Tres jóvenes quarterbacks ofrecen optimismo en la AFC Este, pero la división pertenece a Bills

Los reporteros de la Nación NFL de Bills, Dolphins, Jets y Patriots arman una mesa redonda para evaluar el futuro inmediato y a mediano plazo en la división

Hace un año, la pregunta era si los Buffalo Bills estaban listos para arrebatar a los New England Patriots la AFC Este. Los Bills respondieron a esa pregunta de manera decisiva.

De hecho, los Bills no solamente probaron ser los nuevos monarcas de la división que dominaron los Patriots por casi dos décadas, cuando ganaron 17 de 19 títulos. La escuadra de Buffalo del head coach Sean McDermott también demostró ser una fuerza contendiente por la AFC, avanzando hasta el Juego por el Campeonato de la Conferencia, en contra de los Kansas City Chiefs.

Por lo tanto, son los Bills quienes llegan al 2021 como los favoritos en la AFC Este, y ahora hay diferentes tipos de cuestionamientos. Los Miami Dolphins del head coach Brian Flores han apostado todo al quarterback de segundo año Tua Tagovailoa --para bien o para mal-- al tiempo que esperan construir sobre un segundo lugar divisional del año pasado. Los Patriots del head coach Bill Belichick apuntan a un regreso a la prominencia, gastando a lo grande en el receso de campaña con la esperanza de que el 2020 haya sido apenas una excepción, y no la nueva regla.

Y los New York Jets, quienes poseen la sequía en activo más larga de la NFL con 10 temporadas sin playoffs, han inyectado nueva vida a la franquicia con la contratación del energético head coach Robert Saleh y la selección del quarterback de BYU, Zach Wilson, segundo global en el pasado Draft 2021 de la NFL.

Aquí están tres de las interrogantes primordiales que enfrentan los equipos de la AFC Este, con los reporteros de la Nación NFL de ESPN, Marcel Louis-Jacques (Bills), Cameron Wolfe (Dolphins), Mike Reiss (Patriots) y Rich Cimini (Jets) aportando las respuestas:

¿Cuánta ventaja llevan los Bills?

Louis-Jacques: Hacer esta pregunta en el oeste de New York podría llevar a un fan de los Bills hasta las lágrimas. La AFC Este pertenece a Buffalo. Josh Allen se convirtió en el quarterback del que había mostrado destellos en sus dos primeras campañas, y la ofensiva dominó al punto en que la caída de la defensiva desde una unidad de élite a una mediocre se fue casi sin consecuencias. Con las mismas piezas clave a ambos lados del ovoide, y una rara cuarta temporada consecutiva con el mismo coach, coordinador ofensivo y coordinador defensivo, hay poco sobre el papel para sugerir que Buffalo no ganará su cuarto título divisional al hilo en el 2021. Miami debe ser el favorito para destronar a los Bills, pero incluso ese escenario depende del desarrollo de Tagovailoa, Ni los Jets ni los Patriots pueden mantener el paso ofensivo con Buffalo, y lucen al menos a un año de competir contra ellos por el título divisional.

Wolfe: sigue siendo la división que pueden perder los Bills. Buffalo finalizó tres partidos por delante de los Dolphins, el segundo ligar de la AFC Este, y hubo poco hecho por los demás equipos en el receso de temporada para convencernos de que han cerrado la distancia. Los Bills cuentan con el mejor quarterback (Allen) en la división, el mejor jugador ofensivo en posición de habilidad (el recepto abierto Stefon Diggs) y son el equipo más completo. Mantengan el ojo sobre Miami para ser competitivos, sin embargo. La presión está sobre Tagovailoa, pero la defensiva de Miami podría ser la mejor de la división y las adiciones de los receptores abiertos William Fuller V y Jaylen Waddle deben aportar la tan necesitada explosividad a la ofensiva. Sin embargo, al momento, Buffalo posee la ventaja.

Reiss: Cuando el linebacker Matt Milano renovó mediante contrato de cuatro temporadas y 44 millones de dólares al inicio de la agencia libre, fue una señal para mí de que los Bills están decididamente por delante del resto. Los equipos que reclutan (Milano fue seleccionado en la quinta ronda del 2017), desarrollan y retienen usualmente están posicionados para el mayor éxito. El que Milano optara por quedarse, en vez de probar el mercado abierto, fue una señal de que el programa de los Bills ha alcanzado el deseado punto en la quinta campaña de McDermott. Sí pienso que la brecha se cerrará un poco esta temporada dentro de la división --los Bills (13-3) estuvieron tres partidos por arriba de los Dolphins (10-6), y significativamente mejor que los Patriots (7-9) y Jets (2-14)-- pero Buffalo se mantiene un partido o dos por delante del siguiente mejor equipo.

Cimini: Soy un gran creyente de la dinámica de coach-quarterback, y ninguna dupla en la división lo hace mejor que McDermott y Allen. A los Dolphins les espera una corrección de mercado, por decir. Capitalizaron en un calendario sencillo la temporada pasada, cuando solamente sumaron una victoria ante equipos con marca ganadora. Puedo ver una caída, especialmente mientras se apegan al desarrollo de Tagavailoa. Los Patriots no serán tan mediocres como fueron la temporada pasada porque son los Patriots, pero sí lo veo como un año de transición para ellos. Se quedarán atascados en el tráfico del puente entre Cam Newton a Mac Jones en la posición de quarterback. ¿Los Jets? Se dirigen en la dirección correcta después de dos años brutales bajo el ex head coach Adam Gase, pero simplemente no tienen lo suficiente en términos de talento.

¿Cuál jugador tendrá mayor presión en esta temporada?

Wolfe: Debe ser Tagovailoa. Ningún jugador joven en la NFL ha estado bajo mayor escrutinio a lo largo delos últimos ocho meses. Desde ser reemplazado por Ryan Fitzpatrick dos veces en cuartos periodos la temporada pasada, hasta los rumores de un canje con los Houston Texans por el quarterback Deshaun Watson, hasta la práctica de minicampamento con cinco intercepciones de este receso de campaña, la mayoría de la charla alrededor de Tagovailoa ha sido negativa. Algo de eso es merecido, pero mucho de ello es exagerado. Al final, él es el único que puede callar el ruido. Una temporada de rebote en que conduzca a Miami a los playoffs volverá a encender la creencia de que puede ser todavía el quarterback franquicia de los Dolphins, el tipo al que la franquicia ha estado buscando desesperadamente desde que se retiró Dan Marino hace 21 años. Otra temporada tambaleante que deje a los Dolphins en casa en enero, podría significar una búsqueda por otro quarterback en el siguiente receso de campaña. No hay más presión que eso.

Louis-Jacques: Aunque hay altas expectativas para Jones de los Patriots y Wilson de los Jets, ambos recibirán, probablemente, un par de años para mostrar su valía. Tagovailoa, por el otro lado, está en su segundo año, y lidera al que aparentemente sería un equipo con calibre de playoffs. El ruido que le rodeó entrando a la liga y su éxito colegial no le brindaron indulgencia por un inicio lento a su carrera de NFL, pero los aficionados --de los Bills, en particular-- deben mantenerse renuentes a renunciar a un quarterback dudoso después de apenas su temporada de novato.

Reiss: ¿Recuerdan todo ese asunto de "Tirar juegos por Tua"? Es diferente ahora, más como un, "¿Es demasiado para Tua?". Los Dolphins estuvieron cerca de los playoffs la temporada pasada, y las contribuciones de Fitzpatrick fueron una razón significativa del por qué. Pero, con Tagovailoa en los controles para el cierre de la campaña, Miami se quedó corto, y ahora sin duda se trata de su show para el 2021. Con los Dolphins buscando construir sobre una campaña de 10 triunfos en gran parte debida a 'FitzMagic', ¿cómo puede tener alguien en la AFC Este más presión que Tagovailoa?

Cimini: Mi primera inclinación es estar de acuerdo con mis buenos amigos Cameron, Marcel y Mike --Tagovailoa está bajo mucha presión-- pero me quedaré cerca de casa y elegiré a Wilson. Fue el recluta N° 2 global del draft, lo que automáticamente llega con una tonelada de presión, especialmente en el mercado de New York. En lugar de ponerlo en una situación competitiva, los Jets le han básicamente bautizado como "El elegido", al no sumar a un veterano al grupo de quarterbacks. Están preparados para montar al novato en la montaña rusa sin el botón de frenado de emergencia. Por si fuera poco, los Jets abren la temporada del 2021 en contra de los Carolina Panthers, lo que significa que Wilson se medirá ante su predecesor, Sam Darnold. No falles, chico.

¿Cuál franquicia posee un mejor panorama a tres años?

Cimini: No puedo creer que no estoy eligiendo a los Patriots por puro hábito. pero, ¿estará siquiera Belichick en tres años? ¿Es Jones la respuesta como quarterback? ¿Es Wilson la respuesta para los Jets? ¿Tagovailoa para Miami? Los Bills cuentan con activos probados en la posición de quarterback (y head coach), lo que hace que sean la elección sencilla. También, cuentan con un núcleo de jugadores jóvenes, lo que significa que deben ser capaces de sostener su momento. Me gusta lo que están armando los Jets con Saleh, quien tiene cualidades para ser un muy buen coach, pero a la plantilla le falta bastante. Veremos. Si Saleh y Wilson aciertan en su temporada de luna de miel, podría tener una respuesta diferente en el 2022.

Reiss: Una vez que los Bills extiendan el contrato del quarterback Allen y el linebacker Tremaine Edmunds --y veo esos movimientos como una cuestión de "¿cuándo se harán?", no de "si se harán"-- estarán todavía más solidificados como la franquicia con el mejor panorama a tres años. Apúntenme en la esquina de los Bills, pero con la siguiente advertencia: Creo que los Patriots estarán enviando una nota de agradecimiento a los San Francisco 49ers por no elegir a Jones con el tercer turno global. Cayó hasta New England con el turno N° 15 y ha dejado una fuerte primera impresión en coaches y jugadores. Si emerge como el quarterback del futuro, como los Patriots creen que puede, el panorama a tres años de New England podría amenazar al de Buffalo.

Louis-Jacques: Los Bills son reyes en la AFC Este, y pasa lo siguiente; la mayoría de sus piedras angulares han sido reclutados en los años recientes o se mantienen en su mejor momento atlético. Allen podría recibir una extensión que rivalice a la del pasador de los Chiefs, Patrick Mahomes, en longitud. Diggs, el esquinero Tre'Davious White, tackle izquierdo Dion Dawkins y Milano están firmados para el futuro previsible, y Edmunds lo estará, también, quizás tan pronto como el verano. El gerente general Brandon Beane posee un sólido historial en el draft de la NFL, y lo que se dice es que Buffalo es el lugar donde hay que ir para veteranos que desean ganar. Ahora, ese péndulo puede virarse hacia el sur si los Dolphins y Tagovailoa toman el siguiente paso, pero mientras Allen esté lanzando los pases en Orchard Park, New York, los Bills serán potencia.

Wolfe: Miami será el equipo a vencer en el 2024. Hay pocas dudas del reinado de Bills ahora, pero estoy apostando a que Tagovailoa ascienda hasta convertirse en el quarterback que seleccionaron los Dolphins el año pasado. Los Dolphins poseen un techo más alto y mejor potencial de campeonato que cualquier otro club de esta división. Miami ha reclutado a nueve jugadores en las primeras dos rondas de los últimos dos drafts, con selecciones adicionales por venir en el 2022 y 2023. Ese núcleo joven, combinada con una plantilla ya talentosa, se elevará sobre la de Buffalo en las siguientes tres campañas.