¿Es la victoria de Yordenis Ugás sobre Manny Pacquiao la más importante de la historia del boxeo cubano?

play
'Les dije que a pelear': Yordenis Ugás (2:14)

El cubano habla con A Los Golpes sobre su reacción al enterarse de que pelearía contra Manny Pacquiao y el gran desafío que representa en su carrera. (2:14)

Yordenis Ugás no es el mejor boxeador cubano de la historia. Hasta hace poco ni siquiera estaba en mi Top 10. Pero desde el 21 de agosto de 2021 habrá que mencionarlo con letras mayúsculas en cada recuento sobre el boxeo de la mayor de las Antillas .

Su victoria ante Manny Pacquiao es un parteaguas para la nación caribeña, internacionalmente reconocida por su pugilismo amateur, pero con menos brillo en la versión profesional que, a la corta o la larga, es donde las grandes leyendas son indiscutibles.

"Este resultado en la T-Mobile Arena de Las Vegas no hará la más mínima mella en el legado de Pacquiao, pero sí levanta el perfil de Ugás a un nivel que ningún otro boxeador de su tierra ha alcanzado jamás, al menos en las últimas seis décadas en que Cuba dejó de ser un referente en el pugilismo profesional más por tema político que de talento", escribió en su espacio de El Nuevo Herald el reconocido periodista Jorge Ebro.

Y es que lo hecho por el cubano de 34 años contra Pacquiao (62-8-2, 39 KO's) no fue poca cosa. Pongámoslo en perspectiva, Ugás (27-4-0, 12 KO's) neutralizó, y de paso mandó al retiro, al único peleador en la historia del arte de Fistiana en ganar cinturones de campeón mundial en ocho categorías de peso diferentes y uno de los pocos con reinados absolutos en tres décadas diferentes (90', 00' y 10').

Cierto es que el senador y candidato presidencial filipino tenía 42 años al momento del pleito, además llevaba inactivo 23 meses, desde que le arrebató en 2019 el título welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) a Keith Thurman (29-1-0, 22 KO's), pero la balanza se equilibró cuando Ugás aceptó el reto con apenas 11 días de antelación al combate.

Si bien afrontar una batalla con poco tiempo no era nuevo para él - lo hizo ante el entonces invicto Jamal James en 2016 y ganó por decisión unánime -, no es tan sencillo como parece dar un paso al frente para chocar contra uno de los zurdos más peligrosos de la historia del boxeo.

Ugás iba a pelear contra el derecho Fabián Maidana (18-1-0, 13 KO's) en la misma cartelera donde estelarizaban Pacquiao vs Errol Spence Jr. (27-0-0, 21 KO's); sin embargo, una lesión sacó de circulación a Spence y el cubano se convirtió en el reemplazo.

play
1:36

Óscar de la Hoya: 'Pacquiao sigue siendo Manny Pacquiao'

En entrevista exclusiva para ESPN, con Bernardo Osuna, de la Hoya comenta su visión sobre lo que sucedió a Manny Pacquiao vs Ugás.

A pesar del poco tiempo para rehacer el plan de pelea, Ugás se marchó del T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada con el cinturón de campeón. Siendo el lado B de la ecuación, estaba abajo en las apuestas a razón de 1-3, no dejó margen a especulaciones ni polémicas. Los jueces votaron 115-113, 116-112 y 116-112 a su favor. Sin duda... fue una actuación inspiradora.

¿Es la victoria más grande de un boxeador cubano?

No puedo ser categórico. Afirmarlo sería irrespetar las carreras de Eligio Sardiñas (136-10-6,51 KO's), alias Kid Chocolate, Ultiminio 'Sugar' Ramos (55-7-4, 40 KO's) y José 'Mantequilla' Nápoles (81-7-0, 54 KO's). Habría que repasar antes a cada uno de sus rivales y luego comparar.

En consonancia estuvo el colega Jorge Ebro, "no quiero ser tan absoluto, pero tomando en cuenta la importancia del rival, podría ser. Joel Casamayor (38-6-1, 22 KO's) y Rancés Barthelemy (29-1-1, 15 KO's) ganaron títulos en dos divisiones, pero sin duda, un triunfo sobre Manny Pacquiao, por muy veterano que fuese, es de gran importancia en una división tan fuerte como la welter''.

Ebro tiene razón. Casamayor y Barthelemy ostentan cinturones en dos divisiones, pero no vencieron a nadie de la alcurnia de Pacquiao. Tampoco es comparable la victoria de Guillermo Rigondeaux (20-2-0 y 1 NC, 13 KO's) sobre el filipino Nonito Donaire (42-6-0, 28 KO's) en el Radio City Hall de New York en abril de 2013, un púgil que acababa de ganar el premio de Mejor Boxeador del Año 2012, pero a años luz de su compatriota.

Y sin minimizar las proezas de los tricampeones olímpicos Teófilo Stevenson (1972, 1976 y 1980) y Félix Savón (1992, 1996 y 2000) - los dos grandes íconos del pugilismo amateur de la Isla -, y del grupo de boxeadores que tuvieron que "desertar" a partir de los años 90' para volver a colocar el nombre de Cuba en el boxeo rentado, ninguno de ellos lidió con una estrella que esté a la altura de las más grandes leyendas del deporte en todos los tiempos.

Hasta hoy, Ugás puede no ser el mejor boxeador de la armada cubana, pero su victoria sobre Pacquiao marca un antes y un después en la historia del boxeo de la Isla.