Sin Antonio Brown, ¿hacia quién deben voltear los Buccaneers y Tom Brady?

play
Antonio Brown puso fin a su aventura en la NFL (2:39)

Pablo Viruega hace un recuento de los problemas provocados por el receptor, quien parece haber sentenciado su salida de la NFL con su inexplicable salida de los Buccaneers. (2:39)

Jugadores con nombres menos conocidos han comenzado a levantar la mano en la plantilla de Tampa Bay debido a múltiples ausencias

TAMPA -- Momentos después que el receptor abierto Antonio Brown salió corriendo del campo en lo que se conocerá como su última aparición para los Tampa Bay Buccaneers, el quarterback Tom Brady lanzó un pase perfecto en tercera y 20 por la banda derecha al receptor abierto Cyril Grayson para una ganancia exacta de 20 yardas y conseguir el primer intento.

Fue al final del tercer cuarto, con los Bucs cayendo ante los New York Jets por 14 puntos como visitantes y Tampa Bay de pronto se quedó sin su jugador más importante en tercera oportunidad de las últimas dos temporadas fuera del receptor abierto lesionado Chris Godwin.

Brady volteó hacia el menos conocido Grayson, quien fue elevado del equipo de prácticas debido a los casos de COVID-19 entre los Bucs durante las últimas dos semanas, no participó en ninguna jugada colegial en LSU y había estado con seis equipos antes de llegar a Tampa Bay.

En esa misma serie, Brady encontró a otro receptor de poco cartel (aunque este fue una selección de primera ronda del draft del 2015) en Breshad Perriman --quien fue llamado permanentemente del equipo de prácticas hace un mes-- corriendo por el centro del campo para un pase completo de 32 yardas, seguido por un dardo al ala cerrada Cameron Brate en cuarta y gol.

Brady encontró a Grayson una vez más con 21 segundos por jugar en el tiempo regular, para un touchdown de 33 yardas para ganar el partido y colocarse como el sembrado N° 3 de la NFC de cara a la última semana de la temporada regular.

El entrenador en jefe Bruce Arians les dijo a los jugadores en el vestidor después del partido (de acuerdo a Peter King de NBC), "Quiero que sepan que llevaré a los chicos de este vestidor y iré a jugar contra cualquiera en el mundo".

Pero la realidad es que --si bien ya están sin las distracciones provocadas por Brown-- su camino a un segundo Super Bowl consecutivo se volvió mucho más difícil, sobre todo cuando se consideran todos los jugadores ausentes a ambos lados del balón debido a las lesiones.

El receptor abierto Mike Evans verá más coberturas dobles y los rivales se enfocarán en el ala cerrada Rob Gronkowski, especialmente sin el corredor principal Leonard Fournette, quien probablemente regrese para los playoffs, y con el estado del suplente Ronald Jones II en el aire por una lesión en el tobillo.

Fournette ha estado en la lista de reservas lesionados desde que se lastimó el tendón de la corva en la Semana 15 y Evans apenas viene saliendo de una lesión en el tendón de la corva.

Jones está usando una bota para caminar por una lesión en el tobillo. No ha sido descartado para el último partido de la temporada regular. Arians indicó que van a "esperar y ver".

Antes del domingo, Gronkowski y Brady habían tenido problemas para estar en la misma página por dos semanas, también, sin embargo, Gronkowski terminó la victoria sobre los Jets, 28-24, con siete recepciones y 115 yardas recibidas.

Pero, mientras tanto, tendrán que seguir sacando más provecho de Grayson, Perriman y el receptor abierto de segundo año Tyler Johnson. Ninguno de esos receptores tiene la habilidad de correr rutas o de detenerse y correr con calibre de Salón de la Fama de Brown, lo que tiene un gran impacto en los pases con engaño de carrera.

Sin embargo, Grayson y Perriman tienen velocidad, Grayson es más efectivo en línea recta, mientras Perriman ha demostrado que puede superar a los defensivos en rutas cruzadas. Johnson no ha mostrado mucho como bloqueador (fue empujado un poco contra los New Orleans Saints), pero compite por el balón y apareció en una jugada de segunda y 10 en la última serie para una recepción de 27 yardas para preparar la anotación de la victoria.

Grayson tuvo seis recepciones para 81 yardas y un touchdown en ese partido. Durante las últimas dos semanas, Grayson tiene nueve recepciones para 162 yardas recibidas y un touchdown. Contra los Jets, Johnson terminó con cuatro recepciones para 50 yardas y un touchdown. Perriman, quien salió de la lista de reservas/COVID-19 la semana pasada, tuvo dos recepciones para 41 yardas.

Confiaron en Grayson y Johnson de manera significativa durante la serie de la victoria, que no tuvo un solo envío a Evans o Gronkowski. De hecho, antes del domingo, Grayson, Perriman y Johnson se combinaban para 501 yardas recibidas (menos del 11 por ciento del ataque aéreo) y 25 recepciones (menos del 8 por ciento del ataque aéreo) con dos touchdowns.

Sin embargo, contra los Jets, fueron responsables por cerca del 42 por ciento del ataque aéreo en términos de yardas.

Necesitarán más de Brady, por supuesto. Pero a diferencia de la temporada pasada, cuando, por momentos, parecía que estaban jugando en la ofensiva de alguien más, tiene el control total de este ataque y puede elevar a quienes lo rodean, similar a lo que hizo en sus últimos años con los New England Patriots.

Se puede eso en el promedio de 2.50 segundos que toma para desprenderse del balón (el segundo más rápido de cualquier jugador en la liga) contra los 2.57 que tuvo el año pasado, que fue el octavo mejor, y significativamente mejor que los 2.62 segundos que tuvo en los primeros cinco juegos de la temporada pasada.

Y aunque hubo algunos contratiempos el domingo, ya que Brady fue golpeado cuatro veces, su protección de pase ha sido estelar esta campaña. Ha sido presionado en apenas el 12.2 por ciento de las veces que se ha retrasado para lanzar, el mejor porcentaje entre todos los quarterbacks de la liga.

Su porcentaje de contacto (presión consiste en contacto y no contacto con lanzamientos apresurados) de 9.3 por ciento también es el mejor de la liga. Necesitan confiar en eso, y los bloqueos de acarreo de este grupo (otra posición golpeada por las lesiones) para preparar los pases pantalla.

Sin embargo, los Bucs también deben sacar más provecho de su defensiva, que tuvo muchos problemas contra los acarreos el domingo.

Realmente extrañaron a Shaquil Barrett y Jason Pierre-Paul, con una captura contra los Jets. Extrañaron los tacleos seguros del apoyador interno Lavonte David y no tuvieron ningún robo de balón.

David ha estado en la lista de reservas lesionados con una lesión en el pie desde la Semana 15. Pierre-Paul ha estado lidiando con un desgarre en el manguito rotador toda la temporada, pero se perdió las últimas dos semanas. Barrett sufrió un esguince de ligamento cruzado anterior y medial colateral en la Semana 16. La esperanza es que vuelva para la postemporada.

"Todos van en la dirección correcta", sentenció Arians. "Esperaremos y vereos con Lavonte, pero se está moviendo en la dirección correcta. Nos preocuparemos por la próxima semana, la próxima semana, pero se están moviendo en la dirección correcta".

Considerando que los otros cinco equipos calificados a los playoffs de la NFC --Green Bay Packers, Los Angeles Rams, Arizona Cardinals, Dallas Cowboys y Philadelphia Eagles-- están promediando 27.15 puntos por partido, los Bucs necesitarán recuperarse muy rápido.