Joe Burrow fue elegido ganador del Trofeo Heisman 2019

play
Joe Burrow es el ganador del Trofeo Heisman (1:38)

El QB de LSU agradeció entre lágrimas a su equipo, a su familia y su coach. (1:38)

El mariscal de campo de los LSU Tigers, Joe Burrow, fue elegido ganador del Trofeo Heisman del 2019.

Burrow venció en las votaciones al quarterback de los Oklahoma Sooners, Jalen Hurts, al cazamariscales Chase Young y al mariscal de campo Justin Fields, ambos de los Ohio State Buckeyes para levantar el galardón en la edición N° 85 en el PlayStation Theater de New York.

Este es el cuarto año consecutivo que un pasador se lleva el galardón, luego que Lamar Jackson lo ganó en el 2016 con los Louisville Cardinals, y Baker Mayfield y Kyler Murray, ambos de los Oklahoma Sooners, hicieron lo propio en el 2017 y 2018, respectivamente

Burrow terminó con el mayor margen de victoria en la historia del Heisman ya que 1,846 puntos lo separaron del segundo lugar, Hurts. Fields terminó en la tercera posición y su compañero Young terminó en cuarto.

"Mi viaje no lo habría cambiado por nada en el mundo", declaró Burrow, quien se transfirió a LSU de Ohio State después de la temporada del 2017, durante un emotivo discurso de aceptación.

Burrow se convirtió en apenas el segundo jugador en la historia de LSU que gana el Heisman, uniéndose al corredor Billy Cannon que se llevó el trofeo en 1959.

Burrow, quien llevó a los Tigers a un récord perfecto 13-0 y el clasificado N° 1 para el College Football Playoff, terminó la temporada con 342 pases completos para 4,715 yardas con 48 touchdowns y seis intercepciones, además tuvo 289 yardas por tierra y tres anotaciones.

En dos temporadas con LSU, Burrow acumuló 561 pases completos para 7,609 yardas y 64 touchdowns. Burrow jugó sus primeras tres temporadas colegiales en Ohio State.

Esta semana, Burrow también ganó el Premio Maxwell al mejor jugador colegial, el Premio Davey O'Brien al mejor mariscal de campo y el Premio Walter Camp Player of the Year, además de ser nombrado Jugador del Año por The Associated Press.

Tiene paso para establecer un importante récord colegial, completando el 77.9 por ciento de sus pases esta temporada.

A Burrow sólo le falta ganar el trofeo del campeonato nacional del College Football Playoff. LSU enfrentará al N° 4 Oklahoma en la semifinal en el Chick-fil-A Peach Bowl el 28 de diciembre, mientras el N° 2 Ohio State enfrenta al N° 3 Clemson en la otra semifinal en el PlayStation Fiesta Bowl ese mismo día.

Burrow llegó a la temporada prácticamente como desconocido para LSU, con probabilidades de ganar el Heisman de 200-1 al inicio de la temporada. Pero no tomó mucho tiempo para hacerse un nombre, lanzando para 471 yardas y cuatro touchdowns contra los entonces N° 9 Texas Longhorns el 7 de septiembre. Tuvo grandes números contra defensivas de primer nivel como los N° 7 Florida Gators (293 yardas y tres touchdowns), después al N° 9 Auburn Tigers (321 yardas, dos touchdowns), el entonces N° 3 Alabama Crimson Tide (393 yardas y tres anotaciones) y los entonces N° 4 Georgia Bulldogs (349 yardas y cuatro touchdowns).

Contra equipos del top-25 de AP esta temporada, Burrow completó 143 de 182 yardas para 1,827 yardas, 16 touchdowns totales y dos intercepciones, lo que dio como resultado un 78.6 por ciento de pases completos y un índice de pasador de 187.9.

Hurts, quien se transfirió a Oklahoma luego de pasar sus primeras tres temporadas en Alabama, buscaba convertirse en el tercer mariscal de campo consecutivo de los Sooners en ganar el Heisman.

Fields, sophomore que se transfirió a Ohio State luego de pasar su campaña freshman en Georgia en el 2018, lanzó para 2,953 yardas y 40 touchdowns con apenas una intercepción, además de 471 yardas y 10 anotaciones por tierra.

Young lideró la nación con 16.5 capturas y en tacleadas detrás de la línea de golpeo por partido (1.9) y se convirtió en apenas el cuarto liniero defensivo en ser nombrado finalista en la historia del premio, uniéndose a Steve Emtman (1991), Warren Sapp (1994) y Ndamukong Suh (2009). Ninguno terminó más arriba de la cuarta posición en la votación.

Ohio State fue la séptima universidad en tener múltiples jugadores invitados a la ceremonia del Heisman el mismo año, pero la primera en ter un jugador ofensivo y un defensivo.