Pese a ser la peor división en la NFL, la carrera por la NFC Este será emocionante hasta el final

Con los cuatro equipos de la NFC Este empatados en victorias, el sector está lejos de definirse de cara a playoffs.

Estimados amigos de ESPN un gusto saludarles de nueva cuenta.

La semana pasada, hablamos de la paridad y el triple empate que existía en la competida División Oeste de la Conferencia Nacional.

Ahora algo similar ocurre en la División Este de la misma Conferencia, con un cuádruple empate con los equipos en tres victorias, y sólo los Philadelphia Eagles con un empate que los coloca medio juego arriba del resto.

A pesar de lo flojo de la división es un hecho que hay paridad. A la baja si ustedes quieren, pero paridad al fin.

Ahora bien, de cara al final del calendario --es decir los últimos seis juegos--, los Dallas Cowboys poseen el tercer calendario más sencillo de los 32 equipos, y a su favor está el hecho de que que solamente enfrentarán a un rival que tiene marca ganadora, los Baltimore Ravens. El resto de sus partidos, incluidos un total de tres partidos en la misma división, son contra equipos de marca perdedora.

Por cierto, los 'Boys son el único de los equipos de la división que en este momento va con marca perdedora en el sector (1-2).

En contraparte, el actual líder de la división por apenas medio juego, Philadelphia, tendrá dentro de los últimos seis juegos cuatro contra rivales de marca ganadora, que son los Green Bay Packers, Seattle Seahawks, Arizona Cardinals y New Orleans Saints.

Nada más.

Los New York Giants, que también tendrán que enfrentarse una vez más a Dallas, tienen cuatro partidos contra equipos de marca ganadora. O sea, tampoco la tienen fácil.

Finalmente, el Washington Football Team tiene un par de partidos con equipos por arriba del .500, es decir menos complicado que los dos anteriores, pero le falta talento para pelear el título divisional.

Una división tan mala no puede ofrecer un equipo comodín para los playoffs. Solo el campeón --o el menos malo-- llegará a la postemporada.

En la NFL es muy fácil sobre reaccionar luego de un buen partido, pero tratemos de ser objetivos.

La exhibición de Dallas ante los Minnesota Vikings --con una desconocida defensiva que supo detener en momentos clave a los Vikes, y un Andy Dalton que se vio más cómodo como quarterback del equipo tejano-- nos sugiere que veremos a un mejor equipo del que se presentó en el inicio de la temporada.

Incluso, con cinco victorias de las últimas cinco semanas, podrían terminar con marca de 8-8 y por la debilidad --por no decir, la mediocridad de la división-- podrían llevársela.

Que sonrían los aficionados de los Cowboys. El calendario es el menos complicado de entre el resto de los equipos de la división, parece que lo peor ya pasó, y hoy son los máximos favoritos para jugar en playoffs.