Fuente: Giants indican a CB DeAndre Baker no participar en juntas del equipo

Los New York Giants indicaron al esquinero DeAndre Baker que se mantenga alejado de las juntas del equipo y que se enfoque en sus asuntos legales, indicó una fuente familiar a ESPN.

Baker enfrenta cuatro cargos de robo a mano armada y cuatro por agresión agravada con arma de fuego por un incidente ocurrido la noche del miércoles en Miramar, Florida. El jugador recibió una fianza de $200,000 ($25,000 por cada acusación) la mañana del domingo, tras pasar la noche en la cárcel de la oficina del Ssheriff de Broward.

El jueves, cuando se liberó una orden de aprehensión en contra de Baker, los Giants dijeron que estaban en contacto con el esquinero de segundo año, quien había participado en en la mayoría de las juntas virtuales de receso de temporada y actividades que comenzaron a finales de abril, indicó una fuente a ESPN.

La selección colegial de primera ronda del año pasado parecía estar entre los favoritos para ser uno de los esquineros titulares de los Giants en 2020, algo que luce improbable al considerar los problemas legales que enfrenta y las indicaciones del equipo, que está en el proceso de aprendizaje de un nuevo sistema bajo el mando de un nuevo staff de coacheo.

Michael Davis, juez del condado de Broward, también ordenó que Baker y el esquinero de los Seattle Seahawks, Quinton Dunbar, permanezcan en Florida y notó que el tema será reevaluado en caso de que haya necesidad de trabajar fuera del estado.

Los Seahawks y los Giants, junto con el resto de la NFL, actualmente conducen prácticas de receso de temporada virtuales por la pandemia por el coronavirus. No es probable que ambos jugadores necesiten estar en Seattle o New Jersey antes del verano.

Dunbar enfrenta cuatro cargos por robo a mano armada. Recibió una fianza de $100,000 ($25,000 por cada acusación).

A Baker se le ordenó entregar su permiso de portación de arma de fuego cuando liberado. A ambos acusados se les ordenó no entrar en contacto con ninguna de las víctimas como parte de las medidas regulares previas al juicio.

En la aparición en la corte de los acusados se relevaron más detalles del caso, incluido que el presunto asalto ocurrió en un juego ilegal de dados en una casa de Miramar con entre 15 y 20 personas.

De acuerdo a la orden de aprehensión, Baker y Dunbar están acusados de robar dinero y relojes con uso de la fuerza con armas semiautomáticas. También señala que Baker, intencionalmente, amenazó a las víctimas con el arma. De acuerdo con una declaración, varios testigos dijeron que en un punto del incidente, Baker ordenó a otro sospechoso que usaba una máscara roja que disparara a un individuo que llegaba a la fiesta.

Los fiscales dijeron que no han identificado al hombre con la máscara y que no se hicieron disparos.

El abogado de Dunbar, Michael Griedo, mostró al juez cinco testimonios jurados de que ambos lados confirmaron ser del mismo grupo (cuatro víctimas y un testigo) con el que hablaron los detectives. El fiscal averiguó que “sospechaba” que el testigo se retractó en menos de 36 horas de haber hecho un testimonio jurado relacionado directamente con Dunbar.

El abogado de Baker, Bradford Cohen, mantiene que tiene más testimonios, algunos que no han sido presentados al estado por un “tema estratégico de la defensa” si el caso sigue adelante. Una pieza del testimonio que sí presentó de Dominic Johnson, amigo de ambas partes, fue presentado por el estado.

“En algún punto hubo una discusión que nació entre algunos de los grupos que jugaban a los dados”, leyó la declaración. “Nunca tuve temor de mi vida en ninguna situación que pasara ese día y DeAndre Baker no tomó ningún objeto mío y no me apuntó a nadie con una pistola”.

Durante el procedimiento se mencionó que Baker y Dunbar no tenían antecedentes criminales.