El VAR sí sirve

ESPN

Si bien el VAR está para impartir justicia y corregir errores humanos, el problema radica en la pésima utilización de la tecnología y la dependencia de los árbitros

La tecnología avanza a pasos agigantados, la ciencia no se detiene y las máquinas siguen y seguirán desarrollándose. Sin embargo, lejos de verlas como una amenaza debemos aprender a utilizarlas, trabajar con ellas y a partir de su adecuado uso, tener un mejor rendimiento.

En los videojuegos de futbol, el fuera de juego nunca se marca equivocadamente. El árbitro asistente, el central, o quien esté dentro de esa caja -que hipnotiza- establezca la línea de fuera de juego, es un genio. No hay espacio para la polémica. Pienso que fue a partir de ahí que se pensó que el VAR podría crearse como herramienta de apoyo al colegiado.

A dos años de la implementación del VAR en el futbol mexicano, las críticas no solo no se detienen sino que cada vez son mayores. No porque el sistema no sirva, sino porque el software ha dejado en evidencia las carencias de muchos árbitros que lejos de buscar mejorar, parecen confiarse de la repetición que tienen los de la unidad, que en palabras de Miguel Herrera parece que están “tomando refresco y comiendo torta“.

Lejos de hacerlos mejores árbitros, el VAR los ha hecho flojos y peor aún, soberbios.

Lo más increíble del VAR radica en el tiempo que los árbitros demoran para tomar una decisión. Los que están en la unidad tardan mucho en decidir y cuando finalmente dejan en manos del central la decisión, éste acude a la pantalla para solicitar un sin fin de repeticiones hasta que lo dejen convencido de que se equivocó en no marcar o marcar algo que vio equivocadamente en primera instancia.

Si bien el VAR está para impartir justicia y corregir errores humanos, el problema radica en la pésima utilización de la tecnología y la dependencia que empieza a crear en los jueces del juego, que además, ahogan el grito de gol y los festejos.

Desde la pasada Copa del Mundo llevo manifestando que antes del VAR o el Ojo de Halcón, los clubes y las Ligas deben invertir en algo que es mucho más importante que las molestas repeticiones que atentan contra la esencia del futbol, y me refiero al Fan ID. Esa sí que es una urgencia para cuando la afición vuelva a los estadios.

El VAR sopló las dos velas de su pastel en el futbol mexicano. Un pastel que después de este tiempo, aún nadie sabe cómo disfrutar.