Punto por punto: así es el proyecto de Arsene Wenger para realizar el Mundial cada dos años

FIFA continúa trabajando y haciendo todo lo que esté a su alcance para llevar adelante la realización de la Copa del Mundo cada dos años y Arsene Wenger parecería ser la llave para concretar su idea. El exentrenador de Arsenal, actual Director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la organización, expuso en una conferencia sus principales puntos para llegar a la nueva era del "fútbol del futuro" y "mejorar la competición del fútbol mundial".

En primer lugar, Wenger afirmó que propone poner tanto a los futbolistas y a los fanáticos en el centro de la escena. Con las quejas de los jugadores por un calendario tan apretado, Arsene contó que su idea es jugar "partidos relevantes" aumentando no la cantidad de encuentros sino la calidad de los mismos. De esta manera, habrían menos viajes para los jugadores, menos Stop and Go, y se asegurarían un mayor descanso para los deportistas. "Queremos darles a los aficionados lo que exigen en estos momentos, que no es otra cosa que partidos relevantes", cerró respecto de los fanáticos.

Otro apartado importante en esta idea para Wenger es achicar la brecha existente entre confederaciones, ya que "muchas confederaciones no tienen acceso a partidos de máximo nivel, por lo que no disponen de opciones para reducir las diferencias entre ellas y las grandes confederaciones". Respaldándose en las diferentes zonas geográficas en las que nacen los jóvenes talentos, Wenger afirmó que el calendario actual "está desfasado" y que es necesario una modificación para que todas las promesas tengan sus oportunidades.

Wenger también hizo hincapié en la distribución que existe entre el fútbol de clubes y el de selecciones, que actualmente se mantiene en un 80-20 a favor de las instituciones. El Director de Desarrollo quiere mantener esta distribución, pero busca asegurar una organización eficiente de la misma reagrupando y reduciendo las fases preliminares, creando espacios más largos para que los deportistas se queden con sus clubes y garantizando períodos de descanso.

Con esta idea, un Mundial podría realizarse en 2026 para que en 2027 se reagrupen todos los torneos continentales y así dejar la pista libre para un nuevo Mundial en 2028.

El último punto de Wenger se vincula con la "nueva mentalidad del fútbol y la globalización". Para Arsene, esta propuesta abre camino a hacia la nueva mentalidad que responde a una sociedad que se mueve constantemente y siempre está en busca de la respuesta inmediata. "La Eurocopa de la UEFA se pospuso a 2021 por la pandemia, y fue una competición fantástica. Y el año que viene tenemos el Mundial. A mí no me parece que esto suponga ningún problema. Diría incluso que da la impresión de que la EURO acabó hace ya mucho tiempo, y que todos estamos esperando con entusiasmo a que llegue el próximo Mundial", apuntó.