¿Qué viene para Las Vegas Raiders en su línea ofensiva?

Repentinamente, lo que ha sido considerado desde hace tiempo una fortaleza de Las Vegas, es ahora un signo de interrogación

HENDERSON -- Richie Incognito ha sido cortado. Gabe Jackson también será cortado pronto, a menos que llegue una reestructuración contractual. Y Trent Brown ... bueno, él va en camino de regreso a los New England Patriots en un canje que será oficial el 17 de marzo.

Y ustedes pensaban que Las Vegas Raiders tenían mucho trabajo por delante al lado defensivo del balón.

Seguro, el trío de movimientos en la línea ofensiva en las posiciones de guardia izquierdo (Incognito), guardia derecho (Jackson) y tackle derecho (Brown) podrían tener al quarterback Derek Carr corriendo por su vida, ¿no es así? Después de todo, los únicos titulares que regresarían son Kolton Miller en el tackle izquierdo y Rodney Hudson en el centro. Repentinamente, los que ha sido considerado desde hace tiempo una fortaleza del equipo, al menos periféricamente, es un signo de interrogación.

¿Qué están haciendo los Raiders en la línea ofensiva?

Bueno, para empezar, están creando espacio bajo el tope salarial. Las movidas de Incognito (6.35 millones), Jackson (9.6 millones) y Brown (14 millones) ahorraron a Las Vegas un combinado de 29.95 millones de dólares contra el límite máximo de nómina. Seguro, despedirse del trío recupera dinero, pero, ¿a qué costo?

Bueno, Incognito, quien podría regresar mediante un acuerdo más amigable con el equipo si no hay más interesados, tendrá 38 años de edad y viene de una lesión en el tendón de Aquiles sufrida en la Semana 2. Eso significa, que prácticamente no fue factor el año pasado.

¿Brown? Vaya. Ha participado en al menos 10 jugadas en 14 de los 32 partidos desde que firmara un masivo acuerdo de cuatro años y 66 millones de dólares hace dos temporadas. La temporada pasada, lidió con problemas de pantorrilla, peso, COVID, actitud e intravenosas --no necesariamente en ese orden--, y apareció en cinco encuentros (jugó en 16 en dos campañas con los Raiders y Pro Football Focus le da una calificación de 70.4 a lo largo de sus dos campañas, colocándose apenas N° 44 entre tackles derechos a lo largo de ese periodo).

Sí, existe una razón por la que el gerente general de los Raiders, Mike Mayock, dijo la semana pasada que "el jurado seguía fuera" respecto al posible regreso de Brown este otoño, y el jurado volvió con un canje que envió a Brown y una selección de séptima ronda del 2022 a New England por una de quinta ronda del 2022.

"Lo trajimos aquí y le pagamos para que fuera el LeBron James de tackles derechos, y ha enfrentado mucha adversidad", lamentó el head coach de los Raiders, Jon Gruden, a finales de la campaña pasada. "Ha tenido lesiones, un número de lesiones y ha lastimado a nuestro equipo de fútbol americano, sin duda. Pero es parte de este negocio, y por ahora, seguiremos alineando al siguiente en la fila".

Entonces, ¿quién es el siguiente en la fila para la posición de tackle derecho?

Hace un año, los Raiders utilizaron a Denzelle Good, Sam Young y Brandon Parker ahí para relevar a Brown. Ahora Good, quien después reemplazó a Incognito como guardia izquierdo y fue considerado el Jugador Más Valioso del equipo por Carr y Gruden, es agente libre. Lo mismo Young.

Idealmente, los Raiders querrían que Parker, un recluta de tercera ronda del 2018, dé el paso al frente y se convierta en el elegido. ¿Podrá lograrlo?

Retener a Good debe ser una prioridad, igualmente. Luego, podría volver al guardia izquierdo.

John Simpson, un recluta de cuarta ronda del año pasado, podría ser asignado para tomar el sitio de Jackson, quien ha sido un buen soldado desde que los Raiders lo seleccionaron en la tercera ronda del 2014. Con todo y eso, el año pasado fue la primera ocasión desde el 2016 en que jugó los 16 partidos. Y, esperar que Simpson dé el paso al frente después de una campaña en la que participó en siete encuentros con dos de inicio, podría ser pedir demasiado.

El resto de la plantilla, cuando se trata de la línea ofensiva, consiste de un par de centros en Andre James y Erik Magnuson, el guardia Lester Cotton Sr. y los tackles Kamaal Seymour y Jaryd Jones-Smith.

Un nombre que intriga se reveló esta semana cuando Kyle Long, un tres veces guardia derecho de Pro Bowl con los Chicago Bears y, sí, con un legado de los Raiders como hijo del miembro del Salón de la Fama, Howie Long, anunció que sale del retiro a la edad de 32.

Los Raiders tienen unos 30 millones de dólares de espacio bajo el tope salarial, con más movimientos por venir (¿Marcus Mariota? ¿Arden Key? ¿Jeff Heath? ¿Jalen Richard?) y cuentan con seis selecciones de draft a su disposición, después de que su turno de sexta ronda fuera eliminado por la NFL por la violación de los protocolos de COVID en la temporada pasada.

"¿Cuáles son nuestras necesidades?", expresó Mayock la semana pasada, antes de que ocurrieran los movimientos involucrando a Jackson, Incognito y Brown. "¿Cómo lo resuelves? ¿Puedes arreglar algo de eso en la agencia libre? Si es así, es un poco más sencillo de trabajar que el draft".

Al menos por ahora, los Raiders saben cuáles son los huecos que necesitan llenar en la línea ofensiva.