Mason Rudolph mantiene actitud positiva con Steelers

PITTSBURGH -- Mason Rudolph tenía el presentimiento de lo que le iba a decir esta semana el entrenador en jefe Mike Tomlin.

Unos días antes, el mariscal de campo de los Pittsburgh Steelers fue enviado a la banca a principios del tercer cuarto para dejar su lugar al novato Devlin Hodges luego que Rudolph fue inefectivo y lanzó una intercepción en zona roja contra los Cincinnati Bengals.

Tomlin le informó a Rudolph que sería el titular el domingo para el partido contra los Cleveland Browns.

"Se maneja con buena actitud, con una actitud de primero el equipo", declaró Rudolph. "Sólo puedo controlar cómo reacciono y qué tan duro me preparo, sabiendo que estoy a una jugada de distancia. Voy a apoyar al chico, sabiendo que este es un juego extraño y tienes que estar listo cuando llamen tu número. Estaré listo, seguro".

Tomlin le dijo a Rudolph que la decisión de iniciar con Hodges no fue un referéndum sobre su futuro con el equipo o incluso su papel para el resto de la temporada.

"Dijo que esta no es su decisión final y cualquier jugador quiere una oportunidad para jugar todas las semanas", sentenció Rudolph. "Esa es la manera como lo veré y seguiré trabajando, creciendo y aprendiendo de los errores y seguiré jugando bien y entrenando duro".

Rudolph, de 24 años de edad, indicó que la polémica que le ha seguido desde que estuvo involucrado en una pelea con el ala defensiva de los Browns, Myles Garrett, durante la derrota de los Steelers en Cleveland en la Semana 11 no afectó su preparación o concentración en Cincinnati. Sin embargo, Rudolph admitió que la acusación de Garrett que el mariscal de campo utilizó un insulto racista ha sido difícil para su familia.

"Creo que esa acusación específica afecta mi familia", indicó Rudolph. "Es difícil para ellos ver que circuló algo tan falso sobre mi apellido. Eso es difícil.

"Sin embargo, el coach Tomlin habló al respecto, cuando estás en los reflectores, esperas que se digan ese tipo de cosas y tienes que bloquearlo y seguir adelante. Y eso es lo que he hecho y eso es lo que seguiré haciendo".

Entre la pelea, las entregas de balón y ahora la decisión de enviarlo a la banca, Rudolph está en medio de un tramo difícil. Pero dijo que ha pasado por la adversidad antes y está aprovechando esas experiencias para superar esta.

"Fui enviado a la banca una vez en la universidad por una mitad y una vez en la preparatoria", indicó Rudolph. "Así que hay algunas experiencias pasadas. Superé eso y creo que superaré esto de la misma manera. Sólo va a ser cuestión de ser fiel a mí mismo, creer en mí y seguir en la pelea".