Los quarterbacks Aaron Rodgers y Kyler Murray ponen el brillo al arranque de la Semana 8

play
¿Peligra el invicto de Arizona ante Green Bay? (1:59)

Pablo Viruega sostiene que los Cardinals tienen una defensiva consistente y un ataque explosivo. Sin embargo, enfrente tendrán a Aaron Rodgers (1:59)

Packers visitan a Cardinals con Aaron Rodgers y Kyler Murray como los obvios focos de atención

GLENDALE -- Kyler Murray, de los Arizona Cardinals, se ha convertido en uno de los quarterbacks más espectaculares de la NFL, escurridizo en la bolsa de protección, capaz de eludir a rivales y de terminar a menudo las jugadas con pases largos y precisos.

Si se ponen a pensar, suena muy parecida a una descripción de Aaron Rodgers, el mariscal de campo de los Green Bay Packers.

No es una sorpresa que Murray --quien es 14 años más joven que Rodgers-- haya moldeado parte de su carrera inspirado en el astro de Green Bay. Ahora, dos de los candidatos a recibir el premio al Jugador Más Valioso de la liga se enfrentarán por primera vez en sus carreras, el jueves por la noche, cuando los Cardinals reciban a los Packers.

“Él es probablemente mi quarterback favorito a observar, por su estilo, la forma en la que juega este deporte, lo que ha conseguido en su carrera”, dijo Murray. “Admiro mucho su forma de jugar. Será la primera vez que nos enfrentemos y la primera vez que lo conozca. Es genial, estoy deseando que ya suceda”

Los Cardinals tienen un récord de 7-0 por primera vez desde 1974 y buscan establecer un récord para la franquicia, en cuanto a victorias para iniciar una temporada. Green Bay (6-1) tuvo un inicio de temporada titubeante, pero desde entonces ganó seis encuentros consecutivos, con Rodgers en plan grande, al lanzar 15 pases de anotación y solamente una intercepción.

Rodgers prodigó también muchos halagos para Murray. Y reconoció que, aunque se trata de un partido de la Semana 8, hay un sentimiento de que se trata de un duelo de playoffs.

“Estamos conscientes de ello. Muchas veces cuando no juegas contra un rival de división, los criterios de desempate se determinan por partidos como este. Todavía hay mucha temporada por delante y muchas cosas pueden pasar a lo largo del calendario, pero este es un duelo importante”.

Problemas con el COVID-19

Es muy probable que Green Bay tenga que jugar sin los receptores Davante Adams y Allen Lazard, quienes fueron colocados en la lista de COVID-19 esta semana. Adams está empatado en el segundo lugar entre los líderes de recepciones con 52 y es tercero en yardas como destinatario de pases, con 744.

El coronavirus también tuvo impacto en el cuerpo de entrenadores. El coordinador defensivo, Joe Barry, dio positivo esta semana y no estará disponible el jueves.

Arizona se puede identificar. Los Cardinals están dejando atrás un brote de contagios en su roster. El entrenador en jefe Kliff Kingsbury, el coach de quarterbacks Cam Turner, el linebacker Chandler Jones y el integrante de la línea defensiva Zach Allen y Corey Peters se perdieron tiempo de actividad en las dos semanas previas. Todos, salvo Peters ya están de regreso con el equipo.

Los Cardinals superaron esos retos que les presentó el COVID-19 y así derrotaron a los Cleveland Browns y Houston Texans. Arizona espera que Green Bay tenga una resiliencia similar.

“Al nivel de la NFL no puedes descartar equipos porque no tienen a alguien en el campo”, dijo el linebacker de los Cardinals, Zaven Collins. “[Adams y Lazard] son grandes jugadores, pero generalmente no significa que den un paso atrás cuando hay un suplente en el campo. Eso es algo que hay que considerar. Puede que no haya un cambio drástico”.