Previas NFL 2020, Minnesota Vikings: Gary Kubiak pone a soñar a la ofensiva

Una ofensiva de alto octanaje, ahora al mando de Gary Kubiak, hace pensar a los Vikings en cosas importantes para el 2020

No es muy común que un equipo de la NFL se ve obligado a reemplazar a uno de sus asistentes --en el caso de los Vikes, el puesto de coordinador ofensivo-- y encuentra en grupo actual de coaches a una opción mejor.

Ese podría ser el caso de Minny, quienes vieron partir a Kevin Stefanski para convertirse en head coach de los Cleveland Browns, promoviendo en su lugar a Gary Kubiak, quien fue head coach asistente y asesor ofensivo el año pasado, a la doble función de head coach asistente y coordinador ofensivo.

El optimismo es alto en torno a Kubiak como nuevo encargado del mando de jugadas, función que no ha cumplido desde que fuera head coach de los Denver Broncos en el 2015 y 2016. Además, se verá acompañado en el trabajo día a día de Rick Dennison, quien fuera su coordinador ofensivo en Denver, como coordinador de juego terrestre, y por su hijo Klint, quien funge como coach de quarterbacks, resultando en un entorno extremadamente familiar para volver al ruedo como coordinador.

¿Hasta dónde puede llegar la ofensiva de los Minnesota Vikings sin Stefon Diggs?

El primer escollo en el camino de Kubiak como coordinador ofensivo es reemplazar la producción de Diggs, quien fue canjeado a los Buffalo Bills junto con una selección de séptima ronda, a cambio de turnos de primera, cuarta, quinta y sexta ronda de draft.

Diggs es un receptor abierto que llegó a Minnesota como recluta de quinta ronda en el 2015, y que eventualmente quedó desplazado del puesto de primero en orden de importancia para el juego aéreo por Adam Thielen. Sin embargo, incluso desde su lugar de segundo en el orden, Diggs fue una pieza clave para los Vikings, y viene de dos temporadas en que superó las 1,000 yardas en recepciones.

Thielen, quien sufrió una lesión de tendón de la corva en el 2019 que redujo notablemente su efectividad, obligándole a perderse seis encuentros, regresa a Minnesota como la opción principal del quarterback Kirk Cousins, y ahora se verá acompañado por el novato Justin Jefferson, uno de dos reclutas de primera ronda del pasado draft para Minny. Jefferson viene de una temporada magnífica de 111 atrapadas para 1,540 yardas y 18 touchdowns para los campeones LSU Tigers, donde jugó en una ofensiva de estilo profesional bajo el entonces coordinador ofensivo Joe Brady. Ese punto es importante, si tomamos en cuenta que los novatos de este año no gozaron de una carga de trabajo y oportunidad de aprendizaje normal durante el receso de campaña, gracias a la pandemia de coronavirus. Jugadores provenientes de sistemas que se asemejan más a lo que vivirán en la NFL podrían ver una curva menos pronunciada de aprendizaje en las siguientes semanas.

No obstante, e incluso antes del trueque Jefferson por Diggs en la oncena ofensiva titular, la clave del ataque puede ser el corredor Dalvin Cook, un espécimen perfecto para el estilo de un solo corte que gusta a Kubiak. La lista de corredores que han acumulado 1,000 yardas bajo Kubiak como coordinador o head coach es larga y notable. Incluye a Terrell Davis, Clinton Portis, Arian Foster, Olandis Gary, Mike Anderson, Reuben Droughns, Steve Slaton y hasta Justin Forsett.

Si habláramos de talento puro, Cook está ahí al top de esa lista con los mejores. Las lesiones han sido factor en sus tres años como profesional, pero viene de su primera temporada de más de 1,000 yardas, una en la que también anotó 13 veces por tierra en 14 inicios.

Cook ha estado exigiendo a la franquicia un nuevo contrato, y Kubiak como coordinador podría ser su mejor arma para conseguirlo.

¿Quién es el rostro nuevo a seguir?

Hace cuestión de días, los Vikings asestaron uno de los mejores golpes del receso de temporada, adquiriendo en canje al ala defensiva Yannick Ngakoue de los Jacksonville Jaguars a cambio de selecciones de segunda y quinta ronda.

Encima de eso, Ngakoue, quien había sido designado jugador franquicia por los Jags, debía cobrar 17.8 millones de dólares bajo la etiqueta, pero aceptó reducir su salario a 12.9 millones en Minnesota, a cambio de la promesa de recibir una extensión de a largo plazo en cuanto puedan comenzar a negociar (hasta el fin de la campaña).

Ngakoue, uno de los cazadores de quarterbacks más subvalorados en los últimos años en la liga, jugará al lado opuesto del que quizás sea el cazador de quarterbacks más subvalorado de toda la NFL en Danielle Hunter. Ngakoue y Hunter suman 92 capturas y tres apariciones de Pro Bowl en nueve campañas combinadas, y ambos tienen apenas 25 años de edad. Aquí hay el potencial para una dupla que atemorice a los pasadores de la NFC por los siguientes cinco años, al menos.

Sí, Minnesota perdió a Everson Griffen en la agencia libre, luego de que hiciera válida una cláusula de recisión de contrato, pero Ngakoue tiene todo el talento para que no se le eche de menos en el 2020.

¿A quién van a echar de menos?

Cualquier equipo que pierda de un año a otro a sus tres mejores esquineros debe considerarse que está en aprietos, pero si uno de ellos es un tres veces jugador de Pro Bowl, las cosas no pueden ser grandiosas en la posición.

Ese es el caso de Xavier Rhodes, quien fue elegido al partido de estelares en el 2016, 2017 y 2019, y nombrado All-Pro de primer equipo en el 2017. Junto a Rhodes, los Vikes también vieron marcharse a Trae Waynes y Mackensie Alexander.

Rhodes se vio involucrado recientemente en pugnas sobre el emparrillado con el receptor abierto Michael Thomas, de los New Orleans Saints, quien lo maltrató severamente en más de un enfrentamiento personal. Con todo y eso, el talento de Rhodes no será sencillamente reemplazable de inmediato.

Por ahora, las esquinas están en manos de Mike Hughes y Holton Hill, ambos ingresando a la liga en el 2018. Hughes ha iniciado cinco partidos de NFL, después de ser tomado en la primera ronda, mientras que Hill ha iniciado cuatro como agente libre no reclutado. Hill, además, fue suspendido ocho partidos de la temporada pasada, por lo que no constituye, necesariamente, un ejemplo de confiabilidad para el equipo.

Los Vikes confían en que uno de los tres esquineros que reclutaron en el pasado draft podrán dar el paso al frente. Los dos candidatos más firmes son Jeff Gladney, seleccionado en la primera ronda, o Cameron Dantzler, elegido en la tercera. Más abajo, seleccionaron a Harrison Hand en la quinta.

De cualquier modo, las esquinas en Minnesota sufrieron una revolución drástica y significativa, y no debe sorprender si este grupo es considerado el más débil en plantilla.

Jugadores que declinaron la temporada a causa del coronavirus

Tackle defensivo Michael Pierce.

¿Qué dicen las casas de apuesta?

Los Vikings son los favorecidos por el Caesars Sportsbook para ganar la corona de la NFC Norte, gracias a una línea fijada en +155, pero sus probabilidades para llegar al Super Bowl no son tan positivas según esta casa de apuestas, colocándose octavos en +1300, empatados con Los Angeles Rams.

Para Caliente, la línea de ganados y perdidos de Minnesota está fijada en 8.5, con las altas pagando -163 y las bajas pagando +115.

Pronóstico para el 2020

Es comprensible el optimismo que hay en Minny con Kubiak asumiendo el mando de la ofensiva para un equipo que ganó diez partidos, que no ha tenido campaña perdedora en los últimos cinco años, y que ha disputado postemporada en tres de ellos.

Además, las piezas ofensivas parecen adecuarse a lo que le gusta a Kubiak en términos del ataque.

Las dudas están en las esquinas, para la defensiva, pero una fuerte presión sobre los pasadores puede ayudar a enmascarar las carencias de la secundaria. Los Vikings deben esperar una campaña de, al menos, 10-5 y un nuevo boleto a la postemporada. Juegos ante los Tampa Bay Buccaneers y Dallas Cowboys, además de los dos enfrentamientos contra los Green Bay Packers, podrían ser la diferencia entre ganar o no la división.