Firmar a Prescott es el objetivo; el tope salarial es el problema de Cowboys

El departamento de abogados de Cowboys debe estar trabajando a marchas forzadas en Dallas

FRISCO, Texas – Cuando se trata del tope salarial de la NFL en 2021, incluso lo pequeño ayuda a los Dallas Cowboys.

Recientemente la NFL incrementó ligeramente el mínimo del tope salarial de 175 millones a 180 millones de dólares, ese espacio extra ayudaría a los Cowboys ya sea para etiquetar a Dak Prescott por segundo año consecutivo como franquicia, o llegar a un contrato multianual.

Incluso con 5 millones adicionales, los Cowboys no tendrían el espacio para acomodar los 37.7 millones de la etiqueta de franquicia, ni la cifra inicial de un nuevo contrato para Prescott. De acuerdo a ESPN Datos, los Cowboys tendrán 14.5 millones libres, que incluye el dinero no usado en el ejercicio 2020.

Para crear el espacio necesario y retener a Prescott, añadir agentes libres y pagar a los reclutas del draft, los Cowboys tendrán que reestructurar contratos o cortar jugadores.

El problema con reestructurar es que usa espacio del siguiente tope salarial y podría hacer más difícil liberar jugadores en los años siguientes debido a que el dinero muerto sería demasiado.

El año pasado los Cowboys reestructuraron los acuerdos con el tackle ofensivo Tyron Smith, el guardia Zack Martin y el ala defensiva DeMarcus Lawrence para hacer 27 millones de espacio, que sería usado en 2021. En un mundo perfecto, los Cowboys no tocarían esos contratos ahora, pero no es un mundo perfecto.

El contrato de Smith es que hay que evitar. No ha jugado una temporada completa desde 2015, y jugó en dos partidos la campaña pasada antes de una cirugía de cuello. Mientras Smith, de 30 años de edad, es uno de los mejores tackles izquierdos cuando está sano, la parte ‘cuando está sano’ es un inconveniente mayúsculo.

También hay incertidumbre con Martin y Lawrence, también debido a su salud. Martin, de 30 años, se perdió seis juegos el año pasado debido a una conmoción cerebral y una distención en la pantorrilla. Lawrence de 28 años, ha lidiado con problemas de rodilla recientemente. ¿Tomarán los Cowboys el riesgo de reestructurar sus contratos y crear cerca de 17 millones de espacio?

El candidato más obvio para una reingeniería es el receptor abierto Amari Cooper. Los Cowboys podrían trasformar 19 millones de sus 20 de salario base en un bono por firma y crear 14 millones (o algo más) en espacio. ¿Pero qué es lo negativo? La ventaja del acuerdo con Cooper en el momento de la firma fue que los Cowboys podrían dejarlo después del segundo año con un tope máximo de seis millones en 2022. Si reestructuran, consumirían casi todos los ahorros.

De nuevo, no es un mundo perfecto.

El tackle ofensivo La’el Collins es otro candidato. Los Cowboys podrían hacer unos seis millones de espacio con su contrato. Incluso si Collins no jugó la temporada pasada debido a una lesión de cadera, cumplirá 28 en julio, así que debería de estar entrando al mejor momento de su carrera. La semana pasada su agente, Dryk Gilmore, tuiteó que su cliente no se retira, cortando el rumor de que Collins consideraría dejar el juego.

De nuevo, no es un mundo perfecto. ¿Ezekiel Elliott? Sus 9.6 millones de salario base en 2021 está totalmente garantizado. Su salario base de 12 millones para 2022 será completamente garantizado en marzo. Con toda probabilidad, estará en Cowboys los próximos dos años. Al reestructurar el contrato de Elliott, los Cowboys podrían hacer seis millones de espacio, pero añadirían bonos por firma a años futuros que podrían dificultar la maniobrabilidad.

Hay algunas opciones, como liberar al apoyador Jaylon Smith, pero solo después del primero de junio, lo que abriría 7.2 millones en espacio este año y le costaría a Dallas 6.8 en 2022. Liberar al pateador Chris Jones les reportaría dos millones, y es importante señalar que Hunter Niswander, quien asumió el cargo después de que Jones se sometiera a una cirugía la temporada pasada, tuvo un buen desempeño. La mayoría de los movimientos restantes serían como encontrar monedas debajo de un cojín de sofá.

Ninguna de las opciones es una decisión perfecta para Cowboys, pero los 5 millones adicionales por el tope ayudan al menos un poco. Por supuesto, otros 5 -10 millones en el mínimo tampoco perjudicarían a Dallas.