El gran verano del PSG: resolver el futuro de Mbappé, sustituir a Pochettino y renovar una plantilla decepcionante

El informe detrás de escena de ESPN detalla la delicada situación que enfrenta el club antes de la próxima ventana de transferencia en Europa

Tal vez este sea el tipo de verano que el Paris Saint-Germain realmente necesita. Después de una temporada decepcionante en la que recuperó el título de la Ligue 1, pero se desmoronó ante en el Real Madrid en los Octavos de Final de la Champions League y fue eliminado de la Copa de Francia en casa por Niza, el conjunto parisino ha llegado a una encrucijada incómoda.

Algunas cosas tienen que cambiar.

Qatar Sport Investment compró el club hace 11 años y ha logrado mucho desde que se hizo cargo: han levantado muchos trofeos (ocho de los últimos 10 títulos de liga, seis Copa de Francia, seis Copa de Liga), han pasado muchos grandes jugadores (Neymar, Kylian Mbappé, Ángel Di María, Lionel Messi), el increíble ascenso de la marca PSG y mucho más. Pero hay, en cierto sentido, muchas decepciones: la falta de éxito en la Champions (solo dos apariciones en semifinales en 10 temporadas), la rotación constante de entrenadores (Laurent Blanc, Unai Emery, Thomas Tuchel) y la difícil relación por momentos entre el club y sus ultras, por mencionar algunos.

Parece que ahora es un buen momento para que los responsables tomen medidas decisivas y pongan al club en un camino más consistente y positivo. Podría ser una transición automática si Mbappé decide irse y unirse al Real Madrid. El PSG todavía es optimista de que puede mantener a su estrella un poco más, pero ciertamente también podría perderlo. Su contrato expira a finales de junio y, aunque ha tenido conversaciones positivas con los directivos del club, no ha pasado desapercibido que estuvo en Madrid esta semana con sus compañeros (y todos exjugadores del Real Madrid) Achraf Hakimi, Keylor Navas y Sergio Ramos.

Si termina quedándose, genial: será la pieza central en torno a la cual construirán. Sin embargo, si se va, necesitarán otro fichaje destacado y alguien que dirija la siguiente fase de este proyecto, algo que ni Lionel Messi ni Neymar pueden hacer realmente a medida que se acercan al final de sus carreras. Erling Haaland ya no es una opción, ya que acordó unirse al Manchester City el 1 de julio, y fuentes dijeron a ESPN que Robert Lewandowski (que quiere dejar el Bayern Múnich) y Mohamed Salah (cuyas negociaciones para un nuevo contrato en el Liverpool realmente no están progresando) estarían en el radar del PSG si Mbappé llega a LaLiga.

Está claro, por supuesto, que Lionel Messi y Neymar se quedarán. El astro argentino necesitó tiempo para adaptarse a una nueva vida, un nuevo club, un nuevo fútbol y un rol diferente -siendo más creador, menos goleador-, pero las expectativas en el club son que su segunda temporada debe ser mejor que la primera.

Para el brasileño, es otra historia. Está terminando bien la temporada, con ocho goles en sus últimos ocho partidos (todas las competiciones), pero ha sido demasiado decepcionante durante la mayor parte de la temporada. El PSG probablemente escucharía ofertas por él, pero es poco probable que reciban ofertas interesantes.

Ramos también seguirá en la plantilla la próxima temporada, mientras que la opción de compra de Nuno Mendes (60 millones de euros) se ha activado y completará su compra definitiva. El mediocampista Marco Verratti tampoco irá a ningún lado, mientras que fuentes dijeron a ESPN que el lateral derecho Hakimi está feliz en París y no quiere irse. Georginio Wijnaldum debería tener otra oportunidad en la campaña 2022-23 a pesar de algunas frustraciones por su rol secundario a principios de temporada.

En cuanto a los nuevos fichajes para reforzar esta plantilla y hacerla competitiva en Europa, el PSG tiene algunos objetivos en mente.

Aurelien Tchouameni sería el candidato perfecto para renovar su centro del campo, pero el niño prodigio de Mónaco, que costaría alrededor de 60 millones de euros, no sería la primera opción. Sin embargo, Paul Pogba, quien es agente libre una vez que expire su contrato con el Manchester United a fines de junio, es más probable, y fuentes indicaron a ESPN que las conversaciones están progresando bien. La estrella francesa definitivamente está ansiosa por regresar a París, donde creció. El PSG ya ha tenido muchas conversaciones con el agente de Ousmane Dembélé sobre la posible llegada del extremo del Barcelona, ​​que también termina su contrato en el verano.

Arnaut Danjuma es otro nombre de interés. El delantero holandés ha impresionado en el Villarreal y tiene la edad adecuada (25 años) y perfil adecuado para reforzar el equipo, sobre todo si se marchan Mbappé y/o Mauro Icardi. PSG también necesita profundidad en el lateral derecho y Nordi Mukiele, quien termina contrato en Leipzig el próximo verano, es uno de sus objetivos, según revelaron fuentes a ESPN. Nació y se crió en París, y siempre ha aspirado a jugar algún día para el club.

No obstante, el negocio más importante este verano serán las salidas de jugadores. Leonardo, el director deportivo del PSG, no es tan bueno para vender jugadores como para firmarlos, y mientras circulan rumores sobre su propia salida antes de que se abra la ventana, sigue siendo vital que el club pueda recuperar algo de dinero reduciendo el equipo.

El extremo Ángel Di María se irá una vez que expire su contrato en junio, mientras que jugadores como Julian Draxler y Keylor Navas (ambos vinculados al club hasta junio de 2024) probablemente se irán para tener más tiempo de juego de cara a la Copa del Mundo de 2022. También podría ser la misma situación para el defensa senegalés Abdou Diallo, mientras que el club está desesperado por encontrar nuevos clubes para los laterales Layvin Kurzawa y Colin Dagba. Los jóvenes Edouard Michut y Junior Dina Ebimbe también se irán debido a la falta de oportunidades en el primer equipo.

El mediocampista Leandro Paredes no tiene contrato en 2023 y está despertando el interés de los equipos en Italia. El defensor Thilo Kehrer está en la misma posición, con un regreso a Alemania (estuvo en el Schalke de 2016 a 2018). También hay un signo de interrogación sobre el futuro del mediocampista Idrissa Gueye, a quien solo le queda un año en su contrato actual. Entre las filas de atacantes, no está claro qué pasará con Icardi. El argentino ha tenido un mal año: solo 13 encuentros como titular, cinco goles y ninguna asistencia en todas las competencias esta temporada, pero aún le quedan dos años en el club. El club escuchará ofertas, pero las fuentes dijeron a ESPN que no anticipan mucho interés en el jugador de 29 años.

Finalmente, debe tomarse una decisión sobre el entrenador y el director deportivo.

Para Mauricio Pochettino, se desconoce si seguirá en el banquillo después de no poder llevar a este equipo a la gloria en Europa. Sin embargo, si el PSG no puede encontrar un reemplazo adecuado -o no pueden convencer a Zinedine Zidane- para que tome el relevo, y no llegan a ninguna parte con Antonio Conte, Diego Simeone o Joachim Low- entonces Pochettino podría quedarse, casi "por defecto". Todavía le queda un año de contrato, pero le ha dicho al personal que no lo cumplirá si no tiene más control en el club, incluyendo la construcción del primer equipo, y si no puede imponer más de sus ideas, incluidas las relacionadas con la disciplina del jugador.

Todo lo expuesto lleva al director deportivo, Leonardo, y su futuro en el club. El brasileño es un hábil comunicador y está haciendo todo lo posible en este momento, en privado y en público, para mantener su trabajo. Si fuera a ser despedido, algo que parecía probable hace unas semanas después de la Champions League, el PSG es un gran admirador de Andrea Berta, el director deportivo del Atlético de Madrid, y Michael Edwards, anteriormente en Liverpool, también es de interés, dicen fuentes a ESPN.

Sin embargo, el mayor problema de Leonardo es que Pochettino no está dispuesto a seguir trabajando con él y, según se informa, Zidane tampoco. Así que aún podría salir tras finalizar la temporada.