Como la ex estrella de la NBA Nate Robinson terminó boxeando en la cartelera de Mike Tyson

play
Los nocauts más devastadores de Mike Tyson (1:19)

A una semana del regreso de Mike Tyson al boxeo, recordamos algunos de los nocauts más impresionantes en su carrera (1:19)

La alarma de Nate Robinson suena antes de que salga el sol. El único tres veces campeón del Concurso de Clavadas de la NBA se levanta de la cama, no se permite el botón de snooze, para prepararse para entrenar. Actualmente no está enfocado en regresar a la cancha de baloncesto, sino que está persiguiendo un nuevo empeño que lo tiene en el gimnasio seis días a la semana, dos veces al día.

A los 36 años, sin experiencia previa profesional o amateur, Robinson se está preparando para su primera pelea de boxeo. "Es brutal. Despertar temprano, correr seis o siete millas, es algo que nunca he hecho en mi vida, y lo estoy haciendo a los 36 años, así que definitivamente me hace sentir joven y enérgico", le dijo Robinson a ESPN. "Realmente me está sintonizando con otra parte de mí mismo que nunca supe que tenía”.

"Pero solo quiero que la gente me respete como persona, como atleta y como boxeador porque estoy pasando el proceso", continuó. "No me lo estoy tomando con calma y suave. Lo que verán el 28 de noviembre es un Nate Robinson que realmente se puso a trabajar para llegar a este punto, y espero sorprender a mucha gente, porque mucha gente piensa que voy a perder".

Robinson entrará al ring esa noche para una pelea de seis asaltos contra el famoso YouTuber Jake Paul (1-0, 1 KO) en la cartelera de Mike Tyson-Roy Jones Jr. El campamento de Robinson comenzó a fines de agosto y se espera que termine casi una semana y media antes de la fecha de la pelea. Su equipo incluye al entrenador de fuerza y acondicionamiento Chris Denina, quien normalmente trabaja con Robinson por las mañanas, y al entrenador de boxeo Francisco "Paco" Reyes, del Tenochtitlan Boxing Club en Renton, Washington. Reyes supervisa las sesiones nocturnas.

"Realmente lo estamos presionando y moldeándolo para que sea más un atleta de resistencia. Y Nate es un atleta muy explosivo", comentó Denina. "Hay ciertas cosas, que son agradables, en las que realmente no necesito trabajar. Es principalmente su acondicionamiento y hacer que use su cuerpo de formas que nunca ha hecho en la cancha de baloncesto".

Cuando se le presentó a Reyes la idea de entrenar a Robinson, su reacción inicial no fue positiva.

"Diablos, no", dijo Reyes, no queriendo que su gimnasio se conviertiera en un espectáculo secundario para un ex jugador de la NBA del que no sabía mucho. Finalmente, quedó convencido.

"Me di cuenta de que hablaba en serio cuando regresó después de esa primera sesión de sparring", recordó Reyes. "No mucha gente regresa después de la primera sesión de sparring, pero él regresó, quería más, quería seguir adelante, y eso realmente llamó mi atención. Mucha gente vendrá y entrenará y estará como, 'Oh, no, ya estoy bien', pero no Nate. Él tiene el corazón".

Con 5 pies 9 pulgadas y menos de 200 libras a lo largo de su carrera en la NBA, Robinson desarrolló una reputación de dureza y desempeño atlético. En la escuela secundaria, se destacó en atletismo y fútbol americano, así como en baloncesto. En la Universidad de Washington fue protagonista en el terreno de fútbol americano y la cancha de básquetbol antes de decidir centrarse únicamente en el baloncesto. Pero el boxeo es algo completamente diferente, sobre todo vivirlo por primera vez a su edad.

"Ha sido un desafío aprender a respirar y luchar mientras estás cansado", dijo Robinson. "Esa ha sido la parte divertida. Como dijo Mike Tyson, 'Todo el mundo tiene un plan hasta que te golpean en la boca', y luego tienes que resolverlo. Nunca lo entendí hasta que me subí al ring por primera vez para hacer sparring, y supe exactamente lo que quería decir".

Desde su último tramo en la NBA en 2015-16, en un contrato de 10 días con los New Orleans Pelicans, Robinson jugó baloncesto en el BIG3, la NBA Development League (ahora la G League), la liga israelí Basketball Premier League y la Liga Profesional de Baloncesto en Venezuela. También firmó para jugar en el Líbano en 2018 antes de que una lesión echara a perder esos planes.

Fuera de la cancha, Robinson apareció en la película de 2018 "Uncle Drew" con Kyrie Irving, se probó con los Seattle Seahawks en 2016 y colaboró con el ex jugador de la NBA Carlos Boozer para lanzar la marca de ropa HOLDAT.

Estas otras actividades lo han mantenido ocupado, pero la idea de entrar al ring comenzó hace más de un año, cuando el manager de Robinson, Napoleon "Polo" Kerber, conoció a Paul en un evento. Mientras continuaba su búsqueda de nuevos desafíos después del baloncesto, Robinson acordó pelear contra Paul a pesar de no tener experiencia profesional.

Lo que sí lleva Robinson a su pelea es un aprecio por el deporte desde hace mucho tiempo.

"He sido un fanático del boxeo toda mi vida. Mi hermano y yo solíamos hacer box con guantes de boxeo en el patio trasero con mi papá. Entonces, no es nada nuevo, es un verdadero negocio ahora", dijo Robinson. "He jugado frente a miles de personas durante toda mi vida, así que poder entrar en un reino en el que nunca he estado antes es un desafío para mí, pero también es divertido tratar de ver qué tan lejos puedo ir con esto".

El padre de Robinson, Jacque Robinson, fue un atleta legendario en Washington; está en el Salón de la Fama del Rose Bowl después de ser nombrado Jugador Más Valioso del juego en 1982 como estudiante de primer año. También disfrutó de una breve carrera en la NFL con los Philadelphia Eagles en 1987.

Jacque presentó a su hijo al boxeo a través de Muhammad Ali y Tyson (un poco de coincidencia, ya que está peleando en su cartelera). Al crecer, si te quedabas en la casa de Robinson para una fiesta de pijamas o simplemente por diversión, de alguna manera te pondrían los guantes para enseñar lecciones de vida. El hermano de Nate, Anthony "Chicken" Stewart, que era corredor en la Universidad Central de Washington, tampoco tenía miedo de ponerse los guantes.

"Teníamos un saco pesado en nuestro patio trasero. Teníamos pesas y teníamos guantes de boxeo y mi papá dijo, 'Al menos todos ustedes sabrán cómo pelear, y todos sabrán cómo cuidarse'", recordó Robinson. "Así que mi papá me dijo: 'Si tienes algunos amigos que te rodean, y los chicos están cerca de todos ustedes y algo sucede, y corren o no están tratando de pelear o proteger a la tripulación, entonces ustedes no necesitan estar con ellos'".

Robinson se metió en un puñado de peleas en la escuela secundaria, pero esa fue la medida en que usó sus experiencias de boxeo en el patio trasero. Hasta ahora. En estos días está recibiendo consejos de Floyd Mayweather Jr. a través de FaceTime, y aunque no pudo asistir, Robinson fue invitado a entrenar con el campeón de peso wélter Terence Crawford.

Robinson pasó 11 temporadas en la NBA y no ha descartado un regreso si existe la oportunidad.

"Quiero hacerlo. Si es posible", dijo Robinson sobre jugar de nuevo. "Solo quiero tener la oportunidad de mostrarle a un equipo, incluso a los 36 años, que todavía puedo jugar y ser una buena chispa desde el banco. Pero los tiempos han cambiado, la NBA ha cambiado mucho. No, nunca diré que estoy retirado. Ellos me retiraron. Yo no me jubilé”.

"Por supuesto que me encantaría jugar [baloncesto]", agregó Robinson. "Me encantaría poder terminar mi carrera jugando el juego que amo y mostrarles que realmente puedo jugar y ser efectivo. Incluso si son cinco minutos, 10 minutos, simplemente estar allí ayudando con lo que necesiten. Lo que necesiten que haga, estoy allí. Para eso estoy aquí".

Ya sea que juegue un minuto más en la NBA o no, las conexiones de Robinson con la liga son profundas. Zach LaVine de los Chicago Bulls y nativo de Washington, llegó a conocer a Robinson a lo largo de los años y ha visto la transformación del cuerpo de Robinson en un boxeador. Estará sintonizado para la pelea.

"Es un atleta supremo. Siendo realistas, fue uno de los mejores esquineros de la UW y probablemente podría haber sido un esquinero en la NFL. Obviamente, sabes lo bueno que era en la NBA, y ahora mismo está en la mejor forma de su vida. El tipo está construido como una boca de incendios ", dijo LaVine. "Quiero decir, él está apilado, así que sea lo que sea que se proponga, sé que puede hacerlo”.

"El boxeo es un mundo completamente diferente, por lo que ha estado entrenando durante los últimos ocho o nueve meses", continuó LaVine. "También ha transformado su cuerpo para que parezca un verdadero boxeador".

Superar las expectativas se ha convertido en la tarjeta de presentación de Robinson, y eso se reduce a su determinación y esfuerzo en todo lo que persigue.

"Espero sorprender a mucha gente, porque mucha gente piensa que voy a perder", indicó Robinson. "No creen en mí, y eso es genial. Les dije, 'Mie---, la gente no creía que pudiera llegar a la NBA. La gente no creía que podría anotar 40 puntos en un juego, promediar 18 como base de 5 pies y 9 pulgadas jugando con los Knicks. Nadie pensó que iba a ganar tres concursos de volcadas”.

"La gente ha dudado de mí toda mi vida, pero es algo a lo que estoy acostumbrado. He sido el desvalido desde siempre, y me motiva saber que tanta gente no creía en mí y ahora tengo la oportunidad de mostrárselos de nuevo, de lo que soy capaz".