Marcus Maye no quiere ser intercambiado por Jets, "sé que quiero estar aquí"

Maye asegura estar comprometido con el equipo y quiere seguir por varios años más

FLORHAM PARK, N.J. – Pese A que un reciente tuit de su agente en el que sugiere que están abiertos a negociar, el profundo de New York Jets, Marcus Maye, señaló el jueves que quiere seguir con el equipo – un sentimiento que comparte con los directivos de Jets.

“Ellos saben que quiero estar aquí”, aseguró Maye. “Saben que estoy al 100 % con los muchachos”.

EL límite de canjes para la NFL es noviembre dos, y el nombre de Maye está flotando en el aire. Los Jets (1-4) están al borde de quedar fuera de contención, y hay dudas sobre si lo quieren firmar con una extensión a largo plazo. Maye, de 28 años de edad, juega con etiqueta de franquicia por 10.6 millones de dólares.

Días después de la lesión de tobillo en la Semana 3, el agente de Maye, Erik Burkhardt, tuiteó que sería una lesión de tres a cuatro semanas, añadiendo que Maye estaría saludable para el límite de transferencias. Eso añadió combustible a las especulaciones.

Maye, habló con los reporteros por primera vez desde entones, y que no tenía control sobre lo que su agente tuitea, señalando que solo fue una actualización de su lesión.

Enfatizó que no -y no pedirá- una solicitud de canje. Quiere seguir en los Jets, el equipo que lo seleccionó en la segunda ronda en 2017.

"Sí, por supuesto, estoy aquí", dijo Maye, quien quería un contrato la temporada baja pasada que lo hubiera convertido en uno de los profundos mejor pagados de la liga. "Cada vez que estoy en este edificio, estoy al 100%. Cada vez que estoy en el campo, estoy al 100%. Estaré con los muchachos sin importar nada".

Maye, quien se ha perdido dos partidos por su lesión, está listo para regresar a la alineación el domingo ante los New England Patriots (2-4) en el Gillette Stadium.

Su futuro a largo plazo podría ser afectado por los cargos pendientes por manejar en estado inconveniente luego de un arresto el 22 de febrero en el condado de Broward, Florida. Sin obedecer las reglas de la liga, Maye no reportó el incidente a los Jets. No se enteraron hasta el 4 de octubre, cuando ESPN lo informó por primera vez.

Cuando se le preguntó si el entrenador Robert Saleh estaba sorprendido por el arresto, Maye dijo: "Todos lo estaban, pero hablamos y seguimos adelante".

Maye subrayó que "no tiene permitido" comentar sobre el caso. También se negó a comentar por qué se lo ocultó a la organización durante siete meses, lo que podría influir en si es castigado por la NFL. La oficina de la liga está revisando el asunto y podría decidir suspenderlo. Maye no cree que haya fracturado su relación con la organización.

"Ellos me conocen. Una vez que estoy en el edificio, me enfoco. No creo que haya un problema de confianza por mi parte y cosas así. Saben que estoy al 100% con estos muchachos cada vez que entro al campo y caminar en el edificio".

Saleh dijo que la organización apoya a Maye, quien inició una reunión con su entrenador porque era "lo que debía hacer un adulto, simplemente reconocer mi situación". Eso, por supuesto, fue después de que los medios de comunicación lo informaran. Maye fue acusado de tres delitos menores: conducir bajo los efectos del alcohol, daños a la propiedad y a la persona, y abandonar la escena de un accidente. No hubo heridos, pero está siendo demandado por una mujer que alega que Maye chocó contra su automóvil y causó daños al vehículo.

Maye aseguró estar arrepentido.

"Oh, sí, definitivamente", dijo. "La situación sucedió. Definitivamente lo siento por ella. Aprendí… tienes que seguir adelante".