Bucs encuentran su "identidad" para llegar al Juego por el Título de la NFC

play
¿Fue Brady o la defensiva, factor en la victoria de los Buccaneers? (4:27)

Sergio Dipp y Ramiro Pruneda debaten sobre los puntos claves de Tampa Bay y si podrán superar la Final de Conferencia. (4:27)

Con la defensiva en plan estelar, Tom Brady llevó a Tampa Bay a la antesala del Super Bowl en su primer año con el equipo

Los Tampa Bay Buccaneers firmaron al mariscal de campo Tom Brady en la temporada baja para momentos como este: enfrentarse cara a cara con un equipo como los New Orleans Saints que ha tenido un control implacable en la NFC Sur; llevar a los Bucs de vuelta a la postemporada por primera vez en 13 años; y convertirse en el primer equipo en la historia de la NFL en disputar un Super Bowl en su ciudad.

Los Bucs están a un paso de completar esa trilogía histórica.

En la segunda parada de una odisea de playoffs que comenzó con un juego como visitantes en la Ronda de Comodines --el primero en los 21 años de carrera de Tom Brady-- Tampa Bay derrotó a New Orleans 30-20 el domingo por la noche.

Siguiente parada: Lambeau Field, contra los Green Bay Packers en el Juego por el Campeonato de la NFC. Será la Final de Conferencia N° 14 de Tom Brady y la cuarta de los Bucs, la primera desde su triunfo como visitantes sobre los Philadelphia Eagles. 27-10, en camino a ganar el Super Bowl XXXVII tras la temporada del 2002.

"Estoy tan orgulloso de todos, de toda la organización", declaró Tom Brady, reconociendo los desafíos de no tener pretemporada mientras jugaba con una nueva ofensiva con tantas piezas nuevas. "Nuestros entrenadores han trabajado y se han esforzado mucho para llevarnos a este punto, preparándonos todos los días, y simplemente hicieron un trabajo increíble.

"Los muchachos realmente se han unido. Es un equipo realmente único. Tenemos una gran química. Nos divertimos en las prácticas. Trabajamos muy duro para llegar a este punto, al igual que los otros tres equipos restantes".

Los Saints habían barrido a los Bucs en la temporada regular, superando a Tampa Bay por 46 puntos en dos juegos.

"Tuvimos que mirarnos al espejo y desafiarnos a nosotros mismos sobre lo que queríamos ser", indicó el apoyador interno de los Bucs, Devin White, quien terminó el domingo con 11 tacleadas (10 en solitario), un derribo detrás de la línea de golpeo, un golpe al quarterback, un pase desviado, un balón suelto recuperado y una intercepción. "Todo el mundo siempre preguntaba: '¿Cuál era nuestra identidad?'. No teníamos una respuesta. Pero el coach BA [Bruce Arians] tuvo una respuesta. Dijo: 'Somos unos hijos de [...] que vamos a encontrar la manera de ganar el juego'".

Arians dio su opinión.

"Este es un equipo diferente [al que perdió 38-3 ante los Saints en la Semana 9]", sentenció el entrenador. "He intentado decírselo a todos, pero nadie quiere creerme, pero esta es la forma en que somos capaces de jugar a la defensiva. Hemos tenido algunos momentos difíciles, a veces, sin embargo, hemos tenido algunos muy, muy buenos por momentos, y este es uno de los mejores".

El domingo en New Orleans, Tom Brady completó 18 de 33 pases para 199 yardas y consiguió dos touchdowns por aire, una anotación por tierra y no tuvo intercepciones. Ahora tiene marca de 3-5 contra el mariscal de campo de los Saints, Drew Brees, aunque la defensiva y el juego terrestre fueron cruciales. Los Saints frecuentemente se alineaban con los profundos al fondo del campo, enfocándose en prevenir grandes jugadas campo abajo.

Los corredores de los Bucs, Leonard Fournette y Ronald Jones II, se combinaron para 169 yardas desde la línea de golpeo. El receptor abierto de los Saints, Michael Thomas, fue controlado y mantenido sin recepciones, y los Bucs consiguieron tres robos de balón que terminaron en touchdowns.

"La forma en que jugó la defensiva hoy fue espectacular", señaló Tom Brady. "La forma en que jugó la línea ofensiva, Leonard, Ro, fue simplemente enorme. Todos esos muchachos jugaron en grande. Hablamos sobre eso toda la semana, lo que íbamos a necesitar para ganar, para lograrlo, y ha sido largo camino desde la última vez que jugamos contra estos chicos en casa y ciertamente [desde donde] comenzamos la temporada aquí. Es mucho mejor el ánimo hoy que hace unas 18 semanas".

El esquinero de los Bucs, Sean Murphy-Bunting, interceptó a Brees en un pase destinado a Thomas en el segundo cuarto, devolviéndolo 36 yardas hasta la 3 de New Orleans. Luego, el receptor abierto de los Bucs, Mike Evans, capitalizó con un touchdown de 3 yardas, su primera recepción de la temporada contra el esquinero de los Saints, Marshon Lattimore.

En el tercer cuarto, el profundo novato de los Bucs, Antoine Winfield Jr., sacó el balón de las manos del ala cerrada de los Saints, Jared Cook, y White lo recuperó y lo devolvió 18 yardas. Fournette luego atrapó un pase de touchdown de 6 yardas de Tom Brady.

En el último cuarto, White interceptó a Brees en un pase destinado al corredor de Alvin Kamara. Más tarde, el profundo de los Bucs, Mike Edwards, interceptó un pase de Brees que fue desviado por el apoyador de Tampa Bay, Lavonte David.

"Siempre estuvo en mi mente cómo nos avergonzaron", refirió Fournette, refiriéndose a esa derrota por 38-3 ante los Saints, que el ala cerrada de Tampa Bay, Cameron Brate, describió como "tocar fondo" y varios otros llamaron el punto más bajo de la temporada.

Si bien la salida del domingo marcó la decimocuarta victoria de Tom Brady en un juego de Ronda Divisional, fue apenas su segunda victoria en esta instancia como visitante, en su primera temporada en la NFC.

El entrenador en jefe de los Packers, Matt LaFleur, notó cuánto se motivaron sus jugadores de tener fanáticos en su estadio el sábado contra Los Angeles Rams en un juego en el que el favorito para ser el Jugador Más Valioso, Aaron Rodgers, ofreció una actuación memorable contra la defensiva N° 1 de la liga.

El receptor abierto de Green Bay, Davante Adams, incluso señaló: "Nadie puede detenernos".

Sin embargo, los Bucs lo hicieron en la Semana 6, sorprendiendo a los Packers 38-10 en casa, capturando a Rodgers cuatro veces, interceptándolo dos veces y manteniendo a Green Bay con un solo touchdown, su partido con menos puntos de la temporada.

Ese mismo equipo de los Packers anotó en cada una de sus primeras cinco posesiones el sábado, en el octavo juego de playoffs de Rodgers en el que fue responsable de al menos tres touchdowns, superando a Brett Favre con la tercera mayor cantidad en la historia de la NFL.

Los Bucs lograron algo histórico el domingo, convirtiéndose en el noveno equipo de la liga y el primero desde los New York Giants en el 2007 en derrotar a un rival en los playoffs después de ser barridos por ese mismo equipo en la temporada regular.

Tom Brady tiene marca de 9-4 en los Juegos de Campeonato de Conferencia de liga, pero tiene marca de 3-3 en esa instancia como visitante. Tom Brady también tiene marca de 4-2 en su carrera contra los Packers y 1-1 en Lambeau, mientras Rodgers ha perdido tres Finales de Conferencia consecutivas.

"Es difícil llegar a este punto", sentenció Tom Brady. "No hay nada garantizado de ahora en adelante. Pero tenemos que salir y tenemos que jugar lo mejor que podamos para vencer a uno de los mejores equipos de la liga".