Cuatro destinos potenciales para un canje de Julio Jones

Atlanta ha elevado la posibilidad de traspasar a su receptor estelar, Julio Jones, y aquí exploramos los posibles escenarios para ese canje potencial

Se trata de una movida que realmente nadie desea hacer. Despedirse de estelares de la franquicia, jugadores que podrían terminar en el Salón de la Fama, nunca es algo sencillo. Los equipos lo hacen todos los años, el lado de los negocios de un deporte de miles de millones de dólares.

Pero cada carrera experimenta sus cambios, y la National Football League siguiendo adelante es una parte dura de la vida. Ese es el punto donde los Atlanta Falcons podrían estar ahora con el receptor abierto estelar Julio Jones.

Se acabó el Draft 2021, y los Falcons ahora deben voltear su atención al resto de su plantilla, y cómo podría lucir para cuando llegue el otoño. La camada de novatos todavía necesita ser firmada. El espacio bajo el tope salarial es aún bastante apretado, y ese es el motivo principal por el cual Atlanta terminó en la conversación de posiblemente canjear a Jones, de inicio.

“La respuesta es simplemente apuntar al tope y apuntar al hecho de que vamos a responder llamadas respecto a cualquier jugador”, dijo el nuevo gerente general de los Falcons, Terry Fontenot, el mes pasado. “Cuando los equipos preguntan acerca de jugadores, debemos responder esas llamadas y escuchar porue tenemos que hacerlo. Lo sabíamos cuando llegamos aquí, que íbamos a tener que tomar algunas duras decisiones, porque es simplemente la realidad de todo.

“Allí es donde nos encontramos con el tope salarial, así que debemos tomar algunas decisiones duras”.

Traspasar a Jones no es una cuestión de desempeño. Es simplemente la realidad de un tope salarial reducido a causa del COVID-19 y un problema de flujo contra el tope que dejó el régimen previo en Atlanta.

Y eso no significa que los Falcons definitivamente vayan a negociar a Jones después del 1° de junio. Si la recompensa de valor no está allí, sea en selecciones de draft, jugadores buenos en contratos baratos, o una combinación de ambas, sería sorpresivo ver que Atlanta lo canjeara.

Con eso en mente, aquí hay varios modos de mirar la situación en que se encuentran los Falcons.

Retener a Jones

Si Atlanta se queda con Jones --algo que desde el punto de vista del terreno de juego es lógico-- entonces, los Falcons deben encontrar el modo de liberar dinero. Eso podría suceder liberando a otros jugadores, y especular en esos nombres podría no ser prudente, porque hay demasiados escenarios potenciales que Fontenot podría probar.

También, existe la posibilidad de canjear a otros jugadores, que no generarían la recompensa de Jones en capital de draft o alivio bajo el tope salarial.

La otra opción sería reestructurar el contrato de Jones, como hizo el equipo con Matt Ryan, Jake Matthews y Deion Jones. No hay muchos jugadores a quienes pudieran pedir recortes salariales, como hizo el equipo con Dante Fowler Jr., pero es otra alternativa.

Pero, reestructurar a Jones --o, quizás a Grady Jarrett-- podría proveer el alivio a corto plazo que se requiere mientras se siguen creando problemas de tope salarial a futuro. Digamos que los Falcons reestructuran 7.5 millones de dólares del contrato de Jones. Eso daría a Atlanta casi 6 millones de dólares en espacio bajo el tope salarial para este año, de acuerdo a Over The Cap, pero crearía un impacto contra el tope salarial de Jones de casi 22 millones de dólares para el 2022 y 2023. Eso es, de nuevo, volver a empujar al problema a un momento futuro. Es una opción, pero quizás no la mejor a largo plazo.

Fontenot también admitió que no desea seguir reestructurando contratos, porque no ayuda a largo plazo.

“No habrá una solución de un día para otro con el tope. Va a tomar algún tiempo”, dijo Fontenot. “Pero queremos tener un tope sano en algún punto, así que no podemos simplemente reestructurar cada contrato porque nos lastima a años futuros”.

Jones y Jarrett, sin embargo, son los únicos dos jugadores en la plantilla donde la reestructura ofrecería la clase de alivio financiero que realmente ayudaría en el 2021.

Otra opción podría ser extender el contrato de Jarrett, pero especular sobre cómo podría lucir eso podría tratar de recorrer demasiados caminos para ver cómo podría liberar dinero para Atlanta.

Canjear a Jones

Al tiempo que Fontenot recibe llamadas potenciales, hay algunas cosas a considerar. Antes que nada, Fontenot no quiso "ponerle número" a lo que se requeriría para hacer que sucediera, así que no es claro lo que Atlanta considera el límite entre retener y canjear.

Debido a la edad de Jones --tiene 32 años-- algunos equipos podrían no estar interesados. Otros, sufren sus propios problemas contra el tope salarial, por lo que añadir el acuerdo de Jones no sería posible para algunos de ellos. Otros más, podrían estar satisfechos con su grupo de receptores.

Y, si eres un equipo interesado en la adquisición de Jones, probablemente caes bajo uno de dos supuestos: eres un equipo creyendo que estás a un receptor abierto de alcanzar el Super Bowl, o intentas encontrar una opción primaria para un joven quarterback en una situación de reconstrucción.

Pero, hay un número de equipos donde una movida como esta podría cobrar sentido:

New England Patriots

Con alrededor de 16.5 millones de dólares en espacio bajo el tope salarial, los Patriots tendrían espacio para cerrar el trato. Bill Belichick ha mostrado cero preocupaciones con respecto a perseguir a jugadores de renombre en el actual receso de campaña, y concretó canjes para adquirir a jugadores, particularmente, receptores abiertos. Recuerden, se trata de la franquicia que sumó a Randy Moss y Wes Welker en el 2007, y Brandin Cooks en el 2017. Además, Belichick hizo una jugada por Corey Dillon en el 2004. Así que los Patriots se han movilizado para conseguir a jugadores explosivos en el pasado. Mientras que New England firmó a Nelson Agholor y Kendrick Bourne en la agencia libre, Jones es otra clase de receptor, y daría al veterano Cam Newton y al novato Mac Jones un objetivo de alto nivel para todas las jugadas.

San Francisco 49ers

Reunir a Kyle Shanahan con Jones sería intrigante, y con espacio bajo el tope salarial de alrededor de 17.5 millones de dólares, hay modo de encontrar un acuerdo. La compensación tendría que ser algo diferente a una selección de primera ronda, no obstante, dado que San Francisco no posee ninguna en el 2022 o 2023 por el tema de Trey Lance. Pero, a los Niners les vendría bien un receptor abierto, especialmente dado que Deebo Samuel ni Brandon Aiyuk gozaron de salud increíble el año pasado. También, está la interrogante contractual en torno a Jimmy Garoppolo, algo que podría influir en cualquier decisión que tome San Francisco involucrando dinero. Pero, Jones podría ajustarse al esquema y terminar jugando para un contendiente.

Indianapolis Colts

Los Colts poseen el espacio bajo el tope salarial --poseen apenas por arriba de 21.5 millones de dólares-- y un quarterback en Carson Wentz a quien le vendría bien un receptor de alto nivel. Aparte de T.Y. Hilton, los receptores abiertos de los Colts se combinan para gran potencial y poca producción real. La producción de Hilton se ha caído, también, incluyendo solamente 56 recepciones para 762 yardas y cinco touchdowns el año pasado. No son malos números, pero la adición de Jones a Hilton sería un gran triunfo para Wentz y un equipo que, aparentemente, piensa en ganar ahora después de meterse a los playoffs en dos de los últimos tres años. Además, el gerente general Chris Ballard ha sido temerario en sus canjes antes, entre Wentz este año y la adquisición de DeForest Buckner el año pasado.

Las Vegas Raiders

Los Raiders no tienen el espacio bajo el tope salarial de otros equipos --apenas por arriba de 5.279 millones de dólares, pero Jon Gruden nunca ha temido tratar de sumar a un ofensivo de impacto. Y Jones es justamente eso. También, hay mucha juventud en ese grupo de receptores, incluyendo los potenciales estelares Bryan Edwards y Henry Ruggs III, y un jugador como Jones podría sumar una opción primaria, un mentor, y una pieza clave a una ofensiva que ya cuenta con Darren Waller y Josh Jacobs. Sería un buen acomodo para un equipo que ha mejorado bajo Gruden.