La misión de Erik ten Hag en Manchester United: garantizar fútbol de Champions League y unir al vestuario

play
¿Cómo calificar la temporada de CR7 con el Manchester United? (3:50)

En 38 partidos jugados, el astro portugués registró 24 goles y 9 asistencias. (3:50)

Erik ten Hag arrancó oficialmente como entrenador de Manchester United, pero los seguidores más pesimistas ya han apodado al holandés "Erik diez Meses". No es que duden de su capacidad como entrenador -se le considera un nombramiento muy interesante tras su impresionante ciclo en Ajax- sino que durante casi una década han visto a varios entrenadores diferentes fracasar en el intento de volver a convertir a United en una potencia antes de ser rápidamente descartados.

Ten Hag tiene un contrato inicial de tres años en Old Trafford, pero en 2013, David Moyes firmó un contrato por seis años y duró 10 meses antes de ser despedido. Dirigir a Manchester United es un trabajo inestable hoy en día; el temor de la mayoría de los fans es que el problema sea el club, y no el entrenador. Moyes, Louis van Gaal, José Mourinho y Ole Gunnar Solskjaer -todos con diferente experiencia y estilos- entraron y salieron despedidos durante los nueve años que han pasado desde el retiro de Sir Alex Ferguson.

Ten Hag es el próximo en la fila, pero a juzgar por el destino de sus predecesores, necesita resultados tangibles rápidamente. Algunas fuentes le comentaron a ESPN que el técnico de 52 años dejó claro durante sus conversaciones con United que no era realista aspirar al título de la Premier League de la noche a la mañana -algo con lo que el director de fútbol John Murtough, el director técnico Darren Fletcher y el director general Richard Arnold estaban de acuerdo- pero ya hay presión para volver a la Liga de Campeones en el primer intento.

Ningún entrenador después de Ferguson logró sobrevivir tras no clasificar con una temporada completa en el cargo. Moyes fue destituido en abril de 2014 después de que una perjudicial derrota por 2-0 ante Everton en Goodison Park hiciera matemáticamente imposible terminar entre los cuatro primeros. Van Gaal terminó cuarto en su primera temporada, pero fue despedido después de la segunda a pesar de haber ganado la FA Cup y terminar quinto en la liga.

Mourinho, nombrado en 2016, terminó sexto en su primera temporada, pero entró en la Champions League por haber levantado el trofeo de la Europa League. Segundo en 2018, mantuvo su puesto, pero fue despedido el siguiente mes de diciembre con su equipo a la deriva en la carrera por los cuatro primeros puestos. Solskjaer terminó tercero y luego segundo en sus dos temporadas completas, pero al igual que Mourinho, fue despedido antes de Navidad en su tercer año, en parte, porque la promesa de la Liga de Campeones se estaba alejando.

Puede que Ten Hag no tenga la presión inmediata de superar a Manchester City y a Liverpool en la Premier League -aunque en su primera rueda de prensa oficial el lunes dijo que está aquí para acabar con su época de dominio- pero en cuanto a asegurar el regreso a la Champions, ya tiene el tiempo contado. No será fácil.

La lista de tareas de Ten Hag

Los más allegados a Ten Hag no dudan de que tiene la habilidad y la ética de trabajo necesarias para triunfar. El lunes, en Old Trafford, se mostró seguro de sí mismo y se presentó a todos los periodistas. Dijo todo lo que cabría esperar, como que quiere recuperar el éxito y jugar un fútbol entretenido, pero también se puso firme.

Habló con mucha gente sobre el trabajo que decidió asumir, pero su frase final en su conferencia de prensa fue reveladora: "Voy a trazar mi propia línea". Hará las cosas a su manera.

Aun así, existe la preocupación de que se convierta en el próximo chivo expiatorio si el club sigue tomando malas decisiones fuera del campo de juego. Mourinho, ganador de dos títulos de Champions League y títulos de liga en cuatro países, sostiene que su segundo puesto con United en 2018 es uno de sus mayores logros, considerando el lío que había entre bambalinas.

Daley Blind, quien pasó por United y jugó bajo la dirección de Ten Hag en Ajax, fue rotundo: "Le tengo mucha fe en Manchester United, pero necesita que la directiva lo respalde".

Arnold, quien reemplazó a Ed Woodward como director ejecutivo en febrero, prometió intervenir menos en las decisiones futbolísticas, pero la mayoría de las cosas aún requieren la aprobación de los propietarios, la familia Glazer.

A pesar de sus prolíficos resultados en Ajax, Ten Hag aún no ha dirigido un partido en ninguna de las cinco principales ligas europeas, lo que supone un riesgo para United, pero también lo es para él, ya que se está jugando su reputación con la promesa de que el club estará mejor gestionado en el futuro.

Llega en uno de los momentos más bajos del club desde que descendió a la segunda categoría del fútbol inglés en 1974. Sin un trofeo desde 2017 y tras una temporada en la que registraron su menor cantidad de puntos en la era de la Premier League, hay mucho terreno por recuperar sólo para volver a meterse entre los cuatro primeros. La rotación de la plantilla será mayor de lo habitual, ya que Nemanja Matic, Paul Pogba, Edinson Cavani, Jesse Lingard y Juan Mata se marcharán como agentes libres en junio, mientras que varios jugadores bajo contrato -como Anthony Martial, Eric Bailly y Dean Henderson- ya han decidido que quieren marcharse.

Mientras tanto, fuentes han descrito el ambiente en el vestuario como "tóxico" durante la segunda mitad de la temporada, con la formación de camarillas y desconfianza entre los jugadores. Algunas fuentes le informaron a ESPN que parte del razonamiento para nombrar al ex ayudante de Ferguson, Steve McClaren, como entrenador es para ayudar a mejorar el estado de ánimo y la unión del plantel.

Según las fuentes, todas las miradas estarán puestas en la forma que Ten Hag maneje la capitanía, ya que el plantel está dividido en cuanto a si Harry Maguire, quien tuvo una mala temporada, debería seguir llevando el brazalete. David De Gea, Bruno Fernandes y Cristiano Ronaldo están entre los candidatos a ocupar el puesto si se produce un cambio, mientras que el entrenador interino Ralf Rangnick sugirió abrirlo a una votación.

Algunas fuentes le dijeron a ESPN que Maguire, una figura habitual desde que llegó de Leicester City en 2019, ni siquiera tiene garantizada la titularidad bajo el nuevo técnico dada su falta de ritmo y la tendencia de Ten Hag de jugar con una línea defensiva alta. También hay dudas sobre la capacidad de De Gea de jugar en su sistema, aunque, según las fuentes, se reconoce que fichar a un delantero y a un mediocampista es más importante este verano que hacer un cambio entre los palos.

Ten Hag quiere que los jugadores vuelvan a los entrenamientos de pretemporada lo antes posible para empezar a solucionar los problemas, pero el club no ha establecido el calendario de verano más fácil habiendo organizado una agotadora gira de tres semanas por Tailandia y Australia.

Sin embargo, Ten Hag ha apostado por superarlo todo y despertar a un gigante dormido. Los hinchas de United, no obstante, han visto suficiente miseria durante los años estériles desde la retirada de Ferguson como para saber que cualquier optimismo debe venir acompañado de una dosis de precaución. El éxito siempre se promete en United, pero la mayoría de los aficionados sólo lo creerán cuando lo vean.