Los Balones Sueltos: ¿Qué debemos esperar de la renovada línea ofensiva de los Steelers?

En Los Balones Sueltos de esta semana, charlamos sobre el recambio de los Steelers en las trincheras, la ruptura entre Lions y Calvin Johnson, y el objetivo olímpico de Marquise Goodwin

Los Steelers sorprendieron esta semana con un par de movimientos que profundizan aún más el recambio de línea ofensiva que veremos de ellos en la temporada que viene, despidiéndose de su jugador más consistente, David DeCastro, para reemplazarlo con Trai Turner.

Con ello, Pittsburgh añadió a una lista de pendientes que todavía no tiene respuestas definitivas, lo que complica un poco más su panorama en una disputada AFC Norte.

¿Cuáles debes ser las expectativas reales para los Pittsburgh Steelers?

Los Steelers atraviesan en el actual receso de temporada, una de las tareas más complicadas que puede realizar cualquier equipo de fútbol americano: la renovación total de una unidad completa. En el caso de Pittsburgh, se trata de la línea ofensiva, situación que posiblemente presenta un mayor grado de dificultad que otras unidades, por ejemplo, backfield ofensivo o linebackers, por el modo en que deben desempeñarse al unísono los cinco linieros para proteger al pasador, o abrir carriles a un corredor, principalmente.

La baja de David DeCastro y el subsecuente acuerdo por una temporada con Trai Turner completan una renovación casi total con respecto a los cinco titulares del año pasado. El centro Maurkice Pouncey se retiró, Alejandro Villanueva firmó como agente libre con los Baltimore Ravens y el guardia/tackle Matt Feiler se mudó a Los Angeles Chargers. A eso le podríamos sumar, incluso, el retiro un año antes del guardia Ramon Foster, como parte de una renovación profunda en un lapso muy corto. Solamente queda el tackle Chukwuma Okorafor, quien pasará del puesto de tackle derecho al puesto de tackle izquierdo, por lo que también hay que considerarlo "nuevo" en su posición.

Los Steelers comenzaron la pasada temporada con 11-0 victorias consecutivas, pero se desfondaron al final, perdiendo cuatro de los últimos cinco, y luego cayendo en la Ronda Divisional ante unos Cleveland Browns que no habían ganado en Pittsburgh en casi dos décadas. En su momento, se culpó a la incapacidad del juego terrestre para establecer algún tipo de dominio como la razón por la cual estos Steelers no llegaron más lejos.

Pittsburgh se ocupó del backfield en el Draft 2021, seleccionando a Najee Harris de Alabama en la primera ronda. Pero, para que Harris encuentre huecos, la línea ofensiva debe encontrar sincronía. Lo mismo debe advertirse respecto a la protección para el quarterback Ben Roethlisberger, quien debe ranquear entre los más estáticos de la liga a sus 39 años de edad y con incontables golpes encima.

Sin contar problemas del año pasado que no tienen que ver con la línea ofensiva --principalmente el tema de los pases dejados caer-- los Steelers sumaron otra tarea, una que no es menor, a las asignaturas para el 2021: lograr que cinco tipos que no han jugado juntos de manera consistente en partidos oficiales de NFL se desempeñen como unidad.

Bajo esta premisa, no sorprende entonces que los Steelers aparezcan terceros entre favoritos para ganar la AFC Norte, por detrás de los Ravens y Browns.

Steelers se unen a Miami Dolphins y New Orleans Saints

Una indudable buena noticia que salió de Pittsburgh tiene que ver con la tasa de vacunación, ya que de acuerdo a un reporte de The Athletic, los Steelers han rebasado el 85 por ciento de jugadores totalmente vacunados.

Con ello, Pittsburgh se une a New Orleans y Miami como los equipos de la NFL que, se ha reportado, han superado la cifra que ha impuesto la liga para relajar dramáticamente las restricciones en el día a día de las instalaciones de los clubes.

Las vacunas no son forzosas, pero...

En un memorando enviado por la NFL por la noche del miércoles, se informó que los jugadores volverán a tener la opción de no jugar la temporada regular por preocupaciones en torno al COVID-19, como sucedió el año pasado, pero con algunas diferencias.

Curiosamente, la comunicación parece abrir la posibilidad para que los jugadores que no estén vacunados y se pierdan partidos por contraer COVID-19 puedan perder parte de su sueldo por ello.

Según un reporte de The Associated Press, "A los equipos no se les permitirá retar si una infección de un jugador está relacionada o no con el fútbol americano, si el jugador está totalmente vacunado al momento de contraer el virus y el jugador recibió prueba negativa a la hora de reportar a tiempo para el campamento de entrenamiento de pretemporada. Además, un equipo no podrá retar si un jugador completamente vacunado arroja prueba positiva por COVID-19 a su regreso de la jornada libre".

De lo anterior podría entenderse que sí un jugador contrae el virus sin estar vacunado, sí podría ver su salario retado por el equipo en cuestión. La liga ha fomentado insistentemente la vacunación, y eso está perfecto. Sin embargo, amenazar el sueldo de un jugador por contraer el virus parece pisar otro tipo de terreno.

Seguramente, habrá algún tipo de aclaración respecto al tema en los días venideros.

Un león alejado de la manada

Calvin Johnson volvió a echar sal a una herida que se mantiene abierta cuando en una entrevista reciente con Woodward Sports Network se dijera feliz por el traspaso de Matthew Stafford de los Detroit Lions a Los Angeles Rams, pero también recordara que cuando él pidio salir de la franquicia, vía canje o corte, le fuera negado en su momento.

Johnson está a semanas de ser oficialmente enaltecido al Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional. Sinceramente, es una pena que siga esa factura con el único equipo para el que jugó en la NFL.

"No estoy de regreso en la familia con los Lions, ni nada de eso", expresó Johnson, de acuerdo a Woodward. "Sería agradable si ellos intentaran resolver las cosas, pero eso no está ni aquí ni allá".

"Yo siempre estoy aquí para apoyar a los jugadores. De eso se trata, de apoyar a los jugadores".

Detroit no ha sido precisamente el equipo más exitoso en el último par de décadas, y las grandes figuras para la franquicia han sido escasas. Johnson es una de las muy pocas excepciones. Alguien en la organización de los Lions necesita poner un alto y enmendar la relación con 'Megatron'.

Sueños olímpicos

En los Juegos Olímpicos del 2012, Marquise Goodwin representó a los Estados Unidos en la disciplina de salto de longitud, cuando todavía estaba en la Universidad de Texas. Se ubicó en el décimo sitio en la final de la competencia.

En el 2015, obtuvo plata en los Juegos Panamericanos, pero quedó séptimo en las pruebas clasificatorias para los Juegos Olímpicos del 2016, quedando fuera de la justa.

El ahora receptor abierto de los Chicago Bears lo volverá a intentar este fin de semana. Hoy, viernes, participará en las pruebas clasificatorias preliminares en Eugene, Oregon. Si logra meterse a la siguiente ronda, estará peleando un boleto a Tokio el próximo domingo.