Después de 13 jornadas, no hay gran claridad para el Jugador Defensivo del Año en la NFL

play
Jugadores Colosales de la NFL en la Semana 13 (1:27)

Javier Trejo Garay presenta a los hombres más destacados de los emparrillados. (1:27)

Es un hecho que, entre más taquillero sea el equipo, más posibilidades hay de un jugador que juegue en él, se lleve el codiciado título

En esta temporada de tantas sorpresas y de tantos altibajos, no es de extrañar que a cinco semanas del final del calendario regular, no haya algún equipo marcadamente favorito para llegar a disputar el Super Bowl LVI.

De la misma manera podríamos poner en esa particular circunstancia la carrera por el Jugador Más Valioso --como ya lo hemos discutido antes--, así como la del Jugador Defensivo del Año. Si me permiten me enfocaré justo en esta última categoría, en esta ocasión.

En otros años, había por lo menos un jugador de la unidad defensiva que tenía “algunas yardas” de ventaja. Estelares como Aaron Donald, Khalil Mack o J.J. Watt tenían cierta ventaja en los criterios de elección.

Este año, la situación no es para nada clara.

Jugadores como Von Miller o el propio Aaron Donald no han terminado de dominar. El primero por lesión, y el segundo porque tanto talento en su unidad en Los Angeles Rams parece que termina de robarle reflectores, amén de no tener números que lo ponga adelante en las preferencias.

Uno de los principales criterios para definir al ganador de tal distinción, puede ser la cantidad de capturas. En este rubro quien aparece en las estadísticas en primer lugar es Myles Garrett de los Cleveland Browns. Garrett cuenta con 14 capturas de quarterback en 12 juegos.

Quien le sigue en esa categoría es T.J. Watt de los Pittsburgh Steelers, quien suma 12.5 en nueve juegos. Quizá sin haberse perdido tres juegos por lesión y COVID-19, tendría números similares a los de Garrett.

Ahora bien, si es muy importante las capturas a los quarterbacks, robar balones debe ser también un rubro muy apreciado.

Trevon Diggs, esquinero de los Dallas Cowboys, es el N° 1 en intercepciones con un total de nueve. Ha sido un gran año para el hermano menor de Stefon Diggs.

En la categoría de balones sueltos provocados, Josh Norman, el esquinero de los San Francisco 49ers, ya acumula siete.

Detener a los ofensivos con tacleadas debería de ser importante, sin embargo, esa cualidad no es tan “vendedora”.

Si lo fuera Denzel Perryman, linebacker medio de Las Vegas Raiders, ha registrado 88. Le sigue Bobby Wagner, de los Seattle Seahawks, con 77. Por cierto, Wagner suma más de 1,200 desde el 2012. Nadie más tiene tantas como él.

No faltará quien ponga en la discusión --y con justa razón-- el nombre del novato jugador de los Cowboys, Micah Parsons. A pesar del “temporadón” que tiene la primera selección en el pasado draft para los de la estrella solitaria, Parsons no es el primero en ninguno de los rubros anteriores, lo cual no implica que su nivel de juego no sea espectacular.

El defensivo de Dallas cuenta con 10 capturas de quarterback, dos balones sueltos provocados, y 54 tacleadas.

Pero bueno, los números los incluyo como referencia porque, aunque sus números fueran superiores, ese título no le corresponde típicamente a un jugador novato. El que sin duda se va a llevar, es el premio a Novato Defensivo del Año.

Regresando al tema principal, es un hecho que entre más taquillero sea el equipo, más posibilidades hay de un jugador que juegue en él, se lleve el título de Defensivo del Año. Por ello, poner a TJ Watt en la lista de favoritos --o a Trevon Diggs-- no es para nada descabellado.

Para ustedes, ¿quién es el favorito?