Las tareas pendientes de los Saints: reemplazar a Drew Brees, ahorrar casi 100 millones del tope salarial

Tareas complicadas las que tiene la gerencia de Saints en el corto y mediano plazo

METAIRIE, La. – El probable retiro de Drew Brees es la punta del iceberg de los retos que le esperan a New Orleans Saints, desde que el mariscal de campo llegó en 2006.

No solo deben identificar a su siguiente mariscal, además se proyecta que estarán casi 100 millones de dólares por encima del tope salarial de la liga, que se espera caiga dramáticamente luego de las pérdidas en ganancias debido al COVID-19 en 2020.

Seguro, sabemos que Saints pueden deshacer de estos cargos. Conté hasta 140 millones en posibles ahorros a través de reestructuras, extensiones y liberaciones de algunos jugadores que serían prescindibles. Pero el gran reto de Saints es decidir con cuales jugadores se quieren quedar.

¿Querrán mantener lo más que puedan el núcleo intacto para intentar ganar por quinto año consecutivo la NFC Sur? ¿O consideran el reinicio?

Aquí cuatro preguntas que deberán responder.

Siempre inicia con el mariscal de campo

Ahora los Saints experimentarán lo que muchos otros equipos han estado viviendo en la NFL durante los últimos 15 años. Todas las demás decisiones son secundarias hasta que decidan quién será su próximo quarterback.

Si de alguna manera pudieran entrar en el mercado por una superestrella como Deshaun Watson, entonces valdría eliminar la mitad de la plantilla para colocarlo debajo del límite. O si les gustó lo suficiente un prospecto del draft entre los 10 primeros como para intercambiar algunos años de su capital del draft para pasar de la selección 28, entonces que así sea.

La opción más probable por ahora, sin embargo, es quedarse con los candidatos que tienen en Taysom Hill y Jameis Winston, mientras posiblemente buscan un prospecto para desarrollar más adelante en el draft.

El entrenador Sean Payton ha dicho en numerosas ocasiones que cree que el próximo mariscal de campo de los Saints, ya está “en el edificio” –una referencia tanto a Hill (que está bajo contrato por un año más) como a Winston (que es una agente libre sin restricciones).

Aunque Hill obtuvo el visto bueno inicial cuando Brees se perdió cuatro partidos debido a una lesión, Payton dijo que se debió en gran parte a que le había prometido a Hill que tendría esa oportunidad incluso antes de que los Saints firmaran a Winston con un contrato por un año la temporada pasada. Y Payton ha insistido en que a los Saints les hustó lo que vieron de Winston en el campo de práctica y en las salas de reuniones.

Los Saints deberían extender el contrato de Winston a un precio asequible si el sentimiento es mutuo, tal vez en un acuerdo que incluya incentivos de desempeño. Winston cumplió 27 años en enero, por lo que la idea de desarrollarlo no es muy diferente a la idea de seleccionar a un prospecto cuyo potencial es al alza.

En cuanto a Hill, hay signos de interrogación desde que tiene 30 años, ha tenido problemas con los balones sueltos y todavía necesita mostrar una mejor anticipación y toma de decisiones cuando sus primeras opciones no están abiertas. Pero demostró ser un candidato legítimo de QB titular durante su audición de cuatro juegos, lanzando la pelota mejor de lo que muchas personas desde afuera anticipaban. Y su habilidad para correr es una obvia ventaja.

Como mínimo, Hill y Winston son candidatos lo suficientemente buenos como para que New Orleans no tengan que considerar otras opciones “puente” como Tyrod Taylor, Ryan Fitzpatrick o Nick Foles, etc.


¿Cuándo inician las recontrataciones?

La lista de agentes libres de 2021 no es tan abrumadora: Winston, el profundo Marcus Williams, el ala defensiva Trey Hendrickson, el tackle defensivo Sheldon Rankins y el ala cerrada Jarred Cook son los nombres más importantes. A los Saints les encantaría traer de vuelta a Williams, a quien creen que es un talento especial. Y Hendrickson acaba de tener un espectacular año que ni siquiera los Saints vieron venir con 13.5 capturas. Pero su destino podría estar determinado por cuánto valora el mercado a estos tipos, ya que los Saints probablemente no tenga la flexibilidad en el top para usar una etiqueta de franquicia.

Los Saints enfrentarán decisiones aún más importantes con sus agentes libres de 2022, que incluyen: al tackle ofensivo Terron Armstead (con 11.75 millones en salario y bonificaciones en 2021, con un costo máximo de 16.3 millones); Hill (12.2 millones en salario y bonificaciones, con un costo máximo de 16.2 millones); el tackle ofensivo Ryan Ramczyk (salario y costo de tope salarial de 11.964 millones); y el esquinero Marshon Lattimore (salario y costo de tope salarial de 10.244 millones). Los cuatro serían costosos de mantener. Sin embargo, los Saints podrían reducir su tope salarial de 2021 al firmarlos con extensiones y retrasar el golpe en el tope salarial. Así que probablemente necesiten decidir ahora en cuales e estos tipos quieren seguir invirtiendo.

Los Saints ya decidieron invertir a largo plazo en el corredor Alvin Kamara y el apoyador Demario Davis al darles extensiones justo antes de que comenzara la temporada 2020, a pesar de saber que el equipo quedaría paralizado por la reducción del tope salarial de la NFL en 2021.


¿Alguna posibilidad de canjear al receptor Michael Thomas?

Payton rechazó esta idea cuando se especuló como una posibilidad antes de la fecha límite de cambios. Y hasta ahora no ha habido indicios de que Thomas esté buscando un intercambio después de una temporada difícil que terminará con una cirugía de tobillo, según Adam Schefter de ESPN.

Pero es la posibilidad de más alto perfil para un mega acuerdo porque podría ser el jugador más talentoso y costoso e la lista de los Saints. (Está firmado hasta 2024 en un contrato con promedio de 19.25 millones y 20 millones por año).

Y los Saints han mostrado su disposición a intercambiar algunas estrellas de alto precio que tenían una gran demanada en el pasado (incluidos Jimmy Graham y Brandin Cooks) debido tanto a los ahorros en el tope salarial como a los valiosos activos del draft que podrían obtener a cambio.

En esa misma línea, obviamente podrían considerar intercambios con cualquier número de sus activos de alto precio, incluidos Armstead, Ramczyk, Lattimore, Kamara, Davis y el ala defensiva Cameron Jordan, entre otros.


¿Qué jugadores podrían ser liberados?

El apoyador recién adquirido Kwon Alexander es el candidato más obvio para ser liberado o negociar un recorte salarial después de que se rompiese el tendón de Aquiles en diciembre. Alexander estaba programado para ganar 13.4 millones de dólares en 2021, pero solo 2 millones estaban garantizados en caso de lesión.

El esquinero Janoris Jenkins (10.2 millones en salario y bonificaciones), el receptor abierto Emmanuel Sanders (8 millones), el profundo Malcolm Jenkins (6.2 millones), el liniero ofensivo Nick Easton (6.5 millones) el tackle defensivo Malcom Brown (5 millones), el pateador Thomas Morstead (3.5 millones), el corredor Latavius Murray (3.35 millones), el ala cerrada Josh Hill (2.6 millones) y el esquinero Patrick Robinson (2.1 millones) también podrían ser considerados para canjes, liberaciones o recortes salariales en una temporada baja llena de decisiones difíciles.