Drew Brees, bajo sospecha

A sus 41 años, ¿qué queda de Drew Brees?

Cuesta trabajo admitirlo, pero es ley de vida. Llega un momento en que el padre tiempo te llama a cuentas. En el caso de los quarterbacks de la NFL la barrera de los 40 años muy pocos la han podido sortear de manera exitosa, por no decir que solo Tom Brady lo ha hecho. Hoy, a sus 41 años de edad, Drew Brees está bajo sospecha.

Nadie duda que Drew Brees puede ser mariscal de campo titular en un equipo de la NFL. La pregunta es si puede serlo en un equipo que aspire a ganar el Super Bowl. La ventana de oportunidad, esa que tiende a cerrarse en muy poco tiempo, ha estado abierta por más de tres años para los New Orleans Saints, solo para quedar eliminados en los playoffs de manera dolorosa. En la actual campaña vuelven a ser candidatos, pero el rendimiento de Brees en el arranque deja dudas.

Sé que es escasa la muestra, apenas dos juegos, sin embargo, solo ha completado 44 de 68, es decir el 64% de sus pases. Para cualquier quarterback sería un buen número. Para Brees son casi 10 puntos porcentuales menos de lo que hizo en los dos primeros juegos de las últimas dos campañas. Sé que no contó con Michael Thomas, su principal receptor el lunes por la noche ante los Raiders --la mala noticia es que también está descartado para este domingo por la noche cuando enfrenten a los Green Bay Packers.

Los pases de Brees apenas viajan 4.82 yardas por aire en promedio, una cifra pobre considerando la clase de jugador del que estamos hablando. Ese 4.82 es el número más bajo para un quarterback en los dos primeros partidos desde el 2009. ¿Quién fue el anterior que promedió tan pocas yardas en sus pases? Brett Favre cuando jugaba para los Minnesota Vikings... a sus 41 años de edad, misma edad que hoy tiene Brees.

Brees ante los Raiders se vio expuesto, impreciso y ausente de una amenaza vertical por la ausencia de Michael Thomas. Esta noche ante los Packers tendrá que explotar a Alvin Kamara y a Tre’Quan Smith de mejor forma para tratar de vulnerar a la defensa contra el pase de los Packers, que en 2019 estuvo entre las diez mejores. La realidad es que el ataque de los Saints pierde mucho sin Thomas.

Mientras Aaron Rodgers a sus 36 años de edad goza de su mejor inicio en mucho tiempo, Brees está bajo sospecha. Falta mucho en la temporada, pero salvo Brady, Warren Moon, Favre, Vinny Testaverde y Steve DeBerg que jugaron después de los 40 vinieron drásticamente a menos en su rendimiento cuando subieron al “cuarto piso”. La pregunta es válida y fascinante. ¿Tendrá suficiente combustible en el tanque para llevar a los Saints al Super Bowl? Veremos qué nos dice Brees y el padre tiempo.