Mexicanos que no aprovecharon su relación con grandes personajes del futbol como Beckham y Simeone

En los últimos años, varios futbolistas mexicanos han tenido la oportunidad de trabajar con grandes figuras internacionales, pero por diversos motivos no pudieron aprovechar esa relación para explotar su carrera. En ESPN Digital hacemos un listado de esos elementos que no supieron manejar una situación a favor.

RODOLFO PIZARRO

El mediocampista era junto a Hirving Lozano y Erick Gutiérrez uno de los prospectos más interesantes de la cantera de Pachuca y tras ser vendido a Chivas en 2017, los aficionados del balompié mexicano consideraron que el siguiente paso en la carrera de Pizarro era emigrar al Viejo Continente.

Con la escuadra rojiblanca, Rodolfo se convirtió en una figura importante en los títulos que conquistó el Rebaño Sagrado en la era de Matías Almeyda, sin embargo, la directiva de Chivas no recibió ofertas interesantes de clubes europeos y por problemas económicos decidieron vender a Rodolfo a Rayados.

El exjugador de los Tuzos se proclamó campeón de Liga MX con Monterrey, aunque en más de una ocasión fue señalado por estar debajo de su nivel y nunca llegó a consolidarse como una pieza fundamental. Tras ganar el título del futbol mexicano con Rayados, Pizarro sorprendió a los aficionados al anunciar su traspaso a la MLS después de llegar a un acuerdo con el Inter Miami, equipo donde el exfutbolista inglés, David Beckham, destaca por ser uno de los propietarios.

Ante la oportunidad de trabajar con Beckham, leyenda del Manchester United y Real Madrid, aficionados aztecas pensaban que Rodolfo podría utilizar dicha relación para cumplir su sueño de emigrar a Europa, incluso el propio Pizarro indicó que jugando en Estados Unidos tenía más posibilidades de jugar en el Viejo Continente, pero la realidad resultó completamente diferente y ahora el mediocampista regresa a la Liga MX con la ilusión de recuperar su nivel en Rayados y pelear por un lugar para el Mundial de Catar.

RAÚL JIMÉNEZ

El 'Lobo de Tepeji' es una figura de la Premier League, pero uno de los puntos negativos en la carrera del ariete es que no logró aprovechar la oportunidad de trabajar con Diego Simeone para brillar en uno de los mejores equipos de Europa.

Después de la Copa del Mundo de Brasil 2014, los Colchoneros decidieron apostar por Jiménez, que había logrado posicionarse como una de las principales figuras del América. Con los rojiblancos, Raúl Jiménez debutó en un partido contra el Real Madrid por la Supercopa de España.

El 'Cholo' demostró su confianza hacía Jiménez al comenzar LaLiga con el mexicano como titular en el ataque, sin embargo, con el paso de las jornadas el azteca fue perdiendo su lugar en el once inicial y la fe de Simeone. Raúl finalizó la campaña con un gol en 576 minutos (21 partidos) y la directiva, aconsejada por el 'Cholo', decidió venderlo al Benfica.

De esta manera, Raúl Jiménez no pudo seguir el camino de jugadores como Antoine Griezmann, Lucas Hernández, Rodri, Diego Costa, entre otros, que firmaron con equipos muy importantes de Europa gracias al nivel que consiguieron con la ayuda de Simeone.

URIEL ANTUNA

A diferencia de Jiménez y Pizarro, Antuna tuvo la gran oportunidad de compartir el terreno de juego con uno de los mejores delanteros de todos los tiempos en la MLS.

Uriel emigró al Viejo Continente en 2018 tras ser adquirido por el grupo que maneja el Manchester City. El rápido futbolista formado en la cantera de Santos fue cedido al FC Groningen de los Países Bajos y tras 18 meses con la plantilla holandesa, Antuna regresó al City, pero el club inglés lo prestó al LA Galaxy de la MLS.

En el equipo angelino coincidió con Zlatan Ibrahimovic y mostró un gran nivel que le permitió ser considerado por Gerardo Martino para la Selección Mexicana. Con seis goles y seis asistencias en 31 partidos con el Galaxy, Antuna despertó el interés de varios clubes, aunque al final sería Chivas el equipo que se hizo de sus servicios, situación que decepcionó a un sector de la afición al considerar que Antuna debió haber regresado a Europa.

Curiosamente, Zlatan, con 38 años, terminó su etapa con el LA Galaxy y fue contratado por el AC Milán, equipo en el cual sigue demostrando porque es uno de los mejores atacantes del balompié mundial.

GIOVANI Y JONATHAN DOS SANTOS

Los hermanos Dos Santos se formaron en la cantera del Barcelona y Giovani fue el primero en sobresalir al recibir la confianza de la leyenda holandesa, Frank Rijkaard, incluso el nivel de 'Gio' le valió para ser la competencia directa de Lionel Messi por el puesto titular en el incio profesional de ambos.

Sin embargo, la etapa de Giovani en el primer equipo del Barcelona fue muy corta al ir poco a poco perdiendo la confianza de Rijkaard, por lo que al finalizar la temporada 2007/08, el mayor de los Dos Santos decidió abandonar al club al no entrar en los planes de Pep Guardiola.

Por su parte, Jonathan dos Santos si logró coincidir con Guardiola, aunque el catalán le brindó pocas oportunidades debido a la alta competencia a nivel interno. 'Jona' pasó a formar parte del primer equipo de manera oficial en el verano de 2012, pero el mexicano no aprovechoó la experiencia de figuras como Lionel Messi, Neymar, Andrés Iniesta, Sergio Busquets, Dani Alves, Xavi Hernández, entre otros, para incrementar su nivel y pelear por un lugar en el cuadro titular o llamar la atención de un equipo grande de Europa.

En la ventana veraniega del 2014, Jonathan salió del Barcelona y se unió al Villarreal de su hermano Giovani.

CASO ESPECIAL - CARLOS PEÑA Y EDUARDO HERRERA

Pedro Caixinha, actual técnico de Santos Laguna, sorprendió a los aficionados de la Liga MX cuando fichó a Peña y Herrera en 2017 desde el banquillo del Rangers de Escocia.

La etapa del lusitano al frente del Rangers duró poco, mientras que el 'Gullit' regresaría a Liga MX tras seis meses en Escocia, Herrera terminaría la campaña.

En el verano de 2018, Steven Gerrard, leyenda del Liverpool, llegó al banquillo de Rangers y tanto Peña como Herrera estaban disponibles para el inglés pero el ídolo de los Reds los dejó fuera de sus planes, por lo que los aztecas nunca más volverían a jugar en Escocia.