Zach Wilson trabaja cuerpo y química con los New York Jets

Adicionalmente a su "Zach Across America Tour" con los receptores, el quarterback de segundo año ha subido de peso para aguantar de mejor manera el castigo semanal de la NFL

Enfocado en su equipo y en sí mismo, el quarterback Zach Wilson gana durante el receso de campaña.

Cuando no estuvo lanzando a sus receptores en su "Zach Across America Tour", el pasador de segundo año de los New York Jets estuvo trabajando en su cuerpo. Listado en 6 pies y 2 pulgadas, 214 libras, Wilson nunca será confundido con Josh Allen (6 pies y 5 pulgadas) o Justin Herbert (6 pies y 6 pulgadas), motivo por el cual su meta fue sumar peso, con la finalidad de poder absorber de mejor manera el castigo semanal.

Misión exitosa.

"Luce carnoso, de un buen modo", expresó el head coach Robert Saleh.

Wilson dijo que deseaba hacerlo "del modo correcto", enfocado en una dieta sana. Aquellos cercanos a él dicen que se ha vuelto meticuloso con respecto a lo que come. Intentó ganar peso en el pasado, llegando hasta las 218 libras, pero no se sintió cómodo desde un punto de vista atlético. Esta vez, se lo tomó con calma y de modo constante, para poder mantener su rapidez y soltura a la hora de lanzar. No divulgó su peso actual, pero el cambio es evidente para todos a su alrededor.

"Parece que ha ganado algo de peso", manifestó el linebacker C.J. Mosley, sonriendo. "Ha estado en el gimnasio. Quizá fue a Miami y [los jugadores que entrenan allí] lo pusieron en el camino correcto. No sé si estaban levantando pesas en BYU. Pero, esa es la diferencia entre el primer año y el segundo año. Tu cuerpo comienza a cambiar, eres un poco más viejo, y comienzas a diferenciar entre lo que debes hacer y no debes hacer. Es parte de ser un profesional y crecer".

Wilson está demostrando que desea mejorar, luego de una temporada de novato poco impresionante. Está haciendo y diciendo las cosas correctas, recibiendo elogios por una conducta madura, pero eso lo llevará solo hasta cierto punto. Se trata de un negocio de producción, y necesita producir mucho más de lo que hizo el año pasado.

Una mejoría en el elenco de apoyo le ayudará, pero al final todo dependerá de Wilson. Comenzará con las cosas pequeñas, literalmente. En intentos de pase entre 1 y 10 yardas, completó la menor tasa de toda la liga con un 62 por ciento, un 10 por ciento por debajo del promedio de la NFL, de acuerdo a datos de ESPN Stats & Information. Si puede lograr alcanzar ese promedio, que se traduce en un par de pases completos más por partido, la ofensiva estará en un mejor sitio.