Dalvin Cook es el Coloso de la Semana 9 en la NFL

play
Dalvin Cook, el mejor corredor tras nueve semanas de NFL (1:30)

Javier Trejo Garay analiza al jugador de Minnesota, luego de volver a firmar una tarde con más de 200 yardas por la vía terrestre. (1:30)

El corredor estelar de los Vikings, Dalvin Cook, se alzó como el mejor en desempeño individual durante la Semana 9 de la NFL

En términos de posición, hubo más actuaciones estelares de quarterbacks que de cualquier otro grupo de jugadores en la Semana 9, comenzando con lo realizado por Aaron Rodgers de los Green Bay Packers en acción de jueves por la noche. No obstante, fue un corredor el que se llevó los máximos honores de nuestra lista dominical, una semana después de quedarse a pulgadas de quedarse con el sitio de honor.

Aquí, las mejores actuaciones individuales de la NFL para la novena fecha:

Dalvin Cook, corredor, Minnesota Vikings

"Let Dalvin Cook" debe ser la receta, sin excepciones, para cualquier partido de Minnesota. El corredor de los Vikings, fue, una vez más, el artífice del triunfo de los Vikes, entregando esta vez un desempeño de 22 acarreos para 206 yardas para un asombroso promedio de 9.4 yardas por intento, además de anotar dos veces por la vía terrestre.

No hay que olvidar también que atrapó también dos pases para 46 yardas, con un promedio de 23 yardas por recepción, en la victoria contundente de Minny sobre los Detroit Lions por 34-20 que pone a los Vikings con un registro de 3-5 en el Norte de la Nacional.

Por el año, Cook está cocinando a las defensivas terrestres rivales con un promedio de 5.9 yardas por acarreo, y ya suma 12 touchdowns terrestres con uno más por aire. A este paso, podríamos considerarlo entre los favoritos al nombramiento de Jugador Ofensivo del Año en este 2020, con todo y los partidos que se perdió por lesión.

Hace una semana, Cook estuvo a punto de quedarse con el título de Coloso de la Semana, siendo desbancado por Patrick Mahomes. Esta semana, Cook se mantiene a pesar de otra actuación extraordinaria de Mahomes.

Menciones honoríficas

Josh Allen, quarterback, Buffalo Bills. Un día después de perder a su abuela, Allen tuvo probablemente su mejor partido como profesional, jugando inspirado. Completó 31 de 38 envíos para 415 yardas y tres touchdowns por aire, sin intercepciones, a lo que sumó siete acarreos para 14 yardas con otro touchdown en la paliza que le dieron los Bills a los Seattle Seahawks por 44-34 que no refleja realmente la distancia de los equipos sobre el emparrillado. No podemos dejar de mencionar aquí a Tre'Davious White, quien acumuló ocho derribos, seis de ellos en solitario, un pase cortado, un pase interceptado, y un balón suelto recuperado para Buffalo.

Drew Brees, quarterback, New Orleans Saints. Lo que se esperaba como un tiroteo entre dos de los pistoleros más precisos en los últimos años en la NFL se convirtió en la peor vapuleada de la jornada, con los Saints aplastando a los Tampa Bay Buccaneers por 38-3. Brees se despachó con 26 completos de 32 intentos para cuatro touchdowns sin intercepciones, lo que contrastó marcadamente con los paupérrimos números de Tom Brady en la noche. El quarterback de los Bucs apenas pudo completar 22 de 38 pases para 209 yardas con cero pases de touchdown y tres intercepciones en una de sus peores salidas como profesional.

Patrick Mahomes, quarterback, Kansas City Chiefs. El domingo pasado, fue el Coloso de la Semana, y otra vez estuvo cerca del sitio de honor. El quarterback de los Chiefs completó 30 de 45 pases para 372 yardas con cuatro touchdowns sin intercepciones en la apretada victoria de Kansas City sobre los Panthers por 33-31. Las victorias feas cuentan igual que las bonitas, y aunque hay mucho por mejorar defensivamente para KC, no van a poner peros a poder elevar su marca a 8-1.

Christian McCaffrey, corredor, Carolina Panthers. Regresó finalmente McCaffrey y lo hizo en gran forma, corriendo el ovoide en 18 ocasiones para 69 yardas con un touchdown, y liderando a Carolina con 10 recepciones para 82 yardas con otro touchdown. Los Panthers estuvieron cerca de dar una de las grandes campanadas de la campaña, a domicilio, y McCaffrey --junto a Curtis Samuel-- fue uno de los motivos principales.

Kyler Murray, quarterback, Arizona Cardinals. El quarterback novato de los Miami Dolphins, Tua Tagovailoa, se vio muy bien en una victoria de 34-31 sobre los Cards, pero Murray fue electrizante en el desierto. El pasador de Arizona completó 21 de 26 intentos de pase para 283 yardas con tres touchdowns con una intercepción, a lo que sumó 11 acarreos para 106 yardas con otra anotación. El único pecado de Murray en la tarde fue un balón suelto perdido, un renglón donde el quarterback de segundo año todavía necesita apretar las tuercas.

Ben Roethlisberger, quarterback, Pittsburgh Steelers. Jugando visiblemente disminuido después de un golpe en la rodilla justo antes del medio tiempo, los Steelers jamás perdieron la fe en las habilidades de Roethlisberger para traer de vuelta a los Steelers en el marcador ante unos irreconocibles Dallas Cowboys que amenazaron seriamente la marca invicta de Pittsburgh. El pasador completó 29 de sus 42 envíos para 306 yardas con tres anotaciones sin intercepciones, y con todo y la falta de movilidad, evitó ser capturado en el juego que se llevó Pittsburgh por 24-19, en que también reconocemos el esfuerzo del safety Minkah Fitzpatrick, quien totalizó seis derribos, cinco de ellos en solitario, además de cortar dos pases, interceptar uno, y recuperar un balón suelto.