La crisis vaquera

El aficionado de Dallas parece que solo sufrirá por el resto de temporada

Si le vas a los Dallas Cowboys, te deben dar ganar de llorar y seguro tienes amigos que se están burlando y algunos recordándote que sus Pittsburgh Steelers van invictos.

Antes de darles números para poner en perspectiva que quizás este sea el peor equipo de Dallas en su historia, lo que más debe molestar a sus aficionados debe ser la actitud de sus jugadores, la falta de compañerismo --me tocó transmitir el juego del domingo ante Washington.

En la jugada que Andy Dalton sale conmocionado por el golpe salvaje que recibe de Jon Bostic, quien fue expulsado tras la jugada, no sé si se dieron cuenta que ningún vaquero salió a defender de la agresión a su mariscal de campo, muy pasivos como si fuera una jugada más. El mismo coach Mike McCarthy comentó tras la derrota que le sorprendía la falta de unión, de compañerismo en el equipo, nadie salió en defensa de Dalton, para mí queda claro que este equipo, desde que se lesionó Dak Prescott, tiró la toalla y ya no busca pelar por salvar la temporada.

El dueño Jerry Jones debe estar fúrico y avergonzado con lo que está viendo en el terreno de juego, hasta la cadena de televisión dejó de pasarlo en la transmisión desde su palco en FedEx Field, y estamos hablando de un dueño que le encanta salir en los medios.

Si piensan que los Jones van a despedir en cualquier momento a su head coach, tendrán que espera un buen rato más. A Jason Garrett lo despidió tras una década y hasta que su contrato había transcurrido. En esta época de pandemia en la que hasta los equipos más exitosos económicamente hablando sufren con los ingresos, no veo cómo decidan hacer cambios en los próximos meses. McCarthy tiene un contrato blindado por cinco años.

Los jugadores deben ser responsables de lo mal que están jugando. Ezekiel Elliott es un desastre total, desde que cobró su contrato millonario, parece que se dedicó a festejar y se le olvidó cuidar el balón. Ya ni me acuerdo la última vez que corrió para más de 100 yardas.

La defensa también es una vergüenza, no pueden para a nadie. Cowboys tiene un diferencial de -13 entregas de balón, donde el rival aprovechó para anotar 84 puntos en entregas y Dallas solo lleva 10 puntos.

Ya no los aburro con más números negativos, pero esto puede terminar muy mal. El domingo juegan en Sunday Night en Philadlephia. Los Eagles no serán un gran equipo, pero ellos sí se están partiendo la mother por su coach y seguramente terminarán llevándose la División Este de la Nacional.

Esto seguirá cada semana. Ya me imagino cómo estarán los aficionados en el próximo juego en casa, cuando reciben a los Steelers --este juego solo se da cada 8 años.

Si eres vaquero, esto no tendrá fin hasta enero, y no veo cómo la situación mejore.