En el nuevo contrato de Patrick Mahomes, no todo es lo que parece

play
Andy Reid estrenó su mejor camisa, gracias al megacontrato de Pat Mahomes (0:20)

El coach de Kansas City confesó haberse sentido muy feliz al enterarse de la extensión de su quarterback. (0:20)

La mayoría de los días, parece bastante bueno ser Patrick Mahomes. Incluso para los altos estándares del Jugador Más Valioso reinante del Super Bowl, sin embargo, el lunes fue una tarde particularmente buena para él. El hombre de 24 años acordó un convenio con los Kansas City Chiefs sobre lo que se dice es el contrato más grande para un atleta en la historia del deporte, un pacto de 12 años que podría terminar siendo de 503 millones de dólares. Mahomes es un jugador especial y merece obtener un contrato extraordinario.

Entonces, ¿por qué siento como si los Chiefs acaban de escaparse con un contrato que beneficia al equipo? Mientras que los números reportados representan un contrato trascendente, las garantías no están exactamente en ese nivel. Mahomes tiene un currículo como el de ningún otro mariscal de campo en la historia de la NFL a lo largo de tres temporadas, pero su contrato en el corto plazo está más en línea con lo que hubiéramos esperado para otros quarterbacks de primera ronda de lo que podría parecer. Posiblemente es un convenio que hizo a los Dallas Cowboys y Houston Texans más felices de lo que hubieran esperado, mientras tratan de firmar a sus propios quarterbacks a extensiones.

Vamos a responder a algunas de las preguntas críticas que salen del trato de Mahomes, y lo que significa para los Chiefs y el resto de la liga:

¿Cuáles son las posibilidades de que Mahomes realmente juegue todo el contrato y cobre 503 millones de dólares?

Pocas. Es muy posible que se embolse más de 500 millones de dólares en los próximos 12 años, pero las posibilidades de que las dos partes elijan llevar este acuerdo hasta el 2031 son bajas. La estructura del contrato, la historia de los convenios con quarterbacks, y el reciente camino que lleva el tope salarial, sugieren que los Chiefs y su estrella no son propensos a ver los últimos años de este contrato bajo los términos actuales. Muchos de los pactos en la NFL --especialmente los pactos que se acercan o restablecen la parte superior de sus respectivos mercados-- tienen opciones de equipo apegadas al final para aumentar su valor o producir números redondos impresionantes en los medios.

Para que este acuerdo se cumpla hasta su conclusión según lo planeado, Mahomes tendría que ser lo suficientemente bueno como para justificar estos bonos masivos de plantilla sin ser lo suficientemente bueno para justificar una nueva extensión. De un modo más realista, jugará una parte de este acuerdo y luego ganará una nueva extensión en el camino, mucho antes del 2031. La estructura de este acuerdo me hace pensar que terminará como un pacto de seis años y 183.4 millones de dólares antes de que las dos partes negocien un nuevo contrato después de que termine la temporada del 2025, lo que reduciría 319.2 millones de este acuerdo a dinero de mentiras.

Comparar este acuerdo con el contrato de 12 años y 426.5 millones de dólares de Mike Trout no es realista, ya que todo el convenio de Trout está totalmente garantizado, mientras que "sólo" 141.4 millones de dólares del acuerdo de Mahomes están garantizado, y eso es sólo contra lesiones. Es más realista comparar esto con otros contratos de quarterback, y dos convenios recientes me vienen a la mente.

¿Cómo se compara con otros contratos de quarterback?

Podrías argumentar fácilmente que ningún jugador debe ser comparado con Mahomes, quien tiene un nombramiento de Jugador Más Valioso de la liga y un título de Super Bowl en sus dos primeras temporadas completas como titular. En términos de rendimiento en el campo, estoy de acuerdo. Sin embargo, en términos de contratos, las partes probablemente estaban observando los acuerdos entregados a otros quarterbacks de primera ronda desde que la liga adoptó su escala de novatos para las selecciones de draft. Ese grupo está formado por Mahomes y otros seis quarterbacks: Ryan Tannehill, Andrew Luck, Cam Newton, Blake Bortles, Jared Goff y Carson Wentz.

De ellos, Goff y Wentz son los más comparables por dos razones. Una es que cada uno firmó una extensión después de su tercera temporada, igual que Mahomes. La otra es que fueron firmados más recientemente que los otros cuatro pasadores. Wentz firmó su extensión en junio del 2019, antes de que Goff siguiera en septiembre. Wentz obtuvo 107.9 millones de dólares en garantías contra lesiones en su pacto, con Goff superándolo con 110 millones de dólares. En medio del tope salarial subiendo 5.3 por ciento este año durante 2019, Mahomes acaba de recibir 141.4 millones de dólares, que es todo el efectivo que está previsto recibir en las próximas cinco temporadas.

Consideremos que a Goff, Wentz y Mahomes ya se les iban a deber entre 26.8 millones y 27.6 millones de dólares por los últimos dos años de sus respectivos acuerdos, antes de firmar extensiones. Wentz firmó un contrato por cuatro años y 128 millones de dólares. Goff firmó un contrato por cuatro años y 134 millones de dólares. Mahomes cobrará 155.8 millones de dólares en dinero nuevo durante las próximas cuatro temporadas como parte de su acuerdo, que es alrededor de 14.7 millones más que Goff después de ajustar para la inflación del tope.

Para poner esos números en contexto, comparemos el acuerdo que Mahomes acaba de firmar en los próximos seis años con los otros jugadores de primera ronda que firmaron extensiones en sus acuerdos de novatos. Voy a dejar fuera a Bortles y Tannehill, cuyos pactos quedaron detrás del grupo. Prestemos atención al número de porcentaje de tope salarial, en el extremo derecho:

Como podemos ver, mientras que Mahomes tiene configurado cobrar más que cualquier otro mariscal de campo de este grupo, la diferencia no es asombrosa dada la longitud o el valor total que la transacción sugiere. Por otro lado, esta comparación subcotiza el valor de su contrato debido a la estructura del contrato. Aquí es donde entra en juego el "mecanismo de garantía".

¿Qué diablos es un "mecanismo de garantía"?

El nuevo término popular acuñado para hacer que el acuerdo Mahomes se vea aún más significativo, parece que un mecanismo de garantía es el lenguaje en un acuerdo diseñado para desencadenar una garantía en una fecha y hora determinada. El lenguaje en sí no es nada nuevo, pero juega un papel único en esta extensión en particular.

Empecemos con una explicación rápida. La mayoría de los años en los contratos de la NFL no están garantizados, lo que significa que un veterano teóricamente podría llegar hasta la pretemporada antes de ser cortado sin que su ingreso se haya garantizado. Como ejemplo, el salario base de Larry Warford de 7.7 millones de dólares con los New Orleans Saints, no estaba garantizado para esta temporada. El equipo pudo retenerlo en su plantilla a lo largo de la agencia libre, pero una vez que New Orleans reclutó a Cesar Ruiz en la primera ronda, ya no necesitó de Warford y lo cortó en mayo, liberando esos 7.7 millones.

Cuando los veteranos firman extensiones, por lo general tratan de conseguir por escrito que su organización tendrá que garantizar su salario en, o cerca, del comienzo del nuevo año de la liga en marzo, obligando a sus equipos a retenerlos o cortarlos mientras la liga todavía está lanzando dinero de agencia libre. En el caso de Mahomes, por ejemplo, los Chiefs tienen que garantizar cada uno de sus salarios y bonos de plantilla antes del tercer día de cada año de liga.

Sin embargo, en el caso de los estelares de la liga, ellos pueden obtener sus salarios base garantizados un año antes de que venzan. Tomemos la extensión de Tannehill. Además de un bono por firmar de 20 millones de dólares, los Tennessee Titans garantizaron su salario base de 17.5 millones para el 2020 y su salario de 24.5 millones para el 2021 en el momento de la firma, que es común para agentes libres o agentes libres pendientes cuando firman nuevos acuerdos. Sin embargo, el salario de Tannehill del 2022 por 29 millones de dólares, se garantiza totalmente en el quinto día del año de la liga de 2021, lo que significa que, si los Titans quieren mantener a Tannehill en su plantilla por más de una temporada, lo tendrán por tres.

El acuerdo de los Titans le garantiza 62 millones de dólares por un año o, de modo más realista, 91 millones de dólares en tres. He llamado a este tipo de garantías "garantías prácticas", porque si bien en realidad no están garantizadas en el momento de la firma, es muy probable que se realicen. La compensación de Todd Gurley II para el 2020 con Los Angeles Rams es una de las raras excepciones para cuando estas garantías prácticas no resultaron ser garantizadas.

Una de las razones por las que el pacto de Mahomes es tan único, más allá de la longitud, es que su compensación anual está garantizada por adelantado a lo largo del acuerdo. Como informó Tom Pelissero de NFL Network, sus salarios base 2020-2022 y bonos por plantilla están garantizados junto con su bono por firmar de 10 millones de dólares, a la finalización del acuerdo. Su compensación del 2023 se garantiza en el 2021, su compensación del 2024 se garantiza en el 2022, y la mayoría de su compensación del 2025 se garantiza en el 2023, con el resto garantizándose en el 2024. Después de eso, el dinero de Mahomes se garantiza con un año de anticipación, con su compensación de 2026 en vigor en el 2025, su compensación del 2027 garantizándose en el 2026, y en así sucesivamente hasta el 2030. No hay precedentes que pueda recordar para ese tipo de estructura de garantía.

El beneficio de este tipo de estructura para Mahomes es hacer más difícil para los Chiefs cortarlo. Como ejemplo, digamos que Mahomes se desgarra el hombro en el 2027 y se pierde el resto de la temporada, y Kansas City decide que es mejor seguir adelante sin él. (No quiero vivir en este ejemplo, y sospecho que la mayoría de los fans de Chiefs preferirían optar por emplearlo, también.) Se le deberán 44.5 millones de dólares entre su salario base, bono por plantilla y bono de entrenamiento en el 2028, lo que estaría garantizado antes de que comience la temporada del 2027. Si los Chiefs quisieran cortarlo, todavía le deberían todos esos 44.5 millones para el 2028, a pesar de no estar en la plantilla. Mientras que 44.5 millones no parecerán una cantidad exorbitante de dinero muerto para el 2028, tener ese tipo de protección le da poder de negociación a medida que envejece a lo largo de este contrato.

Los Chiefs todavía podrían canjear a Mahomes sin incurrir en un desastre en el tope salarial, pero el contrato tiene una cláusula de no canje, por lo que podría rechazar cualquier acuerdo si quisiera quedarse en Kansas City. Si continúa jugando a un alto nivel, este acuerdo básicamente asegura su piso durante la próxima década en alrededor 500 millones de dólares.

¿Por qué sigues mencionando el 2025 como el momento de una nueva extensión?

Hay algunas razones. Una es que esta cosecha actual de quarterbacks --Goff, Wentz, Dak Prescott y Deshaun Watson-- estará firmando nuevos acuerdos en ese momento. Con Goff y Wentz asegurados hasta el 2024, y Prescott y Watson al parecer buscando extensiones más cortas, algunos de los pares de Mahomes se restablecerán en la cima del mercado. También es probable que esos acuerdos lleguen después de que la liga haya duplicado sus derechos de televisión, lo que significa que podrían existir en un entorno donde el tope salarial sea de 300 millones de dólares, en comparación con la marca de 198.2 millones del día de hoy.

Luego, sigue la estructura de la garantía del acuerdo. El gran año en el contrato llega en el 2027, cuando Mahomes tiene un salario base de 10 millones de dólares, y un bono de plantilla de 49.4 millones. Se embolsará 59.5 millones de dólares en efectivo ese año, lo cual es una suma asombrosa según los estándares de la NFL. Tradicionalmente, cuando los equipos tienen ese tipo de aumento en un contrato, los moviliza a firmar una extensión o una reestructuración; el acuerdo post-Super Bowl de Joe Flacco con los Baltimore Ravens es un ejemplo.

Esa cifra del 2027 estaría garantizada para el tercer día del año de liga en el 2026, por lo que la ventana para un nuevo acuerdo con Mahomes probablemente sería antes de que llegara ese plazo. En ese momento, estaría mirando un acuerdo por seis años y 294.2 millones de dólares con poco menos de 42 millones de dólares ya garantizados. Un salario anual promedio de poco más de 49 millones por año podría sonar genial en este momento, pero si el tope salarial alcanza los 300 millones en el 2025, eso equivaldría a sólo 16.3 por ciento del tope. Si sigue jugando a este nivel, va a merecer más dinero y obtener un mayor porcentaje de ese dinero garantizado. Mahomes tendrá 31 años en el 2026 y podría firmar, razonablemente, un contrato reestructurado con un año adicional, o dos, o un acuerdo completamente nuevo.

La otra cara también sería cierta, aunque es mucho menos probable. Si Mahomes retrocediera por alguna razón, y no estuviera jugando en su nivel actual, los Chiefs probablemente intentarían usar la amenaza de cortarlo para reducir esa cifra de 59.5 millones dólares en el 2027 como parte de una extensión. En este escenario, se quedarían atascados con 38.9 millones de dólares en dinero muerto contra el tope salarial del 2026.

¿Por qué otros jugadores de la NFL no han firmado acuerdos de esta duración?

Mahomes tiene el contrato más largo en el fútbol americano, superando la extensión de ocho años firmada por Tyron Smith con los Cowboys en 2014. A mi entender, esta es la extensión más larga firmada por cualquier jugador desde que Brett Favre y Drew Bledsoe firmaron extensiones de 10 años en el 2001. El tackle de los Philadelphia Eagles, Lane Johnson, es el único otro jugador bajo contrato pasando el 2026, y su acuerdo expira en el 2028. Mahomes está en los libros hasta la campaña de 2031.

Por lo general, si un jugador es lo suficientemente bueno como para justificar este contrato tan largo, es mejor para él tomar un contrato más corto y tener una oportunidad en la agencia libre o utilizar la amenaza de la agencia libre para negociar una transacción al valor de mercado. El tope ha crecido a un ritmo más rápido que la mayoría de los contratos de la NFL y parece extremadamente probable que aumente dramáticamente en el mediano plazo, una vez que la liga negocie nuevos contratos de televisión.

La única manera en que un jugador sería capaz de justificar la firma de un acuerdo de esta longitud sería si su equipo estuviera dispuesto a garantizar la mayoría del contrato y pagarle como una estrella todo el camino. Los Chiefs están prácticamente garantizando todo el acuerdo, y aunque el contrato no está ligado a un porcentaje del tope salarial, Mahomes sería compensado generosamente si jugara todo el convenio.

Dejando los contratos actuales fuera de la ecuación, ¿hay alguien más en la NFL en este momento con quien puedas hacer eso de manera realista? Todos los que no son quarterbacks están inmediatamente descartados. Todos los chicos en la cima de sus carreras están fuera. No lo harías por nadie de 30 años o más y quedarte atascado con el riesgo de pagar a alguien casi 200 millones de dólares durante los últimos cuatro años de este acuerdo, por lo que descartaría a Russell Wilson. Goff no es lo suficientemente bueno, y Prescott aún no ha mostrado ese tipo de techo. Wentz y Watson tienen historias significativas de lesiones. El único chico de la Clase del 2018 que, incluso, estaría bajo consideración es Lamar Jackson, y tan inteligente como creo que es cuando se trata de proteger su cuerpo, todavía estaría un poco asustado en garantizarle básicamente 10 años.

Mahomes es realísticamente el único jugador que podría justificar este tipo de trato. Mientras que alguien como Joe Burrow podría comandar un pacto similar dentro de tres años si juega a un nivel de JMV, supongo que el trato de Mahomes va a ser único.

¿Cómo afecta el contrato de Mahomes a Prescott y Watson?

Los Cowboys y los Texans están tomando un suspiro de alivio. Si Mahomes hubiera firmado un contrato a corto plazo con un gran salario anual promedio, esos dos equipos se habrían visto obligados a negociar desde ese acuerdo, mientras trataban de asegurar a Prescott y Watson, respectivamente, a sus propias extensiones. Y aunque los equipos seguramente hubieran preferido llegar a un acuerdo con sus quarterbacks antes de que el acuerdo de Mahomes se cerrara, esto no es tan malo como hubieran temido.

Ha habido sugerencias de que Watson está buscando una extensión de tres años, sumado a los dos años y 19.9 millones de dólares restantes en su contrato actual. Mahomes recibió 113.9 millones en dinero nuevo en los primeros tres años de su extensión, y tendrá un salario anual promedio de 28.3 millones en ese tiempo, poniendo a un lado la estructura de garantía.

Mientras que Houston podría tratar de jugar al duro viendo el contrato de Mahomes como atípico cuando el equipo negocie el acuerdo de Watson, el historial reciente del entrenador y gerente general Bill O'Brien sugiere que está menos preocupado por negociar el mejor acuerdo hasta el último centavo, que por tener a su núcleo deseado de jugadores asegurados durante años. Una extensión de tres años y 120 millones de dólares para Watson llevaría la compensación total de la estrella de los Texans por delante de Mahomes durante los próximos cinco años mientras mantiene su salario promedio en un número relativamente amigable para el equipo, de poco menos de 28 millones por temporada. Esperaría que este contrato se cierre relativamente rápido ahora que el trato de Mahomes está hecho.

El trato de Prescott será un poco más complicado, ya que ha jugado la totalidad de su contrato de novato y está en la etiqueta de jugador franquicia. Como mencioné anteriormente esta temporada, podría ir año tras año y terminar ganando casi 188 millones en las próximas cinco temporadas. Todo lo reportado sobre esta situación sugiere que los Cowboys y Prescott están en desacuerdo menos sobre el dinero involucrado, que sobre los años de contrato, con el mariscal de campo prefiriendo un acuerdo más corto y los Cowboys queriendo uno más largo.

No creo que los Cowboys ofrezcan a Prescott una extensión de 11 años a su jugador franquicia, pero el acuerdo de Mahomes le da a Dallas más combustible para su lado de la discusión. Prescott siempre iba a conseguir más dinero que Mahomes en los próximos años. Mientras que él cobrará 141.5 millones en los primeros cinco años de su nuevo acuerdo, un contrato de Prescott es probable que llegue a ser entre 170 millones y 190 millones en ese mismo período. Si acaso, el contrato con Mahomes hace un poco más probable que Prescott y los Cowboys lleguen a un acuerdo antes de la fecha límite del 15 de julio.

¿Es un buen acuerdo para ambas partes? ¿Ganó un solo bando?

Tanto Mahomes como los Chiefs generalmente pueden sentirse bien con este contrato. Él y su representación querían salir con algo que arrasara al típico contrato de mariscal de campo. Los números de este acuerdo no son cifras de las que hablamos cuando se trata, incluso, de los mejores jugadores de fútbol americano. Nadie en la historia de la liga ha ganado más que los 252.3 millones de dólares de Eli Manning. Mahomes acaba de firmar un contrato por casi el doble de dinero en los próximos 10 años, y será difícil --aunque no imposible-- que los Chiefs salgan del acuerdo a menos que Mahomes quiera firmar por más dinero. Este es uno de los contratos más importantes en la historia del fútbol americano profesional.

Y sin embargo, cuanto más lo miro, más siento que este convenio es aversión al riesgo. El contrato está estructurado para hacer casi imposible que los Chiefs lo corten, pero ¿cuáles son las posibilidades de que lo hagan en la próxima década? Se necesitaría una lesión catastrófica o un caso sin precedentes de regresión para que los Chiefs lo corten, y un seguro podría haber ayudado a cubrir el riesgo con los primeros. Obviamente, nunca puedo culparlo a él ni a nadie por tomar este tipo de dinero. Creo que puedes hacer un argumento de que renunció a un montón por adelantado en este contrato sin conseguir algo como un porcentaje garantizado de del tope salarial más adelante.

Si bien hay un gran valor total en papel, las garantías y el flujo de efectivo a corto plazo del acuerdo no sorprenden a la competencia. Gran parte de lo que hace que este acuerdo sea realmente asombroso es que no garantiza hasta el 2026 ni empieza a llegar a la cuenta bancaria de Mahomes hasta el 2027, y para entonces, podría no ser un acuerdo estratosférico.

Por ejemplo, el número más popular que se hizo público para Mahomes fue de 40 millones de dólares al año en una nueva extensión. Si hubiera firmado una extensión de cuatro años y 160 millones de dólares, habría ganado 187.6 millones de dólares en las próximas seis temporadas, un poco más de lo que ganará en los primeros seis años de su nuevo acuerdo. Entonces habría llegado a la agencia libre después de la temporada del 2025, lo que probablemente habría obligado a los Chiefs a la mesa de negociación de nuevo en 2023 o 2024 a medida que el nuevo dinero televisivo llega.

Los últimos seis años de este nuevo acuerdo ascienden a 294.2 millones de dólares sin que quede ninguna garantía inicial significativa. A Mahomes probablemente le iría mejor si estuviera negociando a un año de la agencia libre o la etiqueta de jugador franquicia en el 2024 o 2025. Todavía podría, si los Chiefs están dispuestos o quieren evitar ese pago de 60 millones en el 2027, pero va a ser mal pagado a corto plazo y tener menos poder de negociación a largo plazo del que tendría al firmar una extensión de cinco años en esta ocasión.

Desde la perspectiva de los Chiefs, aseguraron a un jugador que está en camino al Salón de la Fama durante el tiempo que quieran. Lo hacen sin destruir su tope o hacer un gran pago inicial de sus arcas; de hecho, este acuerdo apenas cambia su situación de tope a corto plazo. Los impactos de Mahomes al tope salarial para las próximas dos temporadas, antes de la extensión, se fijaron en 5.3 millones en el 2020 y 24.8 millones para el 2021, y serán prácticamente idénticos después de este acuerdo. Al mantener sus obligaciones contra el tope relativamente bajas para Mahomes en los años venideros, los Chiefs podrían ser capaces de hacer otra firma antes de la fecha límite del 15 de julio.

¿El fichaje de Mahomes significa que Chris Jones va de salida?

Mientras que los Chiefs todavía podrían decidir intercambiar a Jones o dejarlo jugar con la etiqueta de jugador franquicia, todavía están en posición de conseguir una extensión dentro del tope para el tackle defensivo. Kansas City tiene sólo 3.5 millones de espacio restante, pero con Jones ocupando una retención de 16.1 millones contra el tope, podría usar una extensión más tradicional para asegurarlo sin necesidad de crear espacio adicional.

Hay preguntas razonables que se deben plantear sobre la firma de Jones a una extensión. Los Chiefs tenían una mejor tasa de presión, tasa de capturas y una defensiva mucho mejor en el 2019 con él en la banca que con él en el campo. Dicho esto, también fue mi elección para el JMV del Super Bowl después de que él ayudó a recuperar el juego para los Chiefs.

Si pudieran firmar al tipo que ganó el JMV del Super Bowl y al tipo que podría haber ganado el premio, en cuestión de dos semanas este julio, probablemente se sentirán bastante bien acerca de sus posibilidades de conseguirle a Jones otra oportunidad a los honores del Super Bowl. Con Mahomes incorporado, pueden con todo derecho soñar con agregar varios trofeos del Super Bowl como el que se llevaron a casa en Miami el pasado febrero. Las tres cosas más importantes en el fútbol americano son ganar un Super Bowl, encontrar un mariscal de campo franquicia y aferrarse a él el mayor tiempo posible. Los Chiefs han hecho las tres.