Iker Casillas y su curiosa propina en una taquería mexicana: dejó 800 pesos, sus tenis y se fue descalzo

play
Las insólitas anécdotas de Iker Casillas con un taquero en México (1:46)

La leyenda viva del Real Madrid caminó por Akumal, Quintana Roo y se detuvo frente a un asador que le llamó la atención, tuvo que pedirle al taquero foto y les regaló sus tenis y traje de baño. (1:46)

Iker Casillas sorprendió por su sencillez en la visita a una taquería en Quintana Roo, donde dejó una generosa propina y ropa que él llevaba

Iker Casillas subió a sus redes sociales una foto en Cosme’s Taquería, un restaurante ubicado en Quintana Roo, que recibió una curiosa propina de parte del campeón del mundo. Además de 800 pesos, dejó un short de playa y unos tenis blancos que traía puestos, por lo que se despidió descalzo del negocio.

Casillas tiene un palmarés que pocos pueden presumir. Un campeonato del mundo y dos Eurocopas, además de múltiples títulos con Real Madrid y Porto, entre ellos tres Champions League. Sin embargo, logró pasar desapercibido por la hora en la que estuvo en la taquería, incluso el mismo exportero se tuvo que acercar para presentarse.

Jesús Geovanni, encargado de la taquería, fue con quien se acercó Casillas para presentarse y posteriormente, además de tomar la foto con ‘Don Víctor’ que subió a sus redes sociales, se desprendió de sus tenis blancos y un short de playa.

“Me di cuenta ya cuando se estaba yendo porque a mí me regaló unas cosas. Unos tenis y ropa. Los tenis que traía él se los quitó y me los regaló. Me dio una bolsa de ropa que tenía, que era de la playa, porque estaba mojada. Se fue descalzo. De aquí se fue caminando”, externó el encargado de la taquería, quien reveló que el exportero dejó una propina de 800 pesos.

‘Don Víctor’, el encargado del asador en Cosme´s Taquería, fue el protagonista de la foto que Casillas subió a sus redes sociales y considera que la cercanía que tiene el restaurante con la Playa de Akumal, que está como a 200 metros, hace que tengan visitas de muchos extranjeros.

“Realmente nos sentimos emocionados y se fue muy agradecido porque le encantó la comida que le servimos”.

Casillas solo posó para dos fotos en la taquería, ambas las pidió el exportero antes de dejar el negocio descalzo, por los tenis que regaló, pero agradecido por la comida que le habían servido.

“Dijo que era un placer estar acá con nosotros. Nos dijo que la comida estaba muy rica, que muchas gracias”, fueron las últimas palabras que recuerda Jesús Geovanni.