Primer vistazo a los Juegos de Campeonato de Conferencia

¿Qué nos espera en las Finales de Conferencia en los playoffs de la NFL?

Estimados amigos de ESPN, solo nos quedan tres partidos para terminar la temporada del 2020 de la NFL.

Este próximo domingo se disputarán los Juegos de Campeonato de Conferencia.

Quiso el destino que las dos finales enfrentaran a equipos que jugaron en temporada regular, en la misma semana, la sexta. Vamos a echar un primer vistazo.

CONFERENCIA AMERICANA

Buffalo Bills en Kansas City Chiefs

El próximo domingo, se enfrentarán el primero y segundo en la siembra de la Americana. Por méritos propios y sin sorpresas han llegado los dos mejores.

En la temporada regular estos dos se enfrentaron en la Semana 6. Fueron los Chiefs los encargados de arrebatarle el invicto a los Bills en aquel encuentro que terminó 26 a 17.

La defensiva de los Chiefs logró parar a Josh Allen, y solo le permitieron 122 yardas por aire. Por tierra, el quarterback de Buffalo solo pudo registrar 42 yardas. Pero, lo verdaderamente extraño o poco usual de aquel cotejo, fueron las 245 yardas por tierra que lograron los Chiefs.

Esa marca representó la mayor cantidad a ras de césped para el equipo desde el 2012, y fue también la primera vez en la era Patrick Mahomes, en que el actual campeón Kansas City sumo más yardas por tierra que por aire. Mahomes tuvo 225 en aquel partido.

Buffalo terminó con 50 jugadas ofensivas por 76 de Kansas City.

En otras palabras, dejar fuera del campo a Allen la mayor parte del tiempo te da mayores posibilidades de triunfo.

De hecho, la fórmula podrían aplicarla al revés los Bills, para neutralizar a Mahomes. Sin embargo, la ofensiva terrestre de Buffalo es inexistente, así que pensándolo bien, Allen tendrá que salir inspirado para poder superar a los campeones.

Los Chiefs llegan a este partido como favoritos, sin embargo, el protocolo de conmociones en el que entró Mahomes este domingo deja una interrogante que incluso ha dejado en pausa las apuestas.

Chad Henne, suplente de Mahomes, no se vio “tan” mal a pesar de que sufrió una intercepción en un pase malísimo.

Pero hay diferencias y si el Jugador Más Valioso del año 2018 no está disponible, se abrirá sin duda la puerta para Buffalo.

Será, quizá, hasta miércoles que nos enteremos de la progresión de Mahomes para ver si juega o no la final de la Conferencia.

Un rubro donde Kansas City es superior también es en la posición de head coach.

Andy Reid, el entrenador en jefe de los actuales campeones ha llevado a su equipo a la Final de Conferencia en casa por tercer año consecutivo. Reid es una de las mentes más brillantes en la NFL y su experiencia y conocimiento están fuera de toda duda.

Por su parte, los Bills tienen en esta posición a un entrenador más joven, menos experimentado, pero también talentoso en Sean McDermott.

Él ha sido el responsable del desarrollo y explosión de Allen en este año. La sensacional evolución del joven quarterback tiene el sello de McDermott.

Me quedo definitivamente con Reid, pero McDermott es uno de los mejores exponentes de la nueva generación de entrenadores.

Conclusión: los Chiefs son favoritos, claro, pero habrá que esperar la evolución Mahomes, mientras que su defensiva deberá repetir lo hecho en la Semana 6 para poder aspirar a la victoria.

CONFERENCIA NACIONAL

Tampa Bay Buccaneers en Green Bay Packers

Mientras Aaron Rodgers sea el quarterback de Green Bay, siempre hay que poner a los Packers como contendientes. Otra Final de Conferencia para los de la Bahía Verde, sin sorpresas, y superando a una defensiva de Los Angeles Rams que se presumía es la mejor de la liga.

Por otro lado, la tercera fue la vencida para los Buccaneers. Perdieron los dos juegos de temporada regular contra los New Orleans Saints, pero ganaron el más importante enfrentamiento.

Por cierto, este duelo va a enfrentar a los dos quarterbacks con más pases de touchdown en temporada regular; Rodgers (48) y Tom Brady (40).

De las cinco intercepciones que sufrió Rodgers en la temporada regular, dos llegaron en la Semana 6 ante los Bucs.

Rodgers terminó ese encuentro con 160 yardas, sin pases de touchdown, y con menos del 50 por ciento de pases completos (16-35)

La defensiva de Tampa Bay, que terminó como la mejor contra la carrera, solo permito 94 yardas por tierra.

Aquel partido fue ganado por Tampa Bay, 38 a 10, pese a que Brady apenas lanzó para 166 yardas, pero con dos pases de anotación.

Lo que es cierto es que ningún partido se parece a otro. Pensar que los Bucs pueden repetirle la dosis al que terminó como el mejor equipo de la NFC, sería absurdo. Los dos equipos llegan en el mejor momento, y en el caso de Tampa Bay, despejó dudas acerca de la facilidad de su calendario.

Por su parte, Brady --quien inició la temporada con muchos errores, incluidos varios "pick-6"-- subió al nivel que le conocimos hace algunos años. Muchos creían que Brady estaba acabado, que no tenía movilidad (¿cuándo la tuvo?), que no llegaba en sus pases largos, y terminó como el N° 1 en pases de más de 20 yardas, con un total de 36.

Aquellos partidos tan malos de Brady tuvieron su razón de ser: la falta de entendimiento con sus receptores. Recordemos que ningún equipo pudo tener entrenamientos regulares, sino hasta dos semanas antes del inicio de la temporada.

Para el próximo domingo, se enfrentarán dos equipos con ataque muy equilibrado, grandes quarterbacks, y excelente ataque terrestre. La diferencia, entonces, deberán hacerla las defensivas.

La de Tampa Bay luce mejor contra la carrera, pero su perímetro es vulnerable, y tener enfrente a Rodgers puede dar lugar a una tarde muy larga.

Jugar en casa, y siendo un equipo más experimentado, le da alguna ligera ventaja a los Packers. El próximo domingo saldremos de la duda.