La pregunta de los 20 millones en Seattle: ¿cuándo llegará la extensión para Jamal Adams?

h2>Aunque hay optimismo entre los Seahawks hacia la consecución de un acuerdo inminente, está por verse cuáles son las aspiraciones financieras de Jamal Adams con respecto al mercado de safeties<

RENTON -- Cualquiera preocupado de que los Seattle Seahawks todavía no han extendido el contrato del safety fuerte de Pro Bowl, Jamal Adams, a estas alturas del receso de temporada, no necesita más que mirar al canje del verano pasado para adquirirlo, para sentir tranquilidad.

El paquete que entregaron los Seahawks a los New York Jets incluyó un par de selecciones de primera ronda, así como una de tercera vuelta, un precio raramente alto que nunca hubieran cubierto en caso de planear para que Adams fuera solamente una renta de uno o dos años.

O, se puede escuchar directamente al head coach Pete Carroll.

"Ha estado en proceso y ha sido amigable a lo largo de todo", dijo Carroll la semana pasada acerca de las charlas de contrato con Adams, quien tuvo una ausencia excusada del minicampamento obligatorio para atender un asunto familiar. "Reconocemos que es un jugador de fútbol americano fantástico y ... es un gran proceso contractual. Pero sé que él sabe que ha sido tratado con mucho respeto, y ha sido muy respetuoso hacia el club, también.

"Han sido buenas charlas. Simplemente, no se ha podido asentar en este momento, pero ya viene. Esperamos que esté en el campamento [de entrenamiento], y todo debe estar bien".

Los comentarios de Carroll hicieron eco a lo que una fuente de los Seahawks dijo previamente a ESPN, en el sentido de que, aunque no ha habido gran movimiento hacia un acuerdo nuevo, se mantiene la expectativa dentro de la organización de que se logrará.

Según todas las versiones, no tiene es una cuestión tanto de si sucederá o no, sino de cuándo llegará y cuán grande será el nuevo convenio. En específico, cuánto peleará Adams para convertirse en uno de los defensivos mejor pagados de la NFL, y si se "conformará" simplemente con ser el safety mejor pagado.

Esa distinción actualmente le pertenece a Justin Simmons de los Denver Broncos, quien firmó una extensión de contrato este año que promedia 15.25 millones de dólares. Diez jugadores defensivos cobran al menos 20 millones de dólares por temporada, y todos ellos, con excepción del esquinero de Los Angeles Rams, Jalen Ramsey, desempeñan roles como especialistas en presionar a los quarterbacks.

"Probablemente está pensando en esa estratósfera, al menos, de inicio", dijo Joel Corry, un ex agente de la NFL que ahora escribe sobre temas contractuales para CBSSports.com, a ESPN. "No veo a Seattle acercándose a nada de eso".

La creencia se basa en la realidad de que en la NFL, el pago generalmente se determina --y a veces se limita-- por la posición. Y es difícil, incluso para los mejores jugadores, romper ese estándar. Como notó Corry, Budda Baker de los Arizona Cardinals no lo pudo hacer el año pasado, pese a ser más versátil que un safety típico. Corry también apuntó a Bobby Wagner de Seattle, quien fue considerado uno de los mejores defensivos de la liga hace un par de años cuando firmó su extensión. Su promedio de 18 millones de dólares anuales lo convierten, cómodamente, en el linebacker medio mejor pagado de la liga, pero todavía está dentro del espectro del mercado para esa posición.

"No estaba en el rango de los 20 millones de dólares, y legítimamente pudo haber ofrecido ese argumento", expresó Corry. "Así que pienso que [el techo para Adams] será Bobby Wagner. Además, el mercado para safeties está en 15.25 millones de dólares. No se van a estirar hasta 18.25 millones desde 15.25 millones. Eso es un salto dramático que típicamente no ha sucedido con el mercado para safeties en el último par de años".

Pero, como Wagner, Adams al menos tiene argumentos para recibir una paga que supera a la de su posición.

Sus 9.5 capturas en 12 partidos de la temporada pasada impusieron la marca de la liga para una campaña en la posición de back defensivo. Esa cifra lideró al equipo, como también lo hicieron las 14 tacleadas para pérdida de yardas de Adams, y sus 30 apresuramientos, que de acuerdo a ESPN Stats & Information, fueron 14 más que cualquier otro back defensivo de la NFL. Cargó contra el pasador en casi una quinta parte de los retrocesos para pase de los rivales.

Adams no registró intercepción, manteniendo su total de por vida en dos, y sin poder hacer nada por disipar la creencia de que no es consistentemente sólido en cobertura de pase. No ayudó que estuvo lesionado todo el año pasado. Adams se perdió cuatro partidos por una lesión de tendón de la corva, y jugó con lesiones a ambos hombros (incluyendo un labrum desgarrado que necesitó de cirugía), dos dedos fracturados (que también requirieron cirugía) y un codo hiper-extendido.

Pese a todo eso, Adams, de 25 años de edad, tuvo suficiente impacto como para ganar su tercera invitación al Pro Bowl en cuatro temporadas de NFL (también, fue un All-Pro en el 2019) y se dejó en buena posición para cobrar en grande. Y aunque el argumento posicional parece un contratiempo obvio en las negociaciones, los Seahawks estaban muy al tanto cuando adquirieron a Adams, sabiendo que planeaban utilizarlo presionando al pasador, en lugar de como un safety tradicional.

"Queremos que esté aquí a largo plazo, seguro", dijo el gerente general, John Schneider, previo al draft. "Es un gran jugador. Estamos realmente orgullosos de que realizamos este canje para adquirirlo. Será una parte muy importante de nuestro futuro".

Adams expresó un dese similar al término de la campaña, diciendo, "Yo rezo por seguir aquí, Amo ser un Seattle Seahawk. Amo ser parte de esta organización".

Otra razón por la que no existe, necesariamente, causa para preocuparse de que su convenio no ha sido finalizado, es que la mayoría de las grandes extensiones de los Seahawks se finalizaron en el campamento de entrenamiento.

El momento del más reciente contrato de gran cartel que negoció el agente de Adams, Kevin Conner, puede ser instructivo. Fue una extensión para el esquinero All-Pro, Tre'Davious White, con los Buffalo Bills, que no se finalizó hasta una semana antes de la apertura de la temporada regular pasada. Ramsey rápidamente lo rebasó como el esquinero mejor pagado de la liga, cuando firmó su acuerdo cuatro días más tarde, presumiblemente habiendo esperado a que White definiera la parte alta del mercado, primero.

Corry cree que Adams debe dedicarse al juego de la paciencia, ahora que el All-Pro, Tyrann Mathieu, suena optimista de recibir una extensión con los Kansas City Chiefs.

"Si los Chiefs lo convirtieron en el safety mejor pagado para ficharlo, presumiblemente lo volverán a convertir en el safety mejor pagado para retenerlo", dijo Corry. "Y cualquier incremento a donde está ahora la vara solamente le ayudará [a Adams]".

Corry cree que el convenio de Adams promediará entre 16 millones y 17.5 millones de dólares.

"Porque, para mí, te va mejor tratando de rectificar la diferencia entre ... salarios de safety y esquinero, dado que esquinero se disparó el año pasado y safety todavía no", dijo Corry. "Esa podría ser la mejor jugada y te permite acercarte lo más posible a Wagner. Pero, Wagner es el techo".