¿Por qué la carrera para el Super Bowl LVI está más abierta que nunca?

En total, 25 partidos se han decidido en la última jugada, hay sorpresas por todos lados y la NFL parece no tener un verdadero Goliat

KANSAS CITY -- Los Minnesota Vikings son similares a muchos equipos de la NFL en el 2021, en el sentido de que sus días de partido han sido estresantes. Sólo que lo han llevado al extremo.

Los Vikings se impusieron 30-17 a los Seattle Seahawks en su compromiso de la Semana 3; sin embargo, sus 10 encuentros restantes han sido decididos por una anotación, muchas de ellas producidas en la última jugada, que definieron los resultados.

"Así es la NFL, y así son las cosas más o menos", expresó el entrenador en jefe de los Vikings Mike Zimmer, encogiéndose de hombros. "Tuvimos varios partidos que se redujeron a una sola jugada".

Los 31 equipos restantes de la NFL no han vivido situaciones tan extremas como los Vikings, pero sí se pueden sentir identificados con ellos. Tomemos en cuenta lo siguiente:

  • En total, 25 partidos se han decidido en la última jugada durante la presente temporada, mayor registro tras 12 semanas de juego desde la fusión AFL-NFL de 1970.

  • En 35 partidos, la anotación de la victoria se produjo en el último minuto del tiempo regular o tiempo extra, cuarta cifra más alta tras 12 semanas desde 1970.

Si bien los Vikings son el punto neurálgico de partidos reñidos y decididos por una jugada, no están solos.

La pelea por el campeonato del Super Bowl este año parece estar más abierta que nunca. Después de 12 semanas en la temporada, nueve equipos mantienen sus probabilidades de ganar el Super Bowl en 13-1 o menos, igualando el mayor número de equipos con tantas probabilidades en los últimos siete años.

"La liga siempre ha tenido la intención de contar con equipos muy igualados", afirmó el coordinador defensivo de los Arizona Cardinals, Vance Joseph. Los Cardinals vencieron 34-33 a los Vikings en la Semana 2, cuando Minnesota falló un intento de gol de campo de 37 yardas en la jugada final. "No quieren que los equipos se escapen con esto. Quieren competencia; quieren que los equipos luchen hasta el final… Ver que la liga está tan igualada, no me sorprende. Así lo quieren. Así es como debe ser. Y esto hace que todos se esfuercen y lo hace divertido".

En las primeras dos semanas de la temporada, los Kansas City Chiefs experimentaron todo el espectro de emociones que se pueden generar en encuentros reñidos.

Los Chiefs remontaron una desventaja de nueve puntos en el cuarto periodo para imponerse 33-29 a los Cleveland Browns, aunque debieron interceptar un pase para acabar con una serie de los Browns en los momentos finales del encuentro. A la semana siguiente, tenían una ventaja de 11 puntos sobre los Baltimore Ravens en el último periodo y perdieron 36-35, pero sólo después de que los Chiefs perdieron el balón en los últimos momentos del partido, terminando con una serie que tentativamente representaba la victoria sobre los Ravens.

El entrenador jefe de los Chiefs, Andy Reid, dijo que ninguna ventaja es segura; sin embargo, indicó que lo ha sentido más que nunca este año.

"La liga se ha esforzado como loca para conseguir paridad durante no sé cuántos años", expresó Reid. "Sólo analizo cómo ha sido esta temporada para distintos equipos y me parece que existe una tremenda paridad dentro de la liga. Cada fin de semana, cada lugar, cada ciudad tiene una oportunidad de ganar un partido en la NFL.

"Eso es grandioso. Estamos metidos en esto por la competencia, y hay una gran competencia".

Resultados inesperados en todos los frentes

Por su parte, la NFL ha tenido una cantidad fuera de lo normal de partidos desiguales en la actual temporada. 35 encuentros han sido decididos por un mínimo de 22 puntos, siendo el segundo mayor total después de 12 semanas de juego desde 1970.

Hasta los mejores equipos de la liga no están inmunes de ser apaleados. Los Cardinals tienen el mejor récord de la liga con 9-2, seguidos de cerca por los Green Bay Packers (9-3), Tampa Bay Buccaneers (8-3) y Ravens (8-3). Los Cardinals perdieron un cotejo por 24 puntos. Green Bay cayó por 35. Baltimore perdió por 34. Los Buccaneers cuentan con dos derrotas por margen de dos dígitos en su haber.

Los resultados extraños e inesperados se pueden ver por doquier, poniendo la tabla de posiciones de cabeza cada semana. Recientemente, los Browns sufrieron de una oscilación de 63 puntos de una semana a otra, pasando de vencer por 25 puntos a los Cincinnati Bengals a perder a manos de los New England Patriots por 38.

En una semana, los Dallas Cowboys tuvieron desventaja de 30 puntos contra los Denver Broncos; a la siguiente, se impusieron por 40 tantos a los Atlanta Falcons.

Quizás no existe un mejor ejemplo de lo impredecible que ha sido esta temporada que los Bengals. Cinco de sus partidos han sido decididos exactamente por tres puntos (2-3 en dichos encuentros). Sus seis encuentros restantes han sido decididos por un mínimo de 14 puntos (5-1), incluyendo la totalidad de sus cuatro enfrentamientos divisionales (3-1).

Más que nunca, parece que dar por sentado un resultado para cualquiera de los 32 equipos es un problema.

"Es [una liga que se define] semana a semana, y tienes que salir a jugar cada semana", afirmó el receptor abierto de los Buffalo Bills, Stefon Diggs.

Diggs y los Bills, que en aquel entonces tenían marca 5-2, cayeron ante los Jacksonville Jaguars (1-6) en la Semana 9, en una de las mayores sorpresas de la temporada. Ningún equipo anotó por la vía del touchdown, en la victoria 9-6 de los Jaguars, en la que Jacksonville marcó un gol de campo más que los Bills.

"No puedes ponerte cómodo", expresó después del partido el tackle de los Bills, Dion Dawkins. "Debes mantenerte hambriento y todos van a jugar su mejor fútbol americano contra nosotros. Actualmente, nos encontramos en una posición en la que todos jugarán su mejor fútbol americano todas las semanas. Todos vienen por los Buffalo Bills".

"Debes pasar por los altibajos de la vida en el fútbol americano y las victorias y derrotas para sentirlo y comprenderlo con honestidad. Es un mundo en el que debes matar o te matarán, y ahora que sabemos que todos harán sus mejores esfuerzos contra nosotros, sabemos que debemos dar lo mejor de nosotros mismos en todo momento. Nunca podemos quitar el pie de ese acelerador".

No hay un Goliat en la NFL

Hay mayores pruebas de que la competencia dentro de la liga cumple con lo que busca la NFL. Los menos favoritos entre los apostadores tienen récord combinado de 71-106-1 esta temporada. Ese porcentaje de triunfos de .402 entre equipos que todos suponían derrotados sería el más alto en una campaña desde el 2006.

Ya no existen aquellos equipos Goliat que los rivales desean evitar enfrentarse en los playoffs durante el mayor tiempo posible. Los Tampa Bay Buccaneers, campeones defensores del Super Bowl, han remontado tras sumar dos derrotas consecutivas; sin embargo, dichos reveses no ocurrieron ante competidores de primer nivel. La primera se produjo contra los New Orleans Saints y su mariscal de campo suplente Trevor Siemian y la segunda, contra el modesto Washington.

Los Chiefs, que ganaron 26 partidos en las últimas dos temporadas regulares y representaron a la AFC en los dos Super Bowls anteriores, han vuelto a la tierra. Actualmente, Kansas City tiene récord 7-4 y una de sus derrotas (ante los Tennessee Titans en la Semana 7 por marcador 27-3) se produjo por el mayor déficit registrado desde que Patrick Mahomes se convirtiera en su mariscal de campo en el 2018.

De hecho, 12 de los 16 equipos que conforman la AFC tienen marca mínima de .500, incluyendo todos los equipos de las divisiones Oeste y Norte. Eso representa la mayor cantidad de equipos con marca mínima de .500 en una sola conferencia hasta la Semana 12 en la historia de la NFL. En toda la liga, 21 equipos están al menos a un juego de los .500; por eso, la pelea por un campeonato divisional o una plaza de comodín podría ser la más alocada de la historia.

Los Vikings son uno de esos 21 equipos. Tienen marca general 5-6 y suman 4-6 en aquellos encuentros definidos por una sola anotación.

Los Vikings se encuentran entre los múltiples equipos que se preguntan cuál podría ser su récord de haber actuado mejor en todas esas jugadas que han definido partidos.

"Estábamos muy cerca", expresó el centro de los Vikings, Garrett Bradbury, tras aquel gol de campo fallado que les costó la victoria a los Vikings sobre los Cardinals en la Semana 2. "Haremos las cosas que necesitamos hacer para corregir. Entonces, cuando volvamos a encontrarnos en esa posición [porque lo estaremos], terminaremos el partido y saldremos victoriosos".

Información de ESPN Stats & Information, Courtney Cronin, Alaina Getzenberg y Josh Weinfuss fue utilizada en la redacción de esta nota.