelo entre 2019 y 2023. A su vez, Canelo tiene un contrato con GBP donde el peleador recibirá 35 millones de dólares por cada una de las 10 peleas entre 2019 y 2023, además de una pelea por 15 millones de dólares ante Rocky Fielding en diciembre de 2018.

La demanda especifica que DAZN se ha negado a garantizar a GBP el pago de los 40 millones, y que a su vez eso ha causado que GBP garantice a Canelo su sueldo de 35 millones, lo cual incurre en un incumplimiento de contrato e interferencia de contrato, ya que consideran que de manera conciente y negligente pueden causar precisamente un problema legal, como esta demanda.

También especifican que en ninguna parte del contrato de GBP y Canelo, se establece que DAZN tiene el poder de aprobar o desaprobar los rivales para el púgil mexicano, y que si GBP hizo la promesa a DAZN de que Canelo iba a pelear con Gennadiy Golovkin en 2019, él nunca estuvo enterado. Y que, en caso de que requiriera DAZN a un rival en específico, entonces se podría negociar aparte.

Respecto a la agenda para 2020, cuando empezaron las suspensiones causadas por la pandemia del Covid-19, tanto Canelo como GBP estuvieron de acuerdo en pelear sin público, a pesar de la pérdida económica que ello representaba, y además que estarían dispuestos a aceptar menos de los 40 millones garantizados a cambio de alguna compensación; sin embargo, DAZN no les dio una propuesta durante meses y cuando GBP y Canelo les ofrecieron rivales, DAZN no confirmó si estaría listo para distribuir la pelea en septiembre y si iba a pagarles esos 40 millones por ello.

Tras una respuesta ambigua, según la demanda, finalmente DAZN les confirmó que iba a pagarles menos de los 40 millones y además iba a darles acciones de la compañía; sin embargo, el valor total de la oferta era menor que el contrato garantizado. Fue entonces que Canelo pidió a GBP explorara otras posibilidades con otra cadena de distribución que les garantizara esos 35 millones de dólares, pero nunca le dieron una propuesta formal.

“Álvarez busca una decisión judicial sobre los derechos legales y deberes de las partes, incluyendo, pero no limitado al incumplimiento de los demandados, que sea elegible para participar en peleas montadas y promovidas por otras entidades que no sea Golden Boy Promotions y distribuidas por otras entidades que no sean DAZN”, se lee en la demanda. “Es necesaria y apropiada una decisión sobre los derechos de las partes para asegurar que los mejores años de la carrera de Álvarez sean desperdiciados por los problemas financieros de los demandados por incumplimiento de contrato”, se lee en la querella.