Presidente de Packers acepta que situación de Aaron Rodgers divide a la afición

Mark Murphy escribió en una columna que ha recibido cartas y correos electrónicos de fans expresándose por la ausencia del quarterback

GREEN BAY -- Los Green Bay Packers todavía no tienen una situación a la situación del quarterback Aaron Rodgers, pero saben lo que les ha hecho a sus aficionados.

"La situación que enfrentamos con Aaron Rodgers ha dividido a nuestros aficionados", escribió el presidente de los Packers, Mark Murphy, en su columna mensual publicada este sábado en la página del equipo. "Los correos electrónicos y cartas que he recibido reflejan este hecho".

Ha pasado más de un mes desde que se hizo pública la noticia de la disputa de Rodgers con la organización en un reporte de Adam Schefter de ESPN. El mes pasado, Murphy reconoció que es un problema en el que los Packers han estado trabajando con Rodgers y su agente, David Dunn, por "varios meses".

Murphy esencialmente confirmó el reporte de Schefter que él, el gerente general Brian Gutekunst y el entrenador en jefe Matt LaFleur hicieron todos viajes separados para reunirse con Rodgers durante la temporada baja y que el equipo estaba "muy consciente de las preocupaciones de Aaron". Murphy proclamó en ese momento que el equipo sigue "comprometido con Aaron en el 2021 y más allá".

El capítulo más reciente en la historia ocurrió la semana pasada, cuando Rodgers fue invitado a la última aparición de Kenny Mayne en SportsCenter. Rodgers sugirió que su problema con los Packers era sobre una filosofía organizacional que él cree que ha salido mal. Y aunque la selección del mariscal de campo Jordan Love en el draft del año pasado cambió las cosas para él, su problema con fue con Love, sino con la forma en que ocurrió.

"Amo a Jordan, es un gran chico, nos divertimos mucho trabajando juntos", indicó Rodgers la semana pasada. "Amo al cuerpo de entrenadores, amo a mis compañeros, amo a la afición en Green Bay. Han sido 16 años increíbles. Simplemente se trata de una filosofía y tal vez olvidarse que se trata de las personas que hacen que las cosas funciones. Se trata de carácter, cultura, de hacer las cosas de la manera correcta".

Rodgers se ha perdido el programa de temporada baja de los Packers, perdiendo un bono de entrenamiento de 500,000 dólares. Si no se presenta el minicampamento obligatorio de la próxima semana, que comienza el martes, estaría sujeto a una multa de 93,085 dólares.

Rodgers se convirtió en el quarterback titular de los Packers hace 13 años en medio de una división en los aficionados: los que querían que los Packers recuperaran a Brett Favre luego que salió del retiro y los que estaban listos para seguir adelante. Los que estaban a favor de Favre fueron más vocales en ese escenario y Favre se convirtió en una figura agradable antes de ser canjeado a los New York Jets. El sentimiento antiFavre, sin embargo, aumentó cuando salió del retiro nuevamente un año más tarde para jugar con los rivales Minnesota Vikings.

En este punto, ha habido distintas reacciones en la ciudad más pequeña de la NFL: los que quieren que Rodgers regrese a cualquier costo y los que están molestos con un jugador que ya no quiere ser parte de su equipo.

"Como escribí aquí el mes pasado, seguimos comprometidos en resolver las cosas con Aaron y queremos que sea nuestro quarterback en el 2021 y más allá", escribió Murphy en su columna de este sábado. "Estamos trabajando para resolver la situación y percatarnos que cuanto menos digan públicamente las partes, mejor".