¿Cuán sustentable es el estilo de juego de Jalen Hurts?

Existe un argumento a favor de que Jalen Hurts sea utilizado menos como corredor, especialmente ahora que ha mejorado dramática como pasador


PHILADELPHIA -- Uno de los golpes más violentos del partido de apertura de temporada del domingo pasado entre los

Philadelphia Eagles y New England Patriots llegó a expensas del quarterback Jalen Hurts.

Con poco más de tres minutos por jugar y los Eagles aguantando una ventaja de 25-20, el coordinador ofensivo Brian Johnson mandó carrera de atracción del quarterback en primera oportunidad y 10. Hurts encontró un hueco, se dirigió a la costura izquierda, y bajó el hombro cuando se encontró con tráfico. El safety Jabrill Peppers venía cuesta abajo y logró bajar su hombro un poco más. El golpe detuvo a Hurts en seco, y lo mandó a volar, zafando el ovoide. New England recuperó, y por un momento, tanto el resultado del partido como la salud de Hurts quedaron en duda.

Los Eagles preservaron el triunfo, y Hurts, quien corrió nueve veces para 37 yardas, dijo al término del encuentro que absorbió un daño real a pesar de recibir 15 golpes, empatando la cuarta mayor cantidad entre quarterbacks en la Semana 1.

"Estoy listo para el jueves", señaló Hurst, al tiempo que se prepara para el duelo de los Eagles contra los Minnesota Vikings en Lincoln Financial Field, primer juego en casa de la temporada del 2023.

El encuentro del domingo fue en buena medida lo normal. A lo largo de las dos últimas campañas, Hurts ha corrido el ovoide 304 veces: la mayor cantidad entre quarterbacks y 59 veces más que el segundo en la lista, Josh Allen, quien ha aparecido en tres partidos más durante ese periodo. Los Eagles han mandado 173 carreras por diseño para él, de acuerdo a datos de ESPN Stats & Information, lo que también lidera a la liga (Lamar Jackson es segundo con 148). Predeciblemente, Hurts también ha sido golpeado con bastante frecuencia: sus 375 contactos en los dos años pasados solo están por detrás de Allen (379).

El head coach Nick Sirianni dejó en claro que no tiene planes de cambiar drásticamente cómo emplea a Hurts luego de que su quarterback firmara un contrato entonces récord de cinco años y 255 millones de dólares en abril pasado.

"Siempre pensaremos en protegerlo primero", antepuso Sirianni, "pero no le pagamos más para que haga menos".

El juego de "triple amenaza" de Hurts --la capacidad de superar a las defensivas con su brazo, piernas y mente-- lo elevaron a un status de calibre Jugador Más Valioso el año pasado, guiando a Philadelphia hasta el Super Bowl LVII en contra de los Kansas City Chiefs, donde impuso una marca para quarterback con tres touchdowns terrestres durante una cerrada derrota por 38-35.

Hurts sumó 760 yardas y 13 touchdowns por tierra durante la campaña regular, segundo en anotaciones terrestres por un pasador detrás únicamente del ex jugador de los Carolina Panthers, Cam Newton (14 en el 2011). Hurts es el único quarterback en la historia de la NFL en lograr 10 o más anotaciones terrestres en campañas consecutivas. En la era del Super Bowl, Hurts ha registrado la segunda mayor cantidad de acarreos por un quarterback durante sus tres primeras tres temporadas. Junto con él en esa lista se hallan Jackson, Newton y Kyler Murray, todos ellos perdiéndose tiempo significativo de juego por lesiones. Jackson se ha ausentado de 10 juegos en el último par de temporadas, Murray se recupera actualmente de una rotura de ligamento anterior cruzado, y Newton ha lidiado con lesiones múltiples.

No hay modo de negar lo efectivo que es el pasador de 25 años como corredor de alto volumen, Y, es esencial en el estilo de ofensivo de "run-pass option" de los Eagles, donde la amenaza de Hurts como corredor le abre espacios a sus correderes y receptores. La pregunta es si es sustentable esta estrategia para un equipo que espera jugar en lo más profundo de la postemporada para el futuro previsible.

"Lo dijo el año pasado: está dispuesto a hacer lo que sea necesario para ganar un partido de fútbol americano", recordó el ex quarterback de la NFL y actual analista para ESPN, Robert Griffin III. "Entonces, lo hemos visto correr para al menos 100 yardas en un juego, lo hemos visto lanzar para al menos 300 yardas en un juego, y no le importa cuál sucede, simplemente es lo que el partido requiere en el momento. Y pienso que eso es lo complicado para tener que lidiar para tipos como Jalen Hurts y Josh Allen porque son tan competitivos y han sido tan exitosos en sus carreras haciéndolo del modo en que lo han hecho, que no les quieres quitar eso".

EL HISTORIAL DE LESIONES de Hurts está bien documentado. Se perdió un par de encuentros en la recta final de la campaña pasada con un problema en el hombro, y jugó con dolor los playoffs.

La más reciente lesión llegó cuando el hombro derecho de Hurts fue azotado contra la superficie artificial congelada de Soldier Field por el liniero defensivo de los Chicago Bears, Trevis Gipson, en la Semana 15 de la pasada campaña, tras un acarreo de 3 yardas.

"¡Quédate abajo, quédate abajo!", instruyó el tackle izquierdo Jordan Mailata a Hurts.

Hurts quedó quieto por un momento, mientras Mailata gesticulaba a las laterales para pedir el personal médico... hasta que Hurts finalmente habló.

"Levántame y a la mie---".

Se mantuvo dentro, liderando una larga serie que terminó en gol de campo. Corrió tres veces más durante esa posesión y culminó con 17 acarreos en el juego, ayudando a Philadelphia sacar un triunfo por 25-20. Pero, se perdió los dos partidos subsecuentes antes de regresar para el cierre de campaña regular frente a los New York Giants.

También, se vio disminuido en el 2021 por un esguince en la parte alta del tobillo izquierdo que requirió una cirugía en el receso de campaña.

Hurts supuestamente se fracturó una clavícula mientras jugaba en Alabama. También, sufrió un esguince en la parte alta del tobillo derecho allá en el 2018, y se sometió a una cirugía de receso de campaña este año para sacar lo que se le insertó en aquella intervención.

"Es un competidor, intentará ir por todo, y no puedo culparlo por eso", opinó el receptor abierto A.J. Brown tras el encuentro contra los Patriots. "Pero, como receptor abierto, como amigo, me gustaría que se deslizara un par de veces más.

"Debes dejarlo ser él mismo", añadió Brown, juntando las manos, "así que plegarias por él".

Hurts no está seguro su lanzará más y correrá menos conforme progrese su carrera. Por ahora, "acepto lo inusual" de su juego.

"Ser alguien que conoce y comprende lo que sucede --sobre el campo-- ser capaz de hacer esos lanzamientos y ser capaz de causar esos problemas por tierra también, son tres áreas como quarterback que estoy desarrollando, y quiero seguir brillando en eso", sostuvo Hurts.

Ese triunfo sobre los Bears marcó la sexta ocasión en un juego del 2022 en que Hurts corrió el balón al menos 15 veces. En perspectiva, Michael Vick corrió 15 veces en un encuentro solo una vez en su carrera, en el 2004 con los Atlanta Falcons. La marca de por vida de Randall Cunningham fue de 14 acarreos para un juego, mientras que Donovan McNabb nunca superó 12.

Hurts se ubica segundo entre quarterbacks con partidos de al menos 15 acarreos (ocho) desde 1950, detrás solamente de Jackson (14).

Griffin, el ganador del Heisman Trophy que corrió para 815 yardas y siete anotaciones como novato, junto a sus 20 pases de touchdown contra cinco intercepciones, vio la trayectoria de su carrera alterada dramáticamente hacia el final de su primer año. Se lastimó la rodilla derecha el 9 de diciembre del 2012, frente a los Baltimore Ravens por un golpe en campo abierto de Haloti Ngata siguiendo a una escapada por piernas. Regresó prematuramente para un duelo de playoffs en contra de los Seattle Seahawks y se rompió el ligamento anterior cruzado y ligamento lateral colateral en la misma rodilla.

"El punto es que debí haber salido del juego", refiere Griffin. "Nunca me debieron dar la oportunidad de jugar. Pero, es la responsabilidad de la organización con el jugador, porque si preguntas al jugador, te van a decir, 'Oh sí. ¡Si solo me quedara uno de 10 dedos? ¡Puedo jugar!'. Si le dices a un jugador, 'Ey, no tienes una rótula', ellos responden, 'A la mie---, véndenlo, puedo seguir jugando'. Es la mentalidad del jugador.

"Lo que yo diría para Philly ... miren lo que hizo el año pasado cuando se lastimó el hombro. Ellos lo marginaron en los siguientes partidos. ¿Podría haber jugado en esos encuentros en el final de temporada? Sí, pudo haber jugado. Pero ellos no lo alinearon. En mi opinión, ellos cumplieron con, '¿Estamos dispuestos a hacer lo que es en el mejor interés de Jalen Hurts para su futuro a largo plazo?'".

Hurts no necesita mirar lejos para ver cómo una lesión mayor puede poner de cabeza una carrera. Su predecesor, Carson Wentz, parecía estar en camino a convertirse en un estelar antes de romperse múltiples ligamentos en la rodilla mientras se tiraba un clavado a las diagonales en una escapada en contra de Los Angeles Rams en diciembre del 2017. Nunca recuperó su forma y ahora está fuera de la liga.

A PESAR DEL ALTO número de golpes que ha absorbido, el juego de Hurts no se antoja como temerario.

"Siempre tomamos en consideración cuánto lo ponemos en riesgo, específicamente en el juego terrestre", subrayó Johnson. "Hay algunas cosas que suceden naturalmente a lo largo de un juego o a lo largo de una jugada donde se convierte en fútbol americano de segunda reacción. Pero, Jalen siempre ha tenido gran tacto para evitar el contacto y poder escapar de ciertas situaciones".

Hurts tiende a elegir los lugares donde se abre para el contacto --como en los momentos finales del duelo del domingo-- y generalmente hace bien a la hora de evitar el gran contacto. Con 6 pies y 1 pulgada, y 223 libras, es un sólido levantador de pesas que puede cargar 600 libras en sentadilla. Y, el gran número de acarreos interiores de quarterback que el equipo ejecuta --ellos convirtieron 29 de 32 intentos la temporada pasada en distancias cortas-- infla parte de esos números terrestres.

"Al tiempo que sigue creciendo y desarrollándose como jugador, es realmente importante que use todo lo que tiene en su caja de herramientas para cerciorarse de que juega al mejor nivel posible", manifestó Johnson.

Con todo y eso, sigue habiendo un argumento a favor de que sea utilizado con menos frecuencia como corredor, especialmente ahora que ha mostrado mejoría dramática como pasador.

Elevó su porcentaje de pases completos desde 61.3 en el 2021 a 66.5 la temporada pasada, al tiempo que lanzó para 3,701 yardas con 22 touchdowns y seis intercepciones. Sirianni dijo que ha visto otro salto en el juego de Hurts desde la temporada pasada, en términos de precisión y toma de decisiones.

El juego aéreo se vio flojo en contra de los Patriots --Hurts completó 22 de 33 pases para 170 yardas con un touchdown sin intercepciones-- pero las piezas están dispuestas para que cuente con uno de los mejores ataques aéreos de la liga, liderados por receptores como Brown y DeVonta Smith, el ala cerrada Dallas Goedert y el corredor D'Andre Swift. Los Eagles están en una posición donde pueden limitar un poco los acarreos de Hurts durante la campaña regular para mantenerlo sano, con la opción de apostarlo todo en postemporada.

"Hay modos de utilizar la fuerza de Jalen Hurts y tratar de hacerlo en un modo que minimice la posibilidad de lesión", comentó el centro Jason Kelce. "Pienso que los coaches están firmemente conscientes de todas esas cosas, pero al mismo tiempo, quieres ser capaz de aprovechar su habilidad dinámica porque convierte a nuestra ofensiva en algo increíblemente dinámica y explosiva".