Megan Rapinoe 'bromea' con su retiro de la selección

El mundo conoció a la jugadora de Estados Unidos, Megan Rapinoe, este pasado mes de julio en la Copa del Mundo Femenil en Francia. Para todos aquellos que no seguían de cerca el futbol femenil, seguro conocieron a Rapinoe en este tiempo. Ya fuera por su cabello teñido de color morado, sus seis goles en la Copa del Mundo que festejaba con los brazos extendidos hacia el público, o la guerra de declaraciones contra el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Rapinoe dejó huella.

“De hecho, se está viendo muy bien eso del retiro, podría considerarlo (risas), es broma”, comentó Rapinoe previo al entrenamiento de la selección de Estados Unidos en el Rose Bowl.

Al ser cuestionada sobre el legado de su entrenadora Jill Ellis, quien sí anunció que deja su cargo al frente de la selección femenil tras cinco años y dos campeonatos del mundo, Rapinoe saboreó la idea del retiro.

No es la primera vez que la delantera de 34 años hace algún tipo de comentario al respecto en este mes post Copa del Mundo. Y aunque finalizó con un, “es broma”, demuestra que es algo que tiene en la mente. Aún falta ver quién asume el cargo como entrenador de la selección para tomar una determinación sobre seguir o no, rumbo a la siguiente competición internacional, los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

“Para serte sincera, no estaba tan sorprendida por el anuncio de Jill de dejar la selección; obviamente, es un trabajo muy complicado y poderte ir así, en lo más alto, es la mejor manera de hacerte a un costado. Ganamos dos campeonatos del mundo consecutivos, este último de una manera espectacular”, compartió Rapinoe.

Para las jugadoras jóvenes, la decisión de Jill Ellis de dejar la selección ha sido dolorosa. Ellas han vivido su proceso y su llamado al combinado estadounidense, gracias a Ellis. Tal es el caso de Rose Lavelle de 24 años, que fue la revelación durante la final del mundial con su gol. Lavelle debutó en la selección mayor en 2017.

“Siendo egoísta, estoy triste. He disfrutado tener a Jill como mi coach, he crecido mucho como jugadora en los últimos tres años. Estoy triste, pero a la vez feliz por ella de irse de esta manera y poder disfrutar tiempo ahora con su familia”, comentó Lavelle en entrevista.