Jorge Moreno, el patojo que dejó Huehuetenango a los 14 años para alcanzar la gloria

play
¡Guatemala derrota a México y clasifica al mundial Sub-20 de Indonesia 2023! (1:34)

Los chapines logran una histórica victoria y pelearán en semifinales por un boleto a los juegos olímpicos (1:34)

Solo era un adolescente cuando Comunicaciones FC le pidió a su familia dejarlo ir en busca de su sueño

HUEHUETENANGO, GUATEMALA -- El destino lo eligió a él, ya era la figura, pero tenía que coronar su extraordinaria noche. ¿Cómo? Deteniendo el penal definitivo. Todo se dio para eso, sus compañeros fallaron y le tocó volver a ponerse sobre la línea de meta. El resultado ya lo sabemos: Guatemala elimina a México y clasifica a la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Indonesia 2023.

Fue una actuación perfecta la de Jorge Moreno, de tan solo 17 años. El guardameta detuvo 3 penales en la tanda final, lo que se sumó al disparo desde los 11 pasos que le atajó a un mexicano al minuto 87. Los medios deportivos más importantes de la región hablan de él. Ha puesto a Guatemala en su segundo Mundial, ha eliminado al ‘Gigante’ de la Concacaf. Nos ha puesto a soñar con los Juegos Olímpicos de París 2024.

Su historia

Tenía 14 años cuando su vida cambió por completo. Su padre, don Jorge Moreno, recibió una llamada de Luis ‘el Mandi’ Mazariegos, parecía poco creíble. Era el preparador de porteros de Comunicaciones FC, uno de los dos equipos más ganadores de títulos en Guatemala. Llamó a solicitud del técnico uruguayo William Fernando Coito Olivera. La razón: fichar a ‘Jorgito’, como le dicen al joven portero.

Jorge jugaba en la categoría sub-15 del Deportivo Chiantla, a donde llegó cuando el equipo logró el ascenso a Liga Nacional. En Guatemala solo los equipos de dicha liga cuentan con fuerzas básicas. Cuando un equipo logra la promoción desde la Primera División debe inscribir representativos en esas categorías, pero cuando desciende esos equipos juveniles desaparecen.

“Cuando Chiantla desciende, a los ocho días me llama la gente de Comunicaciones para pedírmelo. A mí esposa le costó por la edad que aquel tenía. Pero, cuando recibo la llamada al primero que le pregunto es a Jorgito. ‘Recibí está llamada y es para que te vayas a Guate, ‘yo me voy’, me dijo. Papito estas seguro porque allá vas a estar solo, no nos vas a tener. ‘No papi, yo me voy’, seguro porque yo mañana tengo que contestar’”.

“Esa noche hablamos con mi esposa, primero me dijo que no, pero yo le dije que no le podíamos truncar el sueño, que lo teníamos que dejar volar”, cuenta don Jorge Moreno, padre del portero guatemalteco en una charla con ESPN Digital después del extraordinario partido que se ha mandado su hijo ante ‘el Tri’.

Guantes muy pequeños

Es ahora cuando don Jorge recuerda que debía viajar a la frontera con México “porque ahí podía conseguir guantes de la talla para Jorgito”. Y es que el guardameta nacional a los tres años ya quería ser portero. Cuando tenía cuatro y medio ingresó a la academia de fútbol del Silvio ‘el Cuchillo’ Fernández, exjugador y técnico uruguayo, que en la actualidad dirige a Xinabajul-Huehue, recién ascendido a la Liga Nacional.

“Quería ser portero porque yo jugaba de portero, él todavía me vio jugar cuando yo estaba activo en la liga local. Tenía como tres años y medio cuando a él le empezó a gustar la portería, lo que más le llamaba la atención eran los guantes”.

La familia Moreno es originaria de la Aldea Chimusinique, en Huehuetenango, un departamento ubicado en el occidente del país que hace frontera con México. Está alejado de la Ciudad de Guatemala. La decisión de dejar venir a Jorgito no era fácil.

Estando con Chiantla se ganó el llamado a su primer proceso de selección, fue al sub-15, lo que ayudó a que Comunicaciones se fijara en él. Tiene 3 años de residir en la casa club. “Nunca hemos recibido una queja. Es un joven muy tranquilo, muy humilde”.

Dejar su familia, a sus amigos, su pueblo por cumplir sus sueños empieza a dar frutos. ¡Qué frutos! “Tengo un sentimiento de gratitud hacia Dios. Mi sentir es decir ‘valió la pena’. Estoy muy contento, nos había tocado mucho que sufrir”. También recuerda que no fue fácil en el torneo, Moreno sufrió la dura crítica, luego que Guatemala cayó 5-1 ante El Salvador en la primera fecha.

“La confianza que el profe -Rafael Loredo- le tenía era porque lo había visto trabajar, no era solo de quererlo poner como se decía. Yo sabía la capacidad de él y sabía que en el momento justo iba a responder. Está noche fue una actuación memorable de él, Dios lo iluminó. Escribió su nombre con letras de oro”.

Ha sido una noche especial para los padres de Jorgito, don Jorge y doña Ingrid, y para sus hermanos Rodrigo (12 años) y Diego (4 años). Una noche que jamás olvidará la familia Moreno Alfaro.