Valentía y desesperación en Pittsburgh con suma de Minkah Fitzpatrick

A primera vista, la decisión de los Pittsburgh Steelers de enviar una selección de primera ronda a los Miami Dolphins por el safety Minkah Fitzpatrick huele a desesperación. Tienen marca de 0-2, acaban de perder a su quarterback franquicia por el año, y ven cerrarse rápidamente la ventana de Super Bowl. El escenario estaba puesto para que Pittsburgh recibiera una selección alta en el 2020.

Pero los Steelers nunca han hecho negocios pensando en la posición de draft. Ganar ahora siempre está en la cultura. Los Steelers confían suficiente en el talento de Fitzpatrick --quien llega con un asequible contrato de novato con un promedio anual de 2.1 millones de dólares en salario para las siguientes tres campañas-- para justificar cualquier selección que pudiera tener el equipo en el draft del siguiente mes de abril.

La movida dice mucho acerca de dónde se encuentran lso Steelers, y dónde creen que estarán:

Ben Roethlisberger no se retira

Pese a una lesión de codo que podría necesitar la mayor parte de los siguientes 12 meses de recuperación, Roethlisberger probablemente regresará la siguiente temporada. No es seguro que inicie en la Semana 1, pero Roethlisberger dijo en su comunicado del lunes que honrará los tres años de su acuerdo.

Roethlisberger cumplirá 38 años de edad en marzo, un número razonable de acuerdo a lo que han logrado Drew Brees y Tom Brady. Rodearlo con talento de alto nivel es crucial.

La defensiva necesita la ayuda

Cuando se reveló la noticia de que los Dolphins estarían dispuestos a traspasar a Fitzpatrick, recluta N° 11 global del 2018, me informaron que los Steelers no estarían involucrados en la primera ola de interesados por él. Entregar una selección de primera ronda era un paso grande para una franquicia que valora tanto el capital de draft.

Pero ceder 61 puntos tras las primeras dos semanas con lo que debería ser una defensiva mejorada debió haber presionado a Pittsburgh a negociar con más ahínco. Están cansados de ver a sus profundos casi hacer las jugadas. Los dotes atléticos de Terrell Edmunds deben convertirse en un desempeño consistente, eventualmente, pero no ha sucedido todavía.

Fitzpatrick aporta a los Steelers un safety versátil que puede ayudar a cubrir la ranura y borrar algunos de los errores de la última línea. También puede servir como potencial reemplazo para Sean Davis, quien será agente libre en marzo. Una alineación de tres safeties con Fitzpatrick, Edmunds y Davis es mucho mejor de lo que presentaron los Steelers en una derrota por 33-3 ante los New England Patriots en la Semana 1.

La defensiva ahora contará con ocho reclutas de primera ronda en su alineación titular. Si Mike Tomlin no puede hacer que eso funcione...

Habla positivamente de Mason Rudolph

Los Steelers no tenían ninguna intención de seleccionar a un quarterback entre los primeros 10 turnos del año entrante, pese a la lesión de Roethlisberger. El gerente general Kevin Colbert cree que Rudolph tiene talento de pasador de primera ronda, y el equipo se aferra a esa creencia con esta movida.

Los compañeros aseguran creer en Rudolph y sus palabras no se sienten vacías. Se prepara bien, y eso le ha ganado respeto.

También echaron un vistazo a la siguiente camada de quarterbacks y supusieron que ganarían suficientes encuentros como para no tener ninguna posibilidad de reclutar a Tua Tagovailoa de Alabama, o Justin Herbert de Oregon.

Pero esa posibilidad mínima hace que esta movida sea realmente arriesgada. Si la campaña se hunde y empieza la reconstrucción, los Steelers acaban de deshacerse un potencial quarterback de reemplazo.

Pero los Steelers insistirán en esto: ya cuentan con dos buenos quarterbacks. Eso promueve ideas temerarias.