New England no ha terminado de reescrbir la historia

Los New England Patriots llegan a la temporada del 2019 como favoritos para repetir como campeones de la NFL.

Los Pats vienen de ganar el Super Bowl LIII frente a Los Angeles Rams y de acuerdo a Las Vegas sus probabilidades de levantar el título esta campaña son de 7-1, las más altas junto a los Kansas City Chiefs, seguidos por los New Orleans Saints (17-2), Chicago Bears (9-1) y Cleveland Browns (10-1).

Sin embargo, los Patriots enfrentan algunas interrogantes importantes que podrían descarrilarlos en su búsqueda de levantar el séptimo Trofeo Lombardi de su historia para convertirse en el club más ganador de la era moderna en la NFL.

La relación entre el mariscal de campo Tom Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick ha estado bajo el microscopio en los últimos años, además el propietario enfrenta sus propios demonios tras ser acusado por solicitar servicios de prostitución en Miami.

Sin embargo, los Patriots son expertos en dejar de lado todo tipo de polémica y escándalo para enfocarse en lo que realmente importa: el fútbol americano.

Sin duda ese es el éxito de la franquicia, que ha alcanzado los playoffs en 10 temporadas consecutivas, todas ellas como monarcas de la AFC Este, además han llegado el Juego por el Campeonato de la AFC en ocho ocasiones consecutivas y tienen cuatro viajes al Super Bowl en los últimos cinco años.

Pero, ¿debemos dar por un hecho que seguirán en los primeros planos de la NFL en el 2019?

¿MANTENDRÁ SU NIVEL TOM BRADY A LOS 42 AÑOS DE EDAD?

Brady está en terreno inexplorado esta campaña luego de firmar un nuevo contrato hasta el 2021 que aumentó su salario 8 millones de dólares (23 millones en total) en el 2019 pero que prácticamente lo convierte en agente libre al final de la campaña.

“Estoy en una situación única. Veinte años en el mismo equipo. Tendré 42 años [esta temporada], así que esto es nuevo prácticamente para todos”, declaró Brady tras una práctica conjunta con los Detroit Lions. "Saldré al campo a dar mi mayor esfuerzo este año y ya veremos qué sucede. No quiero que nadie piense que soy distinto de alguna manera. El futbol americano es un negocio complicado, es un negocio basado en producción. Estoy listo para este año y eso es lo que realmente importa y en lo que estoy enfocado".

Algunos podrían pensar que el contrato de Brady representa una protección para el equipo en caso que el mariscal de campo veterano sufra un declive dramático en su producción y tenga que ser cortado, reduciendo su impacto en el tope salarial a futuro, sin embargo, esto está lejos de la realidad y no me refiero a la insistencia de Brady de jugar hasta los 45 años.

Brady ha demostrado a lo largo de su carrera la dedicación que pone en su preparación durante la temporada baja, además fuera de una devastadora lesión en la rodilla que lo marginó por todo el 2008, Brady no ha sufrido ninguna lesión que pudiese cobrarle factura esta campaña.

En cuanto a su relación con Belichick, Brady se ha encargado de repetir que le encanta trabajar bajo las órdenes del entrenador en jefe.

"Sólo he tenido una gran historia aquí. Me encanta jugar aquí, amo a este equipo, a esta organización, al Sr. [Robert] Kraft, a Jonathan [Kraft], al coach Belichick, a todos los entrenadores, a todos los jugadores", sentenció.

Por si fuera poco, Brady cuenta con un backfield formado por los corredores Sony Michel, James White, Rex Burkhead y Damien Harris que le quitará presión constantemente durante los partidos.

Podemos descartar una caída drástica en los números de Brady este año.

¿CÓMO REACCIONARÁN LOS PATRIOTS A LAS SUSPENSIONES Y LESIONES?

Esta es una pregunta importante, debido a que New England recientemente perdió por retiro al ala cerrada Rob Gronkowski y se esperaba que el veterano Benjamin Watson cubriera su puesto de inmediato, pero fue suspendido cuatro partidos por violar las políticas de abuso de substancias de la liga.

Por si fuera poco, Watson recibió un fuerte golpe de Eric Reid en el partido de pretemporada contra los Carolina Panthers y se encuentra en el protocolo de conmociones cerebrales, así que sus prácticas con el equipo antes de ausentarse para cumplir la sanción se reducen significativamente.

Matt LaCosse, quien se esperaba tuviera un rol más importante con estas ausencias, sufrió un esguince de tobillo ante los Lions, Lance Kendricks y Stephen Anderson también sufrieron lesiones frente a los Panthers, dejando como únicos alas cerradas sanos y disponibles a James Develin, Ryan Izzo y Andrew Beck.

Los Patriots también podrían sufrir --eventualmente-- la baja del profundo Patrick Chung, fue acusado esta semana de posesión de cocaína y enfrentaría una suspensión de la NFL en caso de ser declarado culpable.

El receptor abierto novato N'Keal Harry --quien está proyectado como titular-- ha estado marginado en la pretemporada por una lesión en la pierna que sufrió en el partido contra Detroit.

Julian Edelman regresó a entrenar reciente tras recuperarse de una lesión en el pulgar y Demaryius Thomas todavía no ha tenido actividad, mientras Dontrelle Inman pidió su corte al equipo. La buena noticia es que vuelve Josh Gordon para reforzar la posición de receptor abierto.

Los Patriots tendrán que sobreponerse a estas ausencias en puestos clave para mantenerse como contendientes.

¿CUÁL SERÁ EL IMPACTO DE N'KEAL HARRY?

El receptor novato Harry se perfila para jugar como titular junto a Julian Edelman, por encima de Thomas, Phillip Dorsett, Braxton Berrios, Jakobi Meyers y el mismo Gordon.

Durante sus tres temporadas con Arizona State, Harry acumuló 213 recepciones para 2,889 yardas y 22 touchdowns, siendo elegido en dos ocasiones al primer equipo All-Pac-12.

Harry, de 6 pies con 2 pulgadas de estatura y 228 libras de peso, podría convertirse en el blanco preferido de Brady en la zona roja, además, durante el Combinado de Talento mostró su velocidad al registrar 4.53 segundos en la carrera de las 40 yardas.

Posiblemente no peleará por el Trofeo al Novato Ofensivo del Año, no obstante, Harry será una pieza importante en el ataque de New England esta temporada.

PREDICCIÓN

Los Patriots enfrentan el segundo calendario más sencillo de la NFL, enfrentando a rivales que se combinaron para un récord ganador de 120-134-2 (.473) la temporada pasada.

Además de enfrentar una de las divisiones más accesibles de la liga, la mayoría de sus partidos más complicados fuera de la división los jugará como local (ante Pittsburgh Steelers, Browns, Dallas Cowboys y Chiefs), mientras sus dos únicas salidas de riesgo serán ante los Philadelphia Eagles y Baltimore Ravens a mediados de noviembre.

Dicho lo anterior, los Patriots mejorarán su marca 11-5 de la campaña pasada aunque no por mucho, pronostico un récord 12-4, suficiente para ganar nuevamente la AFC Este, pero en el Juego por el Campeonato de la Conferencia Americana volverán a visitar a los Chiefs y esta vez la historia será diferente.