Los últimos diez dorsales '10' de Cruz Azul

Adomaitis / Giménez ESPN

La camiseta número 10 de Cruz Azul ha sido utilizada en los últimos años por diez futbolistas, de los cuales uno solo ha sido campeón de liga y otro más ha conseguido alzarse como ídolo de la afición celeste.

Guillermo Fernández (Apertura 2019 - )

El exfutbolista argentino de Racing fichó por Cruz Azul luego de ser campeón en su país y será quien utilice la indumentaria con el número 10 a partir del Apertura 2019.

Con su anterior club, el mediocentro ofensivo de 27 años sumó 1828 minutos, repartidos en 23 partidos, 19 de ellos como titular, y anotó en tres ocasiones.

Walter Montoya (Clausura 2018 - Apertura 2018)

El centrocampista argentino arribó a la institución para disputar el Clausura 2018 y 'heredó' el dorsal que Christian Giménez portó durante 17 torneos, sin embargo salió del club por rendimiento irregular.

Durante su estadía de dos torneos con los celestes, el 'Chaque' sumó 740 minutos en liga y anotó solamente en una ocasión, ante Pachuca en la goleada 5 a 0 que ocurrió en la Jornada 11 del CL2018.

Christian Giménez (Bicentenario 2010 - Clausura 2018)

El 'Chaco' se unió a la institución para disputar el Bicentenario 2010 y, a pesar de tener un primer semestre irregular, logró ganarse a la afición pata encumbrarse -hasta el momento- como el último futbolista que ha inscrito su nombre con letras doradas en la historia del club.

El argentino portó la camiseta '10' celeste en 331 partidos oficiales, marcó gol en 76 ocasiones (es el actual sexto máximo anotador en la historia del club) y ganó tanto la Copa MX del Clausura 2013 como la Concacaf Liga de Campeones de la campaña 2013-14.

Ramón Nuñez (Apertura 2009)

El 'Principito' hondureño utilizó el dorsal a lo largo del Apertura 2009, durante 803 minutos; participó en 16 partidos y salió del club al concluir el torneo con tan sólo dos goles marcados, ambos en la Concacaf Liga de Campeones 2009-10, ante Columbus Crew y Deportivo Saprissa.

Édgar Andradre (Apertura 2007 - Clausura 2009)

El campeón mundial Sub-17 en Lima, Perú, portó la '10' durante cuatro torneos, a partir del Apertura 2007, un certamen después de la aparatosa fractura de tibia y peroné que sufrió en la Liguilla anterior, sin embargo no pudo lucirla con regularidad debido a que un año más tarde se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha.

Cruz Azul decidió prescindir del futbolista una vez finalizado el Apertura 2009, tras 40 duelos al servicio cementero -28 de ellos con el dorsal-, y tres goles anotados.

Gabriel Pereyra (Clausura 2005 - Clausura 2007)

El 'Místico' recaló en la institución de cara al Clausura 2005 y utilizó dicha camiseta durante 4408 minutos repartidos en 77 partidos, en los que anotó en once ocasiones.

Cesareo Victorino (Apertura 2003 - Apertura 2004)

El canterano de Pachuca y exfutbolista del Slavia Praga, militó en Cruz Azul en dos ocasiones: del Invierno 2001 al Verano 2002, certámenes en los que vistió el número 21, y del Apertura 2003 al 2004 en los que utilizó el 10.

Con dicho dorsal en la espalda, Victorino diputó 28 duelos y anotó solamente en dos ocasiones, para posteriormente volver con los Tuzos.

Mariano Messera (Verano 2002)

El 'Potrerito' tuvo un paso fugaz de seis meses con los cementeros, durante el Verano 2002.

Vestido con la camiseta celeste, Messera participó en 16 duelos, 14 de ellos como titular, y celebró un gol propio únicamente en una ocasión.

Ángel Morales (Invierno '99 - Verano 2002)

Procedente de Racing, el 'Matute' portó dicho número con Cruz Azul a lo largo de cinco torneos de la Primera División de México y durante el histórico andar del club en la Copa Libertadores del 2001, en la que cayó ante Boca Juniors en penales.

El oriundo de Avellaneda, Argentina, actualmente es representante de futbolistas, entre ellos el atacante celeste Martín Cauteruccio.

Héctor Adomaitis (Invierno '97 - Invierno '99)

Un año después de obtener el primer campeonato de Santos Laguna, 'El 'Ruso' fue anunciado como fichaje de Cruz Azul para encarar el Verano '97 y seis meses más tarde se convirtió en artífice de la octava estrella del escudo de la institución.

Junto con Óscar Pérez, Juan Reynoso, Benjamín Galindo, Francisco Palencia, entre otros, los cementeros se llevaron el título del certamen tras vencer al León gracias a un penal cobrado por Carlos Hermosillo, luego de que él mismo recibió, en el rostro, una artera entrada del guardameta rival, David Comizzo.