¿Qué salió mal y cuál es el siguiente paso para los equipos eliminados?

Analizamos a los equipos que se quedaron fuera de los playoffs esta temporada de la NFL y cuál sería su siguiente paso

La temporada regular del 2020 llegó a su fin el pasado domingo y los 14 lugares de los playoffs ya tienen dueño.

Decir que fue un año inusual es quedarse corto. La liga trabajó durante una temporada interrumpida por la pandemia de coronavirus, celebrando partidos todos los días de la semana por primera vez en la historia. Los Tennessee Titans y los Baltimore Ravens experimentaron brotes de COVID-19 en los que más de 20 jugadores y entrenadores de cada equipo contrajeron el virus.

En el campo, el mariscal de campo de los Green Bay Packers, Aaron Rodgers, y el quarterback de los Kansas City Chiefs, Patrick Mahomes, son los favoritos para ganar el premio al Jugador Más Valioso de la NFL después de ayudar a sus equipos a llegar a los playoffs.

Pero, ¿qué sigue para los equipos que no llegaron a la postemporada? La Nación NFL lo analiza:

AFC ESTE

MIAMI DOLPHINS (10-6, segundo lugar divisional)

¿Qué salió mal? Aunque no participaran en los playoffs, la temporada 2020 de los Dolphins debería considerarse un éxito. De una marca de 5-11 consiguieron un récord de 10-6 en el segundo año de su reconstrucción, brindaron un tiempo de juego significativo para el mariscal de campo novato Tua Tagovailoa y emergieron como una de las mejores defensivas de la NFL. Esta temporada mostró el crecimiento de Brian Flores como entrenador en jefe y cómo podría estar en Miami por un largo tiempo. Sin embargo, los Dolphins se perdieron los playoffs debido a una inconsistencia ofensiva en medio de una dura competencia de la AFC. La falta de lanzamientos de Tagovailoa debe ser una preocupación y es un aspecto que necesitará mejorar en su segundo año, pero la falta de jugadores ofensivos rápidos de los Dolphins ha sido clara y hay dudas persistentes sobre si el esquema ofensivo y las jugadas son lo mejor para el joven QB. Recordaremos la derrota de los Dolphins ante los Denver Broncos en la Semana 11 como el juego que podría haberlos dejado fuera de los playoffs, pero la derrota del domingo ante los Bills mostró que los Dolphins no están cerca de competir contra la élite de la AFC.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Los Dolphins harán todo lo posible por construir un equipo alrededor de Tagovailoa? Miami necesita reforzar posiciones como receptor abierto, corredor y línea ofensiva para ayudar a su ofensiva a colocarse por encima del promedio la próxima temporada. Justo o no, también habrá dudas sobre si Tagovailoa es el hombre adecuado para liderarlos. Los Dolphins tienen dos selecciones de primera y segunda ronda en el draft de 2021 (incluida una selección que podría llegar al número 3 en general gracias a los Texans), junto con un montón de espacio en el tope salarial para mejorar la ruta que tomen. Después de que pasaron 2019 mejorando a los jugadores en sus trincheras, 2021 debería consistir en agregar velocidad a la ofensiva. También habrá conversaciones sobre si Chan Gailey regresa como coordinador ofensivo en el 2021. Averiguar si la combinación Tagovailoa-Gailey funciona es lo más importante que queda por determinar. --Cameron Wolfe


NEW ENGLAND PATRIOTS (7-8, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? ¿La respuesta corta? Tom Brady se fue. Pero esa es solo la superficie del problema, porque incluso Brady habría tenido dificultades para llevar a los Patriots a mayores alturas dada la escasez de talento en las posiciones de ala cerrada y receptor abierto. Los Patriots eran tan unidimensionales en la ofensiva que los Arizona Cardinals jugaron una defensiva de línea de gol en todo el campo porque no vieron ninguna amenaza en el juego aéreo de New England. Así que ahí es donde comienza, pero no excusa los problemas defensivos que requerirán una afluencia de talento en los siete primeros puestos. El COVID-19 en la Semana 4 impidió el impulso inicial del mariscal de campo Cam Newton y compañía no ayudó que ocho jugadores de la NFL optaran por no participar. Pero esos fueron factores secundarios al problema más grande de una lista defectuosa sin talento en áreas clave.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Quién será el mariscal de campo en el 2021? Es la misma pregunta que se hizo cuando Brady se marchó de Nueva Inglaterra. Podría haber algunas opciones intrigantes en el mercado (¿Jimmy Garoppolo? ¿Carson Wentz? ¿Matthew Stafford?) Y el draft de la NFL de este año tiene una promesa notable (los Patriots tienen su selección de primera ronda desde 2008). Dicho esto, los Patriots simplemente no pueden regresar en el 2021 con el mismo nivel en ala cerrada y receptor abierto y esperar que los resultados sean diferentes, sin importar quién esté lanzando el balón. La forma en que los rivales los defendieron en el 2020 debería dejar eso en claro para el entrenador Bill Belichick. -- Mike Reiss


NEW YORK JETS (2-14, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Prácticamente todo. Mala plantilla. Mala gestión. Mala suerte. El resultado fue un inicio de 0-13 para los Jets que incluyó otra mala actuación de la ofensiva (en el puesto 32 por segunda temporada consecutiva), que selló el destino del entrenador Adam Gase. La peor parte fue la regresión del mariscal de campo Sam Darnold, quien tuvo un comienzo brutal, se lastimó el hombro y nunca pasó más de 230 yardas en 15 juegos ¿Cómo podría suceder eso en una temporada 2020 feliz? Gase renunció como el encargado de llamar las jugadas, luego reclamó el trabajo, lo que no ayudó. También despidió al coordinador defensivo Gregg Williams en la Semana 14. Eso ayudó, pero ya era demasiado tarde. El gerente general Joe Douglas hizo un trabajo terrible al construir esta plantíllela; era tan malo que estaba en modo "vender" en octubre. No se suponía que esta fuera una temporada de reconstrucción, no después de una temporada 7-9 en el 2019, pero cambió de rumbo una vez que vio los agujeros en su obra. Seamos realistas: esta temporada fue una gran vergüenza para la franquicia de los Jets.

La mayor interrogante para la temporada baja: Dos preguntas, en realidad: ¿Quién será el entrenador? ¿Quién será el mariscal de campo? Con la segunda selección en el draft de la NFL de 2021, los Jets deben decidir si Darnold es mejor que el mejor mariscal de campo elegible en el draft que no se llame Trevor Lawrence. Consejo para Douglas: si cree en Justin Fields de Ohio State o Zach Wilson de BYU u otro prospecto importante, selecciónelo y cambie a Darnold. La desventaja de mantener a Darnold es que le queda un año de contrato, lo que crea incertidumbre financiera más allá de 2021. Ese es un factor importante en la decisión. Douglas se apoyará mucho en su nuevo entrenador, especialmente si tiene una mentalidad ofensiva. Podría ir por la ruta del coordinador profesional (¿el coordinador defensivo de los Ravens, 'Wink' Martindale?) O la ruta del entrenador en jefe de la universidad (¿Matt Campbell de Iowa State?) Debido a sus conexiones de exploración universitaria. Más consejos: contrate a un director ejecutivo, no a un supuesto gurú que se especialice en un lado de la pelota. -- Rich Cimini

AFC NORTE

CINCINNATI BENGALS (4-11-1, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? La incapacidad de Cincinnati para ganar partidos cerrados al comienzo de la temporada obstaculizó el proyecto de reconstrucción bajo el entrenador Zac Taylor en su segundo año. En esos partidos consiguieron un récord de 0-3-1 contra la lamentable NFC Este y Cincinnati termina muy por debajo de una temporada de seis o siete victorias. Para empeorar las cosas, los Bengals perdieron al mariscal de campo novato Joe Burrow por una lesión en la rodilla que puso fin a su temporada en la Semana 11. Se podría argumentar que el objetivo principal de los Bengals para 2020 - mantener a Burrow saludable y desarrollarlo temprano durante su temporada de novato - no lo consiguieron. Pero no fue del todo malo para el grupo de Taylor. Los Bengals ganaron dos de sus últimos tres juegos, incluido su primera victoria sobre Pittsburgh desde 2015, para demostrar que las cosas podrían tener una tendencia al alza en el 2021.

La mayor interrogante para la temporada baja: La disponibilidad de Burrow para el inicio de la temporada 2021 está en duda. A pesar de que está alcanzando los primeros puntos de referencia después de su cirugía de reconstrucción de rodilla, es demasiado pronto para saber si podrá comenzar la Semana 1. Si Burrow no puede jugar, los Bengals necesitarán a un quarterback N° 2, que podría ser Brandon Allen, que jugó bien al final de la temporada. Cincinnati también necesita encontrar respuestas permanentes en la línea ofensiva. El tackle derecho y ambas posiciones de guardia deben solidificarse al comienzo del campo de entrenamiento. Los Bengals deben hacer un mejor trabajo para proteger su inversión en franquicia. -- Ben Baby

AFC SUR

HOUSTON TEXANS (4-12, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? La defensiva de los Texans no mejoró de la plantilla que desperdició una ventaja de 24-0 ante los Kansas City Chiefs en los playoffs la temporada pasada. En lugar de hacer contrataciones notables, el equipo esperaba que varios jugadores jóvenes dieran un paso adelante en el 2020 y que tuviera las piezas en su lugar para superar la pérdida del tackle D.J. Reader. Ninguna de esas cosas sucedió, ya que los Texans lucharon poderosamente contra la carrera y para presionar al mariscal de campo. En un año en el que el mariscal de campo Deshaun Watson tuvo la mejor temporada de su joven carrera (estableciendo máximos de una temporada en porcentaje de pases completos, yardas, anotaciones e índice de pasador y una baja en intercepciones), es la defensiva la que llevó a los Texans a terminar en tercer lugar de la AFC Sur.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Cómo abordan los Texans loa problemas en la línea defensiva m, particularmente J.J. Watt y su futuro en Houston? No será una solución rápida para mejorar la defensiva, especialmente sin una selección de draft en la primera o segunda ronda. La decisión más importante que enfrenta el nuevo gerente general es si Watt defenderá el uniforme de los Texans en el 2021. Con un año y $17.5 millones (no garantizados) restantes en su contrato, podría tener sentido intercambiar a Watt para obtener algo de capital de draft. Watt ha dejado en claro que no está interesado en ser parte de una reconstrucción, y si los Texans no van a ser contendientes serios en el 2021, Houston podría mover a Watt para ahorrar dinero y permitirle ganar un anillo con otro equipo. --Sarah Barshop


JACKSONVILLE JAGUARS (1-15, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? ¿Cuánto tiempo tienes? Tuvieron mala suerte con los mariscales de campo. Gardner Minshew II no mejoró de su temporada de novato, especialmente en términos de comodidad en el bolsillo, abriendo los receptores y la fuerza del brazo, y se metió en la caseta del perro al ocultar una lesión en el pulgar. Mike Glennon y Jake Luton tampoco lo lograron y la ofensiva fracasó (excepto por el corredor James Robinson). Exclusiones debido al coronavirus (el tackle nariz Al Woods y el esquinero Rashaan Melvin), un retiro (el liniero defensivo Rodney Gunter debido a un problema cardíaco) y lesiones del ala defensiva Josh Allen, y los backs defensivos CJ Henderson, Sidney Jones, Josh Jones y Jarrod Wilson diezmó una defensiva que no estaba exactamente cargada de talento. Allen no estaba llegando al mariscal de campo cuando estaba sano y el ala defensiva novato K'Lavon Chaisson no hizo mucho en términos de presión hasta los últimos tres juegos. Solo una escasez de creadores de juego en ese lado de la pelota. Perder al pateador Josh Lambo por una lesión también provocó que el equipo perdiera a uno de sus jugadores más consistentes.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Quién está a cargo? Los Jaguars están buscando un gerente general (el propietario Shad Khan despidió a Dave Caldwell el 29 de noviembre) y se espera que terminen su relación con entrenador Doug Marrone. Los Jaguars son el trabajo más atractivo de la liga. Tienen la primera selección (que debería ser Trevor Lawrence) y también tienen otras tres selecciones en las dos primeras rondas y seis más en las primeras cuatro. Hay algunas piezas en su lugar (Robinson, el receptor abierto DJ Chark, Allen, y los apoyadores Myles Jack y Joe Schobert) para formar una base sólida, y los Jaguars tendrán la mayor cantidad de espacio salarial (aproximadamente 75 millones de dólares) en la liga. Así que Khan tiene que concretar las contrataciones, ya sea un gerente general primero y dejar que él decida el futuro de Marrone o un paquete de gerente general/entrenador. A pesar de lo mal que han estado las cosas durante la última década (nueve temporadas de pérdidas de dos dígitos), la franquicia está posicionada para esperar buenas cosas con las personas adecuadas en su lugar. --Mike DiRocco

AFC OESTE

DENVER BRONCOS (5-11, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Desde el momento en que el Von Miller se lesionara pocos días antes del primer partido, la temporada se convirtió en un largo sufrimiento. Para la Semana 17. Denver tenía 13 jugadores en la lista de lesionados, incluido el receptor abierto Courtland Sutton, el corredor Phillip Lindsay y cuatro titulares defensivos. El esquinero A.J. Bouye fue suspendido por violar la política de la liga. El juego voluble del mariscal de campo Drew Lock no ayudó. Si tienes que jugar un partido sin mariscales de campo debido a los protocolos de COVID-19 y una semana perdida debido a los problemas de otro equipo con COVID-19, lo que obtienes es una quinta campaña consecutiva sin clasificar a playoffs.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Es Lock EL elegido o no? Su mejor trabajo --un día de cuatro anotaciones en una victoria sobre Carolina o el regreso en noviembre contra los Chargers-- es exactamente lo que quieren los Broncos. Pero sus problemas de pérdidas de balón son importantes: 15 intercepciones y tres balones sueltos perdidos en solo 10 aperturas hasta la Semana 16. Hasta que el presidente de operaciones de futbol | gerente general, John Elway hable públicamente sobre el asunto, no está claro cuánto margen de maniobra tendrá Lock de cara a la campaña 2021. Por el momento se espera que sea el titular durante la temporada baja, pero los Broncos podrían aumentar la competencia en la posición en caso de que las pérdidas de balón sigan produciéndose en septiembre y octubre. --Jeff Legwold


LAS VEGAS RAIDERS (8-8, segundo lugar divisional)

¿Qué salió mal? Los Raiders estaban a 103 segundos de barrer a los Chiefs y tener una marca de 7-3, luego Patrick Mahomes les arrancó el corazón, se los mostró y luego le dio un mordisco. ¿Demasiado gráfico? Tal vez, pero el colapso de los Raiders después de que Mahomes lideró una serie ganadora de último minuto el 22 de noviembre ha sido espantoso, con Las Vegas perdiendo cinco de siete juegos. La defensiva perdió su nivel y no se podía confiar en que cerraría un juego, no con el profundo Johnathan Abram (Chiefs), el esquinero Keisean Nixon (Chargers) y el esquinero Damon Arnette y el profundo Isaiah Johnson (Dolphins), todos respectivamente exhibidos en situaciones de final de juego para contribuir al fracaso. El coordinador defensivo Paul Guenther pagó por las fallas defensivas con su trabajo el 13 de diciembre.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Pueden los Raiders arreglar su defensiva? ¿Quién será su próximo coordinador defensivo? ¿Su próxima selección de draft realmente contribuirá? Sí, tres preguntas, pero todas están vinculadas. El entrenador Jon Gruden no podía confiar en que la defensiva cerraría los partidos contra los Chargers y los Dolphins... después de despedir a Guenther. Los fanáticos pueden estar clamando por Wade Phillips para arreglar la defensiva, pero una apuesta más inteligente podría ser que Gruden haga una carrera ante el entrenador interino de los Falcons, Raheem Morris, siempre y cuando no consiga el trabajo de tiempo completo en Atlanta. Y aunque 14 de las 25 selecciones de draft de los Raiders desde que Gruden regresó en el 2018 se han utilizado en jugadores defensivos, las mayores necesidades están en ese lado de la pelota. Todavía. --Paul Gutiérrez


LOS ANGELES CHARGERS (7-9, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? Lesiones, jugadas inconsistentes, actuaciones inconsistentes - excepto por la joya de los Chargers, el mariscal de campo novato Justin Herbert. El tackle defensivo Justin Jones dijo: "Alcanzamos el oro cuando conseguimos a Justin". Y necesitan encontrar oro nuevamente para mantenerlo saludable. En cuanto al equipo, hubo demasiadas lesiones, demasiadas decisiones fallidas de los entrenadores. Este equipo tiene talento, los Chargers solo necesitan a alguien fuerte a cargo. ¿Es el entrenador Anthony Lynn? No fue todo culpa suya, sin duda.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Lynn tendrá otro año más? ¿Debería quedarse el coordinador ofensivo Shane Steichen? ¿Debería quedarse el coordinador defensivo Gus Bradley? ¿O debería la familia Spanos hacer una revisión completa? El equipo se deshizo de Ken Whisenhunt como coordinador ofensivo hace un año, así que eso no funcionó. ¿Quizás quedarse con esta tripulación y ver adónde va? Lynn es leal, y eso no siempre es malo. Herbert parece cómodo con Steichen y el entrenador de mariscales de campo Pep Hamilton. Quizás deberían intentarlo de nuevo, especialmente con la forma en que el equipo terminó la temporada. --Shelley Smith

NFC ESTE

DALLAS COWBOYS (6-10, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? ¿Todo? Al menos parecía así desde el principio. Los Cowboys fueron prolíficos a la ofensiva (aunque propensos a pérdidas de balón), para comenzar la temporada, pero pésimos a la defensiva. Permitieron un récord de franquicia de 307 yardas por tierra en la derrota de la Semana 4 ante Cleveland. Las cosas cambiaron dramáticamente en la Semana 5 cuando el mariscal de campo Dak Prescott sufrió una dislocación del tobillo derecho. Prescott tuvo el mejor comienzo de su carrera y, en su ausencia, todo se vino abajo. La defensiva tuvo problemas con el coordinador Mike Nolan y la ofensiva anotó más de 20 puntos una vez durante un lapso de seis derrotas en siete juegos que dejaron a Dallas con un récord de 3-9. Más allá de la lesión de Prescott, la línea ofensiva estuvo plagada de lesiones. El tackle derecho La'el Collins no jugó debido a una cirugía de cadera. El tackle izquierdo Tyron Smith jugó dos partidos antes de la cirugía de cuello. El guardia derecho Zack Martin se perdió seis juegos por una conmoción cerebral y una lesión en la pantorrilla. La primera temporada del entrenador Mike McCarthy estuvo lejos de lo que él y el propietario y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, esperaban. La esperanza es que su segunda temporada sea tan fructífera como la segunda en Green Bay, cuando los Packers llegaron al Juego de Campeonato de la NFC en el 2007.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Qué sucederá con Prescott? ¿Los Cowboys usaran la etiqueta de jugador franquicia en el mariscal de campo a un costo de casi $38 millones en el 2021? Después de tres intentos, ¿finalmente lograran un acuerdo a largo plazo? ¿Sera el contrato más valioso en la historia del equipo? Los Cowboys vieron cuán vital es Prescott para su éxito. Al parecer, hace que todo salga bien. Si los Cowboys no se quedan con Prescott, ¿cómo afectaría eso al vestuario? ¿Dónde encontrarían un reemplazo adecuado? ¿Podrían reclutar a un mariscal de campo en la primera ronda por primera vez desde 1989, cuando seleccionaron a Troy Aikman? Mantener a Prescott podría costar mucho dinero y un acuerdo a largo plazo podría llevar a que otros jugadores sean descartados, pero parece difícil creer que un equipo que tuvo suerte al encontrar a sus dos últimos mariscales de campo de la franquicia - Tony Romo como agente libre y Prescott en la cuarta ronda - sería tan arrogante al querer buscar alguien más en esa posición. --Todd Archer


NEW YORK GIANTS (6-10, segundo lugar divisional)

¿Qué salió mal? En la Semana 2, los Giants perdieron al corredor Saquon Barkley (rodilla), su única arma que cambió el juego, y la ofensiva nunca lo logró. Una gran parte del problema fue el mariscal de campo Daniel Jones, quien no dio el siguiente paso en su segundo año. Estuvo bien, en su mayor parte, en la segunda mitad de la temporada cuando estaba sano, sin embargo, las pérdidas de balón también fueron un problema desde el principio, y Jones admitió al final de la temporada que estaba "presionando" para hacer jugadas. El equipo esperaba ver más esta temporada que nueve pases de anotación.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Se queda el gerente general Dave Gettleman? Los Giants contemplaron si mantener al gerente general fue la decisión correcta el año pasado cuando contrataron al entrenador Joe Judge. Debe abordarse este tema nuevamente después de esta temporada. Han pasado tres años bajo Gettleman y los Giants no tienen el talento suficiente para ser considerados un contendiente serio. Todavía tienen incertidumbre con el mariscal de campo (la posición más importante en la lista) y su falta de un corredor y un receptor abierto. Los Giants han perdido al menos 10 juegos en cada una de las tres temporadas de Gettleman. Eso no es lo suficientemente bueno, incluso si lograron avances importantes en el 2020. En la temporada baja, los Giants les fue bien en la agencia libre, pero podría haber sido demasiado poco, demasiado tarde. --Jordan Raanan


PHILADELPHIA EAGLES (4-11-1, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Para resumir la temporada 2020 de los Eagles, no busque más allá de la posición de mariscal de campo. El veterano Carson Wentz sufrió un fuerte retroceso en el quinto año, hasta el punto de que fue enviado a la banca a favor del novato Jalen Hurts durante el último cuarto de la temporada. Wentz terminó con un récord de 3-8-1 como titular. Philadelphia estableció un récord de la liga para la mayoría de combinaciones de líneas ofensivas (13 en los primeros 14 juegos) ya que las lesiones continúan siendo un problema continuo. La ofensiva del entrenador Doug Pederson se ubicó en el sector inferior de la NFL en puntos por juego y en yardas aéreas. Pederson sobresale en la construcción de camaradería y confianza dentro del equipo, pero no pudo prosperar en condiciones adversas, muchas de las cuales fueron creadas por la pandemia de coronavirus.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Cómo manejarán los Eagles su situación de mariscal de campo? Están comprometidos financieramente con Wentz por una suma de $32 millones por temporada, y absorberían un golpe sin precedentes en el tope salarial incluso si lo intercambiaran. Hurts se ha mostrado prometedor y se ha ganado el derecho a competir por el puesto. Pero mantener a los dos emisores de señales en la plantilla podría fomentar una controversia entre mariscales de campo que ya está fuera de control. Wentz no está interesado en ser un suplente y lo ha hecho saber, según dijeron las fuentes a ESPN, que no está satisfecho con la forma en que se han desarrollado los eventos en la organización. Hay mucho que resolver esta temporada baja. --Tim McManus

NFC NORTE

DETROIT LIONS (5-11, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Detroit continuó apostando por el esquema de Matt Patricia y trajo jugadores para adaptarse a roles específicos. Falló. Se basó en la visión de Patricia y el gerente general Bob Quinn de que el equipo floreciera en el 2020. Eso falló. La línea defensiva nunca mejoró como unidad, a pesar de la aparición de Romeo Okwara. En la ofensiva, el receptor Kenny Golladay estuvo lesionado durante más de la mitad de la temporada y la unidad en su conjunto sufrió debido a los problemas de la defensiva. El mariscal de campo Matthew Stafford fue bueno, pero finalizó la temporada con diversas lesiones.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Lo harán bien los Detroit Lions esta vez? El equipo se encamina hacia otro cambio de régimen con puestos vacantes de gerente general y entrenador en jefe. Detroit se compromete a realizar una búsqueda exhaustiva, pero incluso eso no siempre resulta bien. Entonces, qué hacer con Stafford y Golladay es la primera gran decisión, ya que deciden cuánto se necesita derribar y cuánto se puede modificar en un equipo con tres temporadas consecutivas con 10 o más derrotas. --Michael Rothstein


MINNESOTA VIKINGS (7-9, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? Los Vikings no pudieron predecir que Michael Pierce optaría por no participar o que Danielle Hunter, Anthony Barr y Mike Hughes sufrirían lesiones al final de la temporada. Minnesota aprendió lo desafiante que sería conectar a jugadores sin experiencia en roles de titulares y esperar los mismos resultados en defensiva. Los Vikings realizaron varios movimientos que sugerían que estaban tratando de ganar en el 2020, extendiendo a Kirk Cousins y Dalvin Cook, seleccionando a Justin Jefferson, pero intentaron ejecutar una reconstrucción con una defensiva que perdió a nueve jugadores desde 2019. Y en el 2020, ya no pudieron realizar paradas que alteraron el juego. Si bien la línea ofensiva de los Vikings terminó empatada en el puesto 16 en tasa de victorias de bloqueos de pase gracias al juego de los defensores, el interior sigue siendo un problema importante. Y por lo bien que se desempeñó la ofensiva, ocupando el sexto lugar en yardas por juego, quinto en yardas terrestres y 13° en anotaciones, los Vikings a menudo jugaban desde atrás y confiaban más en su ataque terrestre que en sus receptores abiertos cuando necesitaban anotar.

La mayor interrogante para la temporada baja: Con las necesidades en las líneas ofensiva y defensiva, ¿cómo priorizarán los Vikings sus decisiones en la agencia libre y en el draft? La ofensiva ha superado a la defensiva como la fuerza del equipo, pero si Minnesota no mejora la línea ofensiva y encuentra un mejor equilibrio con el juego de correr y pasar, tendrá dificultades para mejorar. ¿Podrían los Vikings considerar reclutar a un mariscal de campo si no renuevan a Cousins después de que termine su contrato en el 2022? Defensivamente, Minnesota necesita que sus jugadores lesionados regresen. --Courtney Cronin

NFC SUR

ATLANTA FALCONS (4-12, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Los Falcons llegaron al 2020 con el entrenador Dan Quinn, quien obtuvo otra oportunidad por parte del propietario Arthur Blank después de que Atlanta ganó seis de sus últimos ocho juegos en el 2019. Pero después de un comienzo de 0-5, Blank despidió a un entrenador con la temporada en curso por primera vez desde que se convirtió en propietario en el 2002. Blank también despidió al gerente general Thomas Dimitroff, quien había estado con los Falcons desde 2008. Raheem Morris asumió el cargo como interino, y aunque la ofensiva ha sido inconsistente, la defensiva aparentemente se convirtió en todo lo que Atlanta esperaba bajo Quinn. Sin embargo, ni Quinn ni Morris pudieron hacer que los Falcons terminaran la mayoría de los juegos - con una ventaja de 16, 17 y 20 puntos, algo que ha perseguido a los Falcons desde el Super Bowl LI.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿A quién contratarán los Falcons como gerente general y entrenador y qué cambios traerán? Cuando surgieron rumores a fines de octubre de que el quarterback Matt Ryan y el receptor abierto Julio Jones podrían ser intercambiados, el CEO Rich McKay dijo que el nuevo gerente general tendría control sobre las decisiones de personal, y "esta no será una situación en la que vamos a predeterminar para el próximo entrenador en jefe y gerente general". Los Falcons también tienen una gran decisión sobre a quién tomarán en el draft de la NFL, lo que podría incluir al sucesor de Ryan considerando el talento de los mariscales este año. -- Harry Lyles Jr.


CAROLINA PANTHERS (5-11, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? No se esperaba que los Panthers fueran un contendiente a los playoffs con el entrenador Matt Rhule reconstruyendo la plantilla, por lo que es difícil decir que algo salió mal. Habiendo dicho eso, Carolina fue más competitivo de lo que muchos esperaban y podría haber estado en la búsqueda de los playoffs si el corredor Christian McCaffrey se hubiera mantenido saludable y el mariscal de campo Teddy Bridgewater hubiera encontrado la manera de ganar juegos cerrados. McCaffrey se perdió 13 juegos y Bridgewater tuvo marca de 0-8 en juegos en los que tuvo el balón en la última posesión con la posibilidad de empatar o ganar. Los Panthers se ubicaron en el puesto 26 en puntuación en zona roja, y no tener un juego terrestre dentro de los 20 fue una gran parte de eso. McCaffrey tuvo cinco touchdowns terrestres en tres juegos. Nadie más tuvo más de seis.

Pregunta más importante de la temporada baja: ¿Puede Bridgewater ser jugador franquicia, como lo llamó el coordinador ofensivo Joe Brady? La incapacidad de Bridgewater para liderar unidades ganadoras del juego es motivo de considerarlo. Por supuesto, Bridgewater no tuvo al tackle izquierdo titular Russell Okung durante nueve juegos ni a McCaffrey durante 13. El tackle izquierdo es la pregunta más importante de la temporada baja detrás de Bridgewater. Bridgewater también se vio obstaculizado por no tener un ala cerrada grande, como Cam Newton lo tuvo durante años con Greg Olsen. Entonces encontrar uno es una prioridad. Bridgewater debería entrar en el 2021 como titular, pero con una selección de top 10, los Panthers deben considerar seriamente seleccionar a un jugador que tenga el potencial para ser el mariscal de campo de la franquicia. Sería ideal encontrar un jugador que pueda prepararse bajo Bridgewater durante un año y luego asumir el control como lo hizo Patrick Mahomes con Alex Smith en Kansas City. -- David Newton

NFC OESTE

ARIZONA CARDINALS (8-8, tercer lugar divisional)

¿Qué salió mal? Los Cardinals terminaron 3-6, incluida una racha de tres derrotas consecutivas y perdiendo cuatro de sus últimos cinco juegos. Pasaron de competir por el título de la NFC Oeste a ganar o irse a casa en la Semana 17, que perdieron. Arizona perdió el sentido de quién era, si es que lo sabía en primer lugar. Durante toda la temporada, el entrenador Kliff Kingsbury dijo repetidamente que los Cardinals no tenían una identidad ofensiva, pero, en realidad, la tenían. Era el mariscal de campo Kyler Murray. A medida que avanzaba, también lo hicieron los Cardinals. Durante la racha de tres derrotas consecutivas, Murray corrió para un total de 61 yardas. Hasta entonces, promedió 67.1 yardas terrestres por juego. Los equipos descubrieron cómo defender a Murray y hacerlo unidimensional y Kingsbury no contraatacó lo suficientemente bien como para extender las defensivas y mover el balón. Lideró derrotas contra equipos que los Cardinals deberían haber vencido, como los Lions, Panthers, Patriots y 49ers. Y eso finalmente le costó a Arizona su lugar en los playoffs.

La mayor interrogante para la temporada baja: No hay solo una porque los Cardinals tienen que analizar detenidamente el plantel, los entrenadores, el esquema y las posiciones. Una pregunta que jugará un papel importante en la temporada baja de Arizona es si el esquinero Patrick Peterson obtendrá otro contrato en Arizona o se marchará a otro equipo. Su contrato expira en marzo. Otra pregunta es si los Cardinals agregarán otro receptor abierto de nivel medio o superior, ya sea que Larry Fitzgerald se retire o no.-- Josh Weinfuss


SAN FRANCISCO 49ERS (6-10, último lugar divisional)

¿Qué salió mal? Que no salió mal podría ser la mejor pregunta. La mayoría de los problemas de los 49ers pueden estar relacionados con una serie interminable de lesiones. Entre los 49ers que se perdieron grandes partes de la temporada está el mariscal de campo Jimmy Garoppolo, el ala cerrada George Kittle, las alas defensivas Nick Bosa y Dee Ford, el centro Weston Richburg, el receptor Deebo Samuel, el corredor Raheem Mostert, los esquineros Richard Sherman y K'Waun Williams, y seguridad Jaquiski Tartt. Si todo eso no fuera suficiente, San Francisco se enfrentó con problemas relacionados con COVID-19, y vieron obligados a mudarse a Arizona cuando el condado de Santa Clara prohibió los deportes de contacto justo después del Día de Acción de Gracias, e incluso pasaron las primeras partes de la temporada practicando bajo cielos apocalípticos con mala calidad de aire debido a los incendios forestales. Todos esos ingredientes crearon quizás la peor resaca del Super Bowl en la historia de la liga.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Qué harán con el mariscal de campo? Los Niners tienen problemas en la plantilla que abordar y poco espacio en el tope salarial, pero la mayoría de esas decisiones dependerán de lo que suceda en la posición más importante del juego. Garoppolo debe contar casi $27 millones contra el tope en cada una de las próximas dos temporadas, que es un precio elevado para un jugador que se ha perdido 23 partidos en los últimos tres años. Los 49ers pueden seguir adelante con poco dinero, pero hacerlo depende de su capacidad para encontrar a alguien mejor para un equipo que tenga el talento para competir. Garoppolo ha ganado mucho cuando está sano, pero dados sus problemas de lesiones, como mínimo los Niners necesitan mejorar su profundidad de mariscal de campo.-- Nick Wagoner