Matías Cereceda, el DT detrás del histórico título de Santa Bárbara

Matías Cereceda tiene tan solo 28 años y ya su nombre quedó escrito en las páginas más gloriosas de la historia de Santa Bárbara. Ligado al club desde los 4 años a través de la herencia familiar de su padre, ex jugador, como él actualmente, el ganar el Súper 8 es indudablemente un logro sentimentalmente muy fuerte. "Más que una segunda casa es directamente mi primera casa, paso todos los días de la semana ahí", advirtió con emoción, en charla exclusiva con ESPN.com. Y señaló sobre el logro obtenido: "Fue un momento único. Los festejos posteriores nos hicieron tomar dimensión de lo que habíamos conseguido".

Las damas de Gonnet se impusieron con jerarquía y categoría en la definición de la Súper Liga en Santiago del Estero. En la primera fase consiguieron 7 de 9 puntos y en las semifinales y la final, dieron vuelta dos veces el marcador tras ir abajo ante Italiano y Lomas, respectivamente. "Fue un torneo donde fuimos de menos a más, las charlas iban con esa lógica, agarrar las cosas buenas que habíamos hecho el partido anterior, potenciarlas y obviamente aplicarlas a lo que podíamos ver del rival. Pero, era constantemente agarrar lo bueno del último partido e ir con esas armas al siguiente", analizó Cereceda. Y agregó: "De Italiano aprendimos que no había que bajar los brazos y, aunque arrancamos mal con Lomas, esa enseñanza del partido anterior nos hizo estar constantemente con la cabeza puesta en que podíamos darlo vuelta. Sin dudas, cuando pudimos romper ese 0-2 y poner el 1-2, nos fuimos a la charla del cuarto cuarto sabiendo que se nos iba a dar".

Y en lo personal, para el DT de Santa Bárbara fue pura adrenalina. "Lo disfrute mucho. Obviamente soy un entrenador joven y tenía mis inquietudes e incertidumbres más que nada por no conocer el nivel nacional. Sin embargo, confiaba mucho en lo que veníamos haciendo en el Metropolitano, así que solo me quedaba generar que las chicas sientan que era posible. Generar esa expectativa de cumplir un sueño porque nunca hubo dudas de que las herramientas las tenemos". comentó.

Con su primera copa levantada, las de Gonnet tienen más que nunca merecido soñar con alzarse con el Metro, tal vez, el gran deseo de todo club que milita en Buenos Aires. "Y... es un sueño. El Súper 8 nos dio experiencia y confianza para lo que viene. No nos quitó ese hambre que tenemos de ser un club 'joven'. Creemos que para que se dé tenemos que seguir por este camino, sin sacarnos el overol, trabajando todas las semanas y luchando por estar arriba. Después obviamente hay grandísimos equipos, por eso lo importante es terminar lo mas arriba posible para, en caso de llegar a las instancias definitivas, hacerlo en nuestra mejor versión", ratificó.

Lo cierto es que para Cereceda, todo lo vivido en las últimas semanas es soñar con los ojos abiertos. "Mi sueño lo estoy cumpliendo ahora. El primer equipo de mi club saliendo campeón es algo que no me imagine jamás. Claramente soy ambicioso y quiero más, pero soy feliz estando en mi casa, con las chicas que entrené en inferiores toda mi vida o con las que compartí cuerpos técnicos o amistades", enfatizó. Y, aunque no le cerró la puerta a nuevos desafíos, disfruta del día a día. "Sé que el club es grande, que en algún momento tocará salir para ir a otro club y renovar esos sueños, pero por ahora pienso en que Santa Bárbara todos los días sea un poquito más grande", admitió.

El verdinegro se transformó en esa institución modelo que apunta a quedarse en lo más alto del hockey nacional por mucho tiempo. Como bien dijo su entrenador, "las jugadoras que hoy en día están en primera logrando lo que lograron y luchando arriba, son muy jóvenes. Eso da una sensación de que estaremos arriba por mucho tiempo. Este plantel de Primera será un ejemplo para que las más chicas vayan subiendo a un equipo súper profesional para mantener al club la mayor cantidad de años posibles en la elite".

Cereceda lo sabe, el hockey también. El Súper 8 fue la primera gran alegría para Santa Bárbara. Lo que es seguro, es que no será la única.