Messi y Cristiano tienen temporada histórica en PSG y United, pero de forma negativa

Los dos grandes nombres del futbol mundial de los últimos tiempos viven una etapa complicada en sus carreras

Cristiano Ronaldo y Lionel Messi han sido sinónimo de goles durante más de una década. De zurda, derecha, cabeza, falta, o de penal. Marcaron siempre en todos los sentidos, ante todos los rivales posibles y en partidos de toda relevancia. Al menos hasta esta temporada.

Los dos grandes nombres del futbol mundial de los últimos tiempos han protagonizado una gran rivalidad, empujándose en la búsqueda de la perfección, aunque viven una etapa complicada. Ambos atacantes registran malos números nunca antes en sus carreras, como muestra una investigación de ESPN.com.br.

Con solo un gol en 12 apariciones con el PSG en el Campeonato de Francia, Messi nunca había tenido un promedio tan malo en la liga doméstica. Ni siquiera cuando era un adolescente en los primeros compases de su carrera en el Barcelona que era liderado por Ronaldinho Gaúcho.

El argentino ha marcado hasta ahora un gol en 892 minutos con el conjunto parisino de la Ligue 1, una media de 0,08 goles por partido, la peor de su carrera. Antes de la temporada actual, la marca más baja de Messi había sido en la campaña 2004/05, precisamente su primer año en el primer equipo azulgrana, cuando marcó un gol en siete partidos, una media de 0,14.

El rendimiento de Cristiano Ronaldo no es tan bajo, pero esta es, hasta el momento, su peor temporada en goles en más de una década y media. En su regreso al Manchester United, el lusitano lleva 8 goles en 18 partidos, una media de 0,44 por partido. Marca una vez cada 182 minutos.

La última vez que estuvo tan bajo fue en la temporada 2005/06, cuando acabó con 9 goles en 33 partidos de Premier League (0,27 de media). Ese año, cuando aún no era el goleador implacable en que se convirtió años después, Ronaldo anotó una vez cada 254 minutos.

Por supuesto, con jugadores de este calibre, siempre hay números sobresalientes que mencionar. Por ejemplo, Messi suma seis asistencias en el Campeonato de Francia, la última en la goleada ante el Reims, además de cinco goles en cinco partidos en la Champions League, principal objetivo del PSG desde hace años.

Es en la Champions también donde apareció el mejor Ronaldo en aquel regreso a Old Trafford. El portugués tiene cinco partidos y seis goles. Todos los goles resultaron decisivos para garantizar la victoria y salvar al United de situaciones complicadas en la fase de grupos.

Es difícil señalar una sola razón para el bajo rendimiento de las leyendas en los respectivos campeonatos nacionales. Hay quien advierte de lo evidente: la edad. Ronaldo está a menos de dos semanas de cumplir 37 años, mientras que Messi tiene 34. Es obvio imaginar lo mejor de ellos ha sido en el pasado.

También está el aspecto de la adaptación. Messi tiene su primera experiencia en un club fuera del Barcelona y LaLiga, lo que lleva tiempo para entender la dinámica de la nueva liga y llevarse de la mejor manera con sus nuevos compañeros, además de que ya no es la estrella principal de la plantilla.

Cristiano conocía Old Trafford desde los principios de su carrera como jugador, pero el United de hoy es prácticamente otro club, sobre todo porque ya no tiene a Alex Ferguson al mando. Sin Sir Alex, considerado por Ronaldo su padre en el futbol, ​​el Manchester está a punto de cumplir diez años sin un título de Premier League (el último fue en 2013) y hoy parece lejos de conseguir logros relevantes como en otros tiempos.

Sin embargo, Messi y Cristiano Ronaldo no son el tipo de jugadores de los que se debe de dudar. Sí, los números son negativos e impresionan cuando todos nos hemos acostumbrado a sus grandes hazañas, pero la temporada aún no ha llegado a su momento más decisivo.

El PSG y el Manchester United sin duda apostaron sus fichas por las superestrellas que elevaron el listón en el fútbol mundial hace más de una década y confían en que los monstruos eventualmente saldrán de la jaula cuando sea necesario. Puede que los números actuales ni siquiera indiquen esto, pero la historia vale más en los momentos claves de la campaña.