Así se jugarán los playoffs de la NFL

play
Cowboys no hacen el milagro, Browns rompen maldición y más... (1:55)

John Sutcliffe analiza lo más destacado de la última semana de temporada regular en la NFL. (1:55)

Así quedó el panorama en camino a la postemporada después de la primera tanda de partidos de la Semana 17

El último partido de la Semana 17, y por consiguiente último de la temporada regular, todavía guardaba una invitación final para la postemporada de la NFL. Mientras los Giants rezaban desde casa por un milagro de los Eagles, que jugaban en casa, Washington hizo la tarea para coronarse en la NFC Este.

Con ese resultado, quedó configurado el cuadro para la primera postemporada con 14 equipos en la historia de la NFL, y ya están listos los horarios para los seis duelos de la Ronda de Comodines.

Aquí, lo más importante de lo que sucedió, en orden cronológico inverso, en la jornada definitoria de la temporada regular:

Washington Football Team en Philadelphia Eagles

El partido N° 256 de la temporada regular repartía el último boleto para la postemporada, uno de campeón divisional. Washington llegaba al encuentro necesitando ganar o empatar para obtener su primer título divisional desde el 2015, mientras que una derrota ante los Eagles le entregaba la corona a los Giants, quienes temprano vencieron a los Cowboys. Los Eagles, ya sin nada por jugar, fueron competitivos durante el inicio del partido, pero eso se acabó rápidamente, y Jalen Hurts terminó el partido en la banca, dando pase al desastre que fue Nate Sudfeld. Washington no lució mucho mejor a la ofensiva, pero defensivamente tuvieron momentos brillantes, tanto en las trincheras como en cobertura de pase. Con la victoria por 20-14, Washington elevó su marca a 7-9 para convertirse en otro de los raros casos donde el campeón divisional no consigue marca ganadora. Sin embargo, todo está listo para que reciban a los Bucs de Tom Brady en la Ronda de Comodines.

La segunda tanda de partidos de la Semana 17 definió todos excepto uno de los boletos de postemporada restantes por repartirse en la NFL.

Además, entregó el primer sitio de la siembra en la NFC, que estaba pendiente por resolverse. Curiosamente, el cuadro de postemporada no cambió con ninguno de los resultados de los partidos de la segunda tanda.

Aquí, lo más importante de la jornada después de jugados 15 de 16 encuentros en la última fecha de la temporada regular, cuando la vista de todos está puesta en la postemporada:

Green Bay Packers en Chicago Bears

Los Bears aseguraban postemporada con una victoria, mientras que los Packers aseguraban el primer lugar en la siembra de la Conferencia Nacional con el triunfo en la mayor rivalidad en la historia de la NFL. Aaron Rodgers no decepcionó en el cierre de una temporada en la que, aparentemente, va encaminado a otro premio como Jugador Más Valioso, con 19 completos de 24 intentos para 240 yardas con cuatro touchdowns sin intercepciones. Para Chicago, fue su primer juego en las últimas cinco semanas en que no rebasaron la barrera de los 30 puntos anotados, y vaya que les costó. Con el tropiezo de los Bears, se abría el panorama para los Cardinals hacia los playoffs, pero Arizona también perdió, y con ello quedó fuera. La victoria contundente por 35-16 brinda una dosis adicional de confianza a Green Bay en el mejor momento del año.


Jacksonville Jaguars en Indianapolis Colts

Lo único que necesitaba Indy para obtener su boleto a la postemporada era vencer al peor equipo de la NFL, uno que hilaba 15 derrotas en fila. ¿Bastante cómo, ¿no? Bueno, resultó todo menos eso, con el receptor abierto novato Laviska Shenault Jr. liderando un valiente esfuerzo de los Jags de cerrar el año con nota positiva --a pesar de que han amarrado el primer turno del siguiente draft como el peor equipo de la liga--, y de paso meterle el pie a un rival divisional. Finalmente, Jacksonville se quedó corto, tropezó por 28-14, y los Colts lograron asegurar su pase a la postemporada, eliminando de manera definitiva a Miami en el proceso. Eso sí, Indy debió esperar a ver lo que sucedió entre Titans y Texans para saber si pasaba como comodín o como campeón de la AFC Sur.


Los Angeles Chargers en Kansas City Chiefs

Los ya eliminados Bolts visitaron a unos Chiefs que decidieron guardar a sus mejores armas: el quarterback Patrick Mahomes, los corredores Le'Veon Bell y Clyde Edwards-Helaire, el receptor abierto Tyreek Hill y el ala cerrada Travis Kelce, después de tener ya en la bolsa el primer lugar en la siembra de la AFC. Con tres pases de anotación, el quarterback Justin Herbert elevó a 31 la marca de pases de anotación para un novato en su campaña debut, una a la que le puso su nombre desde la semana pasada con 28. El marcador final de 38-21 a favor de Los Angeles realmente no afecta en nada las posibilidades de Kansas City en su intento por refrendar su título de Super Bowl.


Arizona Cardinals en Los Angeles Rams

En un juego donde las ofensivas sufrieron bastante para mover las cadenas, los Rams aseguraron su presencia en la postemporada con una victoria por 18-7 que, a la postre, eliminó a los Cardinals y clasificó a los Bears. Sin Jared Goff en los controles, John Wolford completó 22 pases de 38 intentos para 231 yardas sin touchdowns y una intercepción. La prisa ahora para los angelinos es ver cuándo podrán volver a contar con Goff, quien se sometió a una cirugía en el pulgar de la mano de lanzar durante la semana pasada. En caso contrario, es probable que su paseo por la postemporada sea bastante breve. Vale la pena reconocer el esfuerzo de un muy lastimado Kyler Murray, tratando de ingresar al encuentro para rescatar a los Cardinals que, sin embargo, resultó infructuoso.


Las Vegas Raiders en Denver Broncos

Uno de los partidos en que no se jugaba nada, más allá de la dignidad y el objetivo de que tu rival divisional termine la campaña con un sabor más amargo que el propio. La defensiva volvió a decepcionar para los Broncos en los momentos finales, al tiempo que los Raiders tardaron muchísimo en echar a andar su juego por tierra. Tanto Raiders como Broncos enfrentan una serie importante de interrogantes en las próximas semanas en torno a la dirección que llevan sus respectivos procesos de reconstrucción, sin duda. Las Vegas ganó, por 32-31, con una conversión de 2 puntos cuando quedaba menos de medio minuto por jugar en tiempo reglamentario.


Tennessee Titans en Houston Texans

Una victoria amarraba para los Titans el título vacante de la AFC Sur, quienes, entraron calificados a la postemporada en virtud de la derrota de Miami en uno de los partidos de la primera tanda. Eso no significaba que Houston simplemente se iba a entregar ante un odiado rival divisional. A pesar de que los Texans pudieron hacer poco por frenar a Derrick Henry en su intento por hacerse por segundo año consecutivo del título de líder corredor de la NFL --en camino a la octava temporada de 2,000 yardas terrestres en la historia de la NFL--, Houston le jugó de tú a tú a Tennessee en lo que culminó como tiroteo ofensivo que debe preocupar al head coach Mike Vrabel de cara a los playoffs. Esta defensiva de los Titans venía de recibir más de 40 puntos de los Packers, también, por lo que no puede decirse que pasa por buen momento, a pesar de ganar hoy por 41-38 y coronarse en su división por primera vez desde el 2008. Un gol de campo providencial de Sam Sloman sin tiempo entregó el título divisional a Tennessee pero, sobre todo, evitó el desgaste innecesario de un partido que se va a la prórroga, en la Semana 17.


Seattle Seahawks en San Francisco 49ers

Seattle estaba, todavía, en la pelea por el primer sitio en la siembra de la NFC cuando comenzó su partido, aunque eso quedó fuera de cualquier posibilidad gracias a la victoria de Green Bay. De cualquier modo, los Seahawks superaron en un partido más cerrado de lo esperado a San Francisco, por 26-23, que ayuda a garantizar un nuevo tercer partido en el año para Seattle frente a los Rams, ahora en postemporada.


New Orleans Saints en Carolina Panthers

Igual que los Seahawks, los Saints entraron a este partido contra un rival eliminado con la mirada puesta en la posibilidad de ganarse una jornada de descanso, pero eso fue borrado una vez que los Packers vencieron a los Bears. De igual manera, fue un partido bastante positivo para New Orleans, victoria por 33-7, que no alineó a Alvin Kamara ni Latavius Murray en el backfield. Para Carolina, vienen interrogantes respecto a si todavía hay fe en el proyecto de Teddy Bridgewater como quarterback titular en el proceso de reconstrucción, pero por ahora no hay prisa. Hay meses para ponderar las posibles respuestas.

Se disputaron siete partidos como parte de la primera tanda de partidos de la Semana 17, una que se juega en su totalidad como jornada dominical. Cuatro de esos partidos incluían al menos un equipo todavía en busca de su boleto para los playoffs.

Aquí te presentamos lo más importante, al momento, de la última fecha de partidos de temporada regular en la National Football League, y cómo luce el panorama camino a la postemporada, conforme se van generando los resultados de cada partido:

Miami Dolphins en Buffalo Bills

Los Dolphins necesitaban un triunfo en casa de los Bills para asegurar, de la manera más directa, su pasaje a la postemporada, aunque una derrota en la primera tanda de partidos de Ravens o Browns también los hubieran calificado. Los Dolphins no contaron con el quarterback Ryan Fitzpatrick para saltar desde la banca en cuanto Tua Tagovailoa se encontrase con dificultades, como sucedió ya dos veces en el año, por protocolos relacionados al COVID-19. Los Bills mostraron una intensidad importante en el partido, abriendo una brecha considerable en el marcador y poniendo mucha presión sobre el quarterback novato de Miami para armar una remontada crítica, algo que no tuvo oportunidad de hacer antes en el año, al ser sustituido por Fitzpatrick. Josh Allen tuvo otra salida fenomenal, y de paso impuso nueva marca en yardas por pase para la franquicia, en lo que ha sido la mejor temporada de los Bills en más de dos décadas. Con la victoria por 56-26, Buffalo aseguró el segundo puesto en la siembra de la AFC. Para Miami, que entraba al juego con ocho vías diferentes para poder meterse palyoffs, le quedó solamente una: esperar una campanada de los Jaguars sobre los Colts para salvar un pasaje que, por momentos, parecía seguro hacia la postemporada.


Baltimore Ravens en Cincinnati Bengals

Como Miami, lo único que necesitaba Baltimore para recibir su invitación oficial a los playoffs era vencer a Cincinnati, aunque una derrota de Cleveland también hubiera bastado. De acuerdo al rival en turno, parecía que los Ravens tenían una de las sendas más sencillas para meterse a la fiesta de los playoffs, sobre el papel. Baltimore hizo buenos los pronósticos con una victoria por vapuleada de 38-3, en la que Lamar Jackson brilló intensamente como parte de una actuación histórica en la que se convirtió en el primer quarterback en la historia de la liga en registrar una segunda temporada con al menos 1,000 yardas terrestres. Fueron 10 completos de 18 intentos para 113 yardas con tres touchdowns contra una intercepción por aire, además de 97 yardas en 11 acarreos por tierra para el quarterback de los Ravens, que por tercer año consecutivo estarán presentes en postemporada.


Pittsburgh Steelers en Cleveland Browns

Los Browns ingresaron al encuentro, también, requiriendo una victoria ante un rival divisional para sellar su pasaporte hacia la postemporada. Frente a ellos, los Steelers --ya clasificados como campeones divisionales de la AFC Norte--, le dieron descanso a Ben Roethlisberger para alinear a Mason Rudolph, quien llegaba algo historia personal con respecto a Cleveland. Un partido que, por momentos, pareció controlado, se complicó muchísimo al final con un touchdown tardío de Pittsburgh, y una pata corta que por muy poco pudo controlaron los Browns. Una dramática conversión de tercera oportunidad de Baker Mayfield por tierra, con menos de un minuto por jugar, fue suficiente para amarrar el boleto a playoffs para Cleveland, que se llevó una victoria de 24-22.


Minnesota Vikings en Detroit Lions

Rivales de la NFC Norte en busca de cerrar una decepcionante campaña de manera positiva, ninguno de los dos equipos peleaba nada en términos de playoffs para la Semana 17. Los Vikings resultaron vencedores por marcador de 37-35 cortesía de partidos muy notables de Alexander Mattison y el receptor abierto novato Justin Jefferson. Lo que sigue para los Lions es clavarse de lleno en la búsqueda por su nuevo head coach, tras una campaña de 5-11.


New York Jets en New England Patriots

No había significancia para postemporada en este partido, y aunque hace algunas semanas se esperaba que este partido ayudara a definir de quién sería la primera selección global del próximo draft, tampoco fue así, con los Jets ya asegurados en el segundo turno. Por otro lado, y ante el reporte que circuló previo al partido en el sentido de que Cam Newton no seguiría el próximo año en New England, al menos habrá una despedida no tan triste. Newton completó 21 pases de 30 intentos para 242 yardas con tres touchdowns sin intercepciones, además de sumar 79 yardas en 11 acarreos, en lo que podría ser, entonces, su último partido con el uniforme de los Patriots tras una temporada en la que no cumplió con expectativas un tanto desmedidas al frente de una plantilla con muy poco talento y profundidad. Finalmente, sabremos en pocas horas, imagino, si fue el último partido de Adam Gase como head coach de los Jets.


Dallas Cowboys en New York Giants

Con la NFC Este todavía buscando campeón, los Cowboys y Giants se enfrentaron en un duelo para determinar quién seguiría con posibilidades matemáticas, a la espera de lo que sucediera con Washington más tarde, que todavía tiene el control del destino en sus propias manos. Los Cowboys jugaron toda la primera mitad sin mostrar mucho sentido de la urgencia, no solamente por lo permisiva que fue su defensiva ante el ataque neoyorquino, sino también por la cantidad de castigos críticos que delataron una falta alarmante de enfoque para un juego de esta magnitud. La segunda mitad fue otro cantar, a partir de una intercepción de Donovan Wilson a un pase de Daniel Jones que pegó directamente en las manos del ala cerrada Evan Engram. A partir de allí, despertó la ofensiva de los Cowboys, particularmente el juego terrestre, aunque la línea ofensiva siguió extremadamente permisiva con Leonard Williams y compañía. La eliminación de los Cowboys parecía sellada con una intercepción de Andy Dalton en las diagonales en los momentos finales, cortesía del novato Xavier McKinney, con poco más de un minuto por jugar. Sin embargo, un aparente balón suelto perdido de Wayne Gallman amagaba con devolver una última oportunidad a Dallas, con 58 segundos restantes en el reloj de juego, hasta que los oficiales determinaron mediante la revisión que el ovoide se quedaba con los neoyorquinos. Con la victoria por 23-19, los Giants tienen vida todavía en la búsqueda del título de la NFC Este, en espera de que los Eagles cumplan el milagro ante Washington, más tarde.


Atlanta Falcons en Tampa Bay Buccaneers

Partido de la NFC Sur sin implicaciones para la postemporada, nadie puede decir que no había mucho en juego, particularmente para Atlanta, donde Raheem Morris se mantiene en la audición para quedarse como head coach permanente después de asumir como interino tras el despido a media temporada de Dan Quinn. Los Bucs ganaron por paliza de 44-27, con Tom Brady jugando prácticamente todo el partido y consiguiendo cuatro pases de anotación, contra una intercepción. Lo preocupante para Tampa Bay, mientras se alista para la Ronda de Comodines, será conocer la gravedad de la lesión de rodilla con que Mike Evans abandonó el encuentro.