Con Otamendi y Di María desde el inicio, Benfica avanzó a los octavos de final de la Taca de Portugal

El acierto y los contratiempos sufridos por el Famalicao facilitaron la victoria a última hora del Benfica en el estadio Da Luz (2-0) que le llevaron hasta los octavos de final de la Taca de Portugal.

El conjunto de Roger Schmidt no está en su mejor momento. Fue evidente en el choque copero que pudo sacar adelante en el tramo final impulsado por un gol en contra y por la expulsión que sufrió su adversario.

Benfica lo aprovechó y se clasificó. Pero no lo vio claro hasta el minuto 71 cuando el equilibrio se rompió. Fue en una acción desgraciada para los visitantes. Un centro desde la derecha del danés Casper Tengstedt hacia Rafa Silva al que se interpuso Riccieli que cortó el balón pero lo introdujo en su propio arco.

Respiró el equipo lisboeta que tres minutos después se vio en superioridad. Otavio vio la tarjeta roja y el Famalicao se quedó con diez jugadores y el marcador en contra.

Cuatro más tarde, el Benfica sentenció su clasificación con el segundo gol, firmado por Rafa Silva con un remate desde fuera del área, raso, pegado al palo.

El Benfica accedió a los octavos de final de la Taca de Portugal igual que el Porto, Braga, Vizela, Vitoria Guimaraes y Gil Vicente, de la primera división, y Maritimo, Peñafiel y Nacional, de segunda.

Nicolás Otamendi y Ángel Di María fueron titulares. EFE