Jordan Reed sigue en protocolo de conmociones a seis meses de golpe

Las constantes lesiones han impedido a Jordan Reed alcanzar su potencial de NFL. AP Photo

ASHBURN -- El ala cerrada de los Washington Redskins, Jordan Reed, sigue en el protocolo de conmociones, casi seis meses después de un golpe casco a casco en el tercer partido de la pasada pretemporada, de acuerdo al nuevo head coach Ron Rivera.

Rivera habló con The Athletic acerca del status de Reed durante una venta de garage en Charlotte, North Carolina, para beneficiar a la Humane Society of Charlotte el sábado. Se ha esperado desde hace tiempo que Washington eventualmente cortará a Reed, ahorrando 8.5 millones de dólares contra el tope salarial. Contaría por 10.3 millones contra el límite en caso de seguir con el club. A Reed le restan dos años de contrato.

Los Redskins no necesitan llegar a un acuerdo por lesión con Reed para liberarlo. Una vez que los Redskins lo corten, Reed tendría derecho bajo el contrato colectivo de trabajo a una protección por lesión de hasta 1.2 millones de dólares si no es dado de alta para el 2020. Si es cortado después de dejar el protocolo de conmociones, no recibiría protección contra lesión.

Reed, de 29 años de edad, se perdió la totalidad de la temporada pasada por la conmoción, la séptima documentada desde que comenzó a jugar al fútbol americano colegial. Pero su carrera ha sido marcada por múltiples lesiones; Reed nunca ha jugado más de 14 encuentros en una campaña.

Reed había sufrido por dos años por daño de ligamentos a sus dedos del pie, pero lució bien en el campamento de entrenamiento en el pasado verano. Pero en el tercer juego de pretemporada, Reed sufrió una conmoción tras recibir un golpe casco a casco del safety de los Atlanta Falcons, Keanu Neal. Reed casi volvió a la acción en la Semana 2, tras ser dado de alta por el equipo. Pero luego de que volvieran los síntomas, un neurólogo independiente no lo dio de alta. Reed no entrenó después del 12 de septiembre y fue colocado en la lista de reservas lesionados el 14 de octubre.

Los Redskins hicieron de Reed el punto focal de su juego aéreo bajo el ex head coach Jay Gruden. Respondió con una gran campaña en el 2015 cuando participó en 14 partidos de la temporada, su marca personal. Ese año, Reed atrapó 87 pases para 952 yardas y 11 touchdowns, todas marcas personales.

Después de esa temporada, los Redskins firmaron a Reed a una extensión de cinco años por hasta 46.75 millones de dólares, y fue elegido a su único Pro Bowl tras la campaña del 2016. Pero del 2016 al 2018, gracias a lesiones, ha promediado apenas 49 recepciones por año con un combinado de 10 touchdowns. Lleva 329 recepciones de por vida, con 24 touchdowns.

Washington seleccionó a Reed en la tercera ronda procedente de Florida en el draft del 2013. Atrapó 45 pases en nueve encuentros como novato antes de que lesiones acabaran con su campaña. Reed probó ser un pareo favorable contra linebackers o safeties en particular, especialmente alineando en la ranura. Los Redskins amaron su habilidad para ganar rápidamente en el uno a uno contra los defensivos, convirtiéndolo en un objetivo importante.

Los Redskins tienen una necesidad definitiva en la posición de ala cerrada, con Reed probablemente de salida y el retiro de Vernon Davis. El equipo se reunió recientemente con Greg Olsen.

Los Redskins ya han liberado a dos ex titulares: el esquinero Josh Norman y el receptor abierto Paul Richardson. Después de esos movimientos, los Redskins tienen aproximadamente 54 millones de dólares en espacio bajo el tope salarial.