Los Niners creen haber hallado al siguiente Emmanuel Sanders

Los 49ers eligieron a Brandon Aiyuk con la segunda de sus dos selecciones de primera ronda del pasado draft. Getty Images

SANTA CLARA -- Busquen un reporte de visoría sobre el nuevo receptor abierto de los San Francisco 49ers, Brandon Aiyuk, y probablemente verán descripciones similares.

La habilidad de ganar yardas de Aiyuk después de la recepción es una estampa, lo mismo que su envergadura y recorrido de rutas. Pero el denominador más común tiene que ver con aquello en lo que puede convertirse.

"Siento que todavía no he rayado la superficie de lo que puedo hacer como jugador de fútbol americano y en la posición de receptor abierto", dijo Aiyuk. "Simplemente creo que para mí, el techo es ilimitado. No creo que haya techo para mi juego".

Los 49ers se enamoraron con Aiyuk durante el proceso previo al draft después de una campaña senior en Arizona State en que sumó 1,192 yardas en recepciones, promedió 31.8 yardas por devolución de patada de salida y promediara un increíble 10.5 yardas por recepción después de la atrapada.

Esa habilidad de cuadrangular es lo que realmente causó que el head coach de los Niners, Kyle Shanahan, proyectara a Aiyuk como uno de los dos mejores receptores abiertos en el draft, junto con CeeDee Lamb de Oklahoma. De hecho, a San Francisco le gustaba tanto Aiyuk que consideraron seleccionarlo con el turno N° 13 global. Esa selección fue eventualmente canjeada, y la N° 14 se convirtió en el tackle defensivo Javon Kinlaw.

Pero conforme Aiyuk se siguió aproximando a la segunda selección de primera ronda de los Niners, en el turno N° 31, decidieron ponerse agresivos. Se movieron hacia arriba en un canje con los Minnesota Vikings y seleccionaron a Aiyuk en el lugar N° 25, la selección más alta que han invertido en un receptor abierto desde Michael Crabtree en el 2009. La idea es emparejar a Aiyuk con el receptor abierto en ascenso Deebo Samuel, quien, como Aiyuk, es conocido por su habilidad para evadir tacleadores.

En Aiyuk, Shanahan ve a un jugador que puede llenar el hueco dejado por Emmanuel Sanders, el receptor abierto veterano adquirido a media temporada pasada que emigró a los New Orleans Saints en agencia libre. Aunque Aiyuk se especializa en tomar pases cortos y convertirlos en ganancias largas, Shanahan cree que el novato podrá jugar en cualquiera de las posiciones de receptor abierto del equipo, como Sanders, y que tiene la habilidad de amenazar todos los niveles de campo.

"No importaba dónde lo colocabas y no importaba cuál era la jugada, y es lo que obtuvimos un poco con Emmanuel cuando lo adquirimos, y creo que eso obtenemos con Brandon", dijo Shanahan.

"Este tipo desea ser grande. Quiero a alguien así. Y creo que tiene las herramientas para ser grande. Y creo que tiene la mentalidad para ser grande, y te prometo que esquemáticamente, vamos a darle la oportunidad de serlo".

El viaje de Aiyuk hasta los 49ers como recluta de primera ronda fue lejos de tradicional. Saliendo de la McQueen High School en Reno, Nevada, Aiyuk jugó por todo el campo, incluyendo corredor, pero la mayoría de su video era alineando como esquinero. En el 2016, Aiyuk aterrizó en Sierra College, en Rocklin, California, casa antigua del campamento de entrenamiento de los 49ers.

Ahí, el coach de Sierra, Ben Noonan, reconoció el potencial de Aiyuk como receptor abierto, aunque fue reclutado sobre todo como back defensivo. Noonan dijo que parecía que siempre que Aiyuk le ponía las manos al ovoide, ya sea en devoluciones o después de una intercepción, siempre parecía convertirlo en touchdown.

"Es como que el tipo siempre terminaba en las diagonales", dio Noonan. "Era como si le tuviéramos que poner el balón en las manos frecuentemente".

No fue sino hasta el cuarto partido de su temporada de freshman que Aiyuk se ganó un puesto titular, pero para el partido final de la campaña, se había convertido en una estrella. En ese último encuentro, Aiyuk inició como receptor abierto y como esquinero, asignado a cubrir al mejor receptor abierto del oponente. Aiyuk finalizó con seis atrapadas para 121 yardas y dos touchdowns y, de acuerdo a Noonan, limitó a su hombre a una recepción para 20 yardas.

Ese desempeño dio pie a una temporada baja en la que Noonan vio a Aiyuk entregarse al fútbol americano. Noonan encontró a Aiyuk levantando pesas constantemente, mejorando su de 275 libras saliendo de la preparatoria a 500 libras para mayo del 2017. Esa ética de trabajo se tradujo al campo de prácticas, donde Aiyuk rutinariamente se quedaba por 30 minutos más después de cada entrenamiento trabajando en sus rutas bajo el sol de Rocklin.

"Llega a subir hasta unos 110 grados, y él estaba ahí hasta que se metía el sol con los quarterbacks después de un día de cuatro horas", dijo Noonan. "Y demandando que se quedaran los quarterbacks, ustedes saben, sin importar que se les cayera o no el brazo. Y luego, lo otro que te brinda perspectiva sobre su personalidad y ética de trabajo: insistió en mantenerse en equipos especiales".

En un juego frente a Santa Rosa College durante su campaña de sophomore, Aiyuk mostró sus habilidades de equipos especiales con un regreso de 76 yardas de kickoff para touchdown y cuatro devoluciones de patada de despeje para 110 yardas (con un par de touchdowns borrados por penalidades) junto a sus seis atrapadas para 82 yardas y dos touchdowns más.

"Fue el juego más dominante de junior college que jamás se haya visto", concluyó Noonan.

Para ese punto, Aiyuk comenzó a atraer la atención de programas de calibre, incluyendo Arizona State. Herm Edwards había tomado recién las riendas como head coach de los Sun Devils y necesitaba a aun receptor abierto con experiencia. Aiyuk pasó su primer año en Tempe aguardando detrás de N'Keal Harry, elegido por los New England Patriots con el turno N° 32 del draft del 2019.

Aunque la producción de Aiyuk se vio limitada a 33 atrapadas para 474 yardas y tres touchdowns como junior, Edwards vio su potencial de NFL y habilidades físicas. Aiyuk posee manos de casi 10 pulgadas y una envergadura de 81 pulgadas, que casi es incompresible para un jugador de 6 pies de estatura. Para efectos de la comparación, el ex receptor abierto de los Detroit Lions, Calvin Johnson, poseía una envergadura de 82 pulgadas, y media 6 pies con 5 pulgadas.

"Todas esas cosas, vas palomeando las casillas, y luego creo que está su actitud competitiva", señaló Edwards. "Ama competir. Digo, todo para él es sobre competir y ganar. Todo él es así. Está en su ADN".

Reemplazar a Sanders desde un punto de vista de producción y liderazgo es probablemente una tarea demasiado grande para Aiyuk como novato, pero Edwards cree que puede marcar diferencias en devoluciones de patada o como receptor abierto con un árbol de rutas limitado. La falta de una temporada baja completa para aclimatarse no ayudará al caso de Aiyuk, pero Edwards tiene fe.

"Nunca deja de aprender, y eso es lo único que entienden los buenos jugadores de fútbol americano", explicó Edwards. "Ningún coach en la historia de los coaches le ha dado talento a un jugador. Brindan información. Es un coleccionista de información. No es ingenuo, de ninguna manera.

"Debes ser muy disciplinado y muy enfocado, y entiende esas cosas".